EDICIóN GENERAL
783 meneos
85122 clics

No, Arabia Saudí NO ha decapitado a la activista Esra al-Ghamgam

Leo con estupor desde la portada de Menéame que Arabia Saudí ha decapitado a la activista Esra al-Ghamgan, basándose en fuentes de escasa o nula veracidad. Como me gusta estar informado, he buscado información al respecto de fuentes veraces. Puesto que la noticia, en este momento, tiene más de 1000 meneos, y mis comentarios están hundidos en la lista, me gustaría compartir con vosotros esta información que, por otra parte, en nada influye sobre la concepción de los derechos humanos que existe en el país árabe. Pero creo que tenemos derecho a información real y veraz.

Cuentan desde TerceraInformación que Esra al-Ghamgam llevaba tres años detenida por manifestarse pacíficamente por la democracia y por la libertad de los presos políticos, desde diciembre de 2015. Hasta ahí todo correcto. El caso es que complementan la información diciendo que [...] fuentes de Arabia Saudita informan a Press TV que han decapitado públicamente a una activista. Y a continuación, ofrece una serie de datos de cuentas de dudosa credibilidad y claro sesgo ideológico (¿@VuelvaLaURSS?) en las que incluso se enlaza un vídeo (que no enlazo debido a su contenido violento) en el que se muestra la supuesta decapitación.

El vídeo de la decapitación no es el de Esra al-Ghamgam, sino el de Laila Bint Abdul Muttalib Basim (AVISO: el enlace contiene contenido NSFW), una mujer birmana acusada de asesinar a uno de los hijos de su marido (y que, en contra de lo que afirma TerceraInformación, sí se hicieron eco los medios internacionales).

Entonces, ¿qué hay de la decapitación de al-Ghamgam? Tal y como afirma en Twitter el director de la Organización Saudí de los Derechos Humanos en Europa, Ali Adubisi, Esra al-Ghamgam sigue arrestada esperando la sentencia definitiva, que no se emitirá hasta después del juicio el 28 de diciembre de este año. La propia organización afirma que tanto su detención como el juicio a ella y a otros activistas está completamente injustificado, lleno de errores y totalmente imparcial. Otros medios informan, a día de hoy, que el ministerio fiscal ha pedido la pena de muerte para Esra al-Ghamgam y sus compañeros y que presionan para ello.

Como se puede observar, la información que existe en la actualidad sobre el caso está muy alejada de lo que cuentan otros medios de (supuesta) información, que afirman sin ningún rubor que la activista saudí ha sido decapitada basándose en tuits y reportes de ínfima calidad.

Por desgracia, es probable que el caso de Esra acabe de forma similar al de Laila, pero eso no debería ser motivo para manipular la información y engañar a la gente. Sí que me gustaría avisar a los lectores que sean conscientes del sesgo de confirmación para evitar ser manipulados y dar difusión a noticias falsas como la que publica TerceraInformación

1572 meneos
59827 clics

Cosas que Franco no hizo por mucho que se repitan...

(desconozco el autor original)

”No puedo evitar ver con tristeza cómo algunos comparten estos días fotos de Franco atribuyendo a su dictadura logros que no le corresponden; para los que estéis cansados de propaganda y noticias falsas aquí tenéis la verdad:

Franco no creó la seguridad social – La seguridad social se inicia a través de la comisión de reformas sociales de 1883 y es en 1900 cuando se comienzan a aplicar estas políticas. La seguridad social queda institucionalizada en 1908 a través del instituto nacional de previsión.

Franco no creó las magistraturas de trabajo – Las magistraturas de trabajo se aprueban por la ley de jurados mixtos del 7 de Mayo de 1931 por parte del ministro de trabajo Francisco Largo Caballero.

Franco no creó las vacaciones pagadas – Las primeras vacaciones pagadas se aprobaron en 1918 a los funcionarios del estado, en 1919 a los capitanes y oficiales de la marina mercante y en 1931 la ley de contratos de trabajo en su artículo 56 lo reconocía para todos los trabajadores.

Franco no creó el sistema de pensiones – En 1919 el instituto nacional de previsión establece la imposición de la obligatoriedad de las pensiones y es en 1931 cuando se recoge constitucionalmente y se desarrolla como un seguro unificado para todos los trabajadores.

Franco no industrializó España – La guerra destruyó la industria Española y la época de autarquía comprendida entre 1939 y 1957 acabó con los restos. España no recupera el nivel industrial previo a 1936 hasta el año 1970 según datos del banco mundial.

Franco no creó pantanos – Los pantanos fueron programados en el plan badajoz de 1933 y desarrollados por el ministro de Industria Indalecio Prieto. El plan badajoz comenzó a gestarse a principios del siglo XX.

Franco no fundó ni Telefónica ni Iberia, – Telefónica se funda por iniciativa privada en 1924 e Iberia de forma similar en 1927.

Franco no estableció las primeras ayudas a las familias numerosas – Las primeras ayudas a familias numerosas se establecen el 21 de Junio de 1926 a través del Real Decreto Ley de protección a las familias numerosas de funcionarios públicos y de clase obrera.

Franco no creó creo las VPO – Las viviendas de protección oficial se crean mediante la ley de casas baratas del 13 de junio de 1911 y se desarrolla a través de un sistema de fundaciones que comienzan a ofrecer viviendas protegidas en 1913.

Franco no nos metió en el capitalismo – El capitalismo moderno entendido como liberalismo político de corte industrial se desarrolla en españa en el siglo XIX, esto es directamente una estupidez.

Franco no nos metió en la ONU – La ONU bloqueó la entrada de España por ser una dictadura, diez años después se desbloquea la entrada por presión de EEUU. Para informarse sobre esto vease “La cuestión Española”.

Franco hizo que el país creciera al 7% - Una burbuja pagada por el estado que duró 10 años, con una recesión previa brutal en la época de la autarquía.

España no era la 8ª Economía del mundo a su muerte – fue la 10ª según datos del BM, durante la restauración en el siglo XIX y principios del XX era la 6º según la misma fuente.

Con Franco el paro no era inapreciable – La monitorización del paro no empieza en España hasta 1973, pero raro es que hubiera paro después de una guerra y en los años posteriores.

Franco si cobraba impuestos – solo que su gestión además de corrupta era ineficiente. La aplicación del IVA tampoco se hacía en ningún país europeo hasta los inicios del proyecto económico europeo.

Ah, y para los que dicen que a Pedro Sánchez no lo ha votado nadie y por tanto no tiene legitimidad que sepan que España es una monarquía parlamentaria por lo que el ciudadano no puede elegir ni al primer ministro ni al presidente (Rey) del país.

A ver si esto lo compartís en lugar de compartir la basura que se ve estos dias.””

765 meneos
56597 clics

Por qué ha bajado tanto el nivel de exigencia en la Universidad

Hace poco, un conocido profesor de matemáticas de la Universidad de León se cansó de que sus alumnos se quejaran de que sus exámenes eran muy difíciles y ofreció repetirles el examen al buen puñado de suspensos que había publicado en las actas de un parcial. Ni que decir tiene que los chavales estuvieron encantados por la nueva oportunidad.

El problema llegó cuando les puso EL MISMO EXAMEN al que se habían enfrentado sus compañeros de 2007. La masacre fue épica.

Al tipo le hizo gracia el asunto y a todos, aprobados y suspensos, les planteó resolver en clase EL MISMO EXAMEN que sus compañeros habían respondido en 1997. Era sólo un experimento, pero aprobaron dos. El profesor dijo entonces que no podía ponerles un examen de 1987, porque entonces no era aún profesor, pero les ofrecía uno de 1989, si querían probar. La espantada fue como si hubiese dicho que soltaba un cocodrilo en el aula.

Parecer ser que no es la primera vez que en León y otras universidades se realiza una prueba semejante, y el resultado es siempre el mismo: homérico batacazo.

¿Qué ha podido suceder para que el nivel de exigencia haya caído tanto en veinte o treinta años? ¿Por qué los estudiantes no son, a menudo, ni lejanamente capaces de superar los exámenes que aprobaban sus padres o sus hermanos más mayores?

Según mi propia experiencia, y la de gente con la que he hablado del asunto, hay principalmente cuatro razones:

-1- Base deficiente. El bachillerato español era excelente, pero la implantación de métodos de evaluación que consideran fracaso el suspenso y el abandono escolar, pero no la ignorancia, hacen que se presione a los centros a aprobar más y antes, para evitar gasto y frustración. No se trata de que los alumnos sepan más, sino de que todo el mundo salga con un título, independientemente de cual sea su contenido. Luego, cuando se llega a la Universidad, se nota que se ha igualado por abajo.

-2- La propia estructura de las carreras, evaluadas ahora mediante trabajitos y trabajines (para los que hay todo un mercado en internet) y una evaluación continua que premia la participación, la asistencia y la simpatía por encima del manejo de conceptos.

-3-La competencia entre universidades para atraer a un número cada vez más escaso de alumnos. La estructura demográfica es implacable. Cada vez hay menos jóvenes y las universidades temen vaciarse, con lo que compiten entre ellas a la baja, especialmente en ciertos títulos, para atraer alumnos con la promesa de que obtendrás el título rápidamente y sin dolor. Quien exige, ve como sus matrículas migran, y el profesor recibe un toque de arriba en poco tiempo, o se lo da él mismo, al temer la desaparición de alguna de las asignaturas (especialmente optativas) que estaba impartiendo.

-4-Indiferencia ante el resultado. Este es probablemente el problema más cínico y que he escuchado de los más viejos. Cuando los profesores sabían que sus alumnos iban a ir a trabajar al mundo real armados con los conocimientos adquiridos, se preocupaban de la consistencia de estos conocimientos. Ahora han decidido que en lugar de filtrar a la gente en la Universidad, ya la filtrarán en las empresas, convirtiendo en cajeros, reponedores y trabajadores precarios a un porcentaje enorme de los titulados que salen cada año. ¿Para qué vas a machacar a estudiar a gente que de todos modos nunca tendrá un trabajo relacionado con lo que estudia?

A este paso, según dicen, la duración de las carreras se seguirá reduciendo y el que de veras quiera una formación puntera, se la tendrá que pagar. Elitismo y privatización del conocimiento, seguramente, pero como está disfrazada de trato clemente en un mundo blandito, casi todo el mundo calla y mira para otro lado.

830 meneos
40561 clics
Factura de la luz del año 2001 vs 2017

Factura de la luz del año 2001 vs 2017

Hace unos días he encontrado una factura de la luz de la empresa del año 2001, quería compararla con el consumo actualmente, para ver los cambios que se han producido.

En primer lugar lo que me llama la atención es que la mayor parte del consumo se realizaba de día, al contrario que ahora, en segundo lugar el importe, es una factura bimensual, con lo que cada mes pagaríamos 44,5€.

Ahora vamos a ver como quedaría esta factura si tuviera que pagarla actualmente para ver el incremento.

En la primera columna Antigua, es lo que pagaba antes, en actual es si consumiera lo que consumía entonces con los valores actuales, el incremento es el incremento total y lo divido entre 16 años para quitar el incremento que se ha hecho cada año.

Como veis la facturación por potencia se ha incrementado un 247% en 16 años, a un 15,47% por año. Los consumos a un 11% al año, lo único que ha bajado es el alquiler del contador, ha bajado un 53%.

Debemos saber que el impuesto eléctrico ha subido, de un 4,8 a un 5,11 y el IVA del 16% al 21%, por lo que parte de ese porcentaje, de ese 182% que ha subido la factura, un 6% sólo es por impuestos.

Ahora vamos a hacer un estudio al revés, que pasaría si mi consumo actual, fuera con la factura de 2001.

Si con mis consumos actuales, aplicamos los precios de 2001, pero sólo subiendo el impuesto eléctrico y el IVA, yo tendría que pagar 57,45€ pero pago como se ve arriba 104,83€

¿Qué os parece?

1808 meneos
34413 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.

Contemos chistes sobre gitanos

Se abre el telón y se ve un rancho con muchos CABALLOS.

Aparece un GITANO. DESAPARECEN los caballos.

¿Cómo se titula la PELÍCULA?

- El HOMBRE que SUS RUBABA los CABALLOS.

684 meneos
33850 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.

Resumen de la sentencia del juez que pide la absolución de 'la manada' -Parte 1

Mucha gente no se ha leído la sentencia completa del caso de "la manada" (ni lo piensa hacer), no sólo por sus 370 páginas con demasiada retórica jurídica, sino porque no se puede navegar adecuadamente a través del documento: se trata de un pdf con numerosos errores en la separación de espacios y sin índices. 

De las 370 páginas de la sentencia, 236 están redactadas por el magistrado que defiende la absolución de los acusados. Un sinfín de páginas en las que el juez ataca fehacientemente a sus dos compañeros magistrados y analiza con extremado detalle cada una de las supuestas contradicciones de la denunciante.

Antes de resumir la sentencia de este juez, es necesario hacer unas aclaraciones para dummies sobre el documento: El relato expuesto en el apartado 'Hechos probados' (pag. 13) no es unánime, ya que está elaborado exclusivamente por los dos magistrados que avalan la sentencia condenatoria, José Cobo y Raquel Fernandino. Las páginas que van de la 20 a la 127 son la sentencia condenatoria en sí, donde se hacen diversas consideraciones del caso, valoraciones probatorias, calificaciones jurídicas, etc; una explicación desarrollada para justificar lo que después será el fallo. Pero recordemos que esa sección, así como la de "hechos probados", son ampliamente refutados por el magistrado discrepante en su auto particular absolutorio.

El auto del juez discrepante empieza a partir de la página 134 bajo el título "VOTO PARTICULAR QUE FORMULA EL ILMO. SR. MAGISTRADO D. RICARDO JAVIER GONZÁLEZ GONZÁLEZ", y se extiende hasta el final del documento, ocupando un total de 236 páginas, lo que es algo inusual.

Este voto particular es en realidad una sentencia absolutoria en su aspecto y forma (con otra versión de los 'hechos probados' y del resto de apartados), que no puede aplicarse debido a la 'sentencia mayoritaria' formulada por los otros dos jueces.

Es decir, el documento popularmente conocido como "sentencia de la manada" contiene en realidad dos sentencias muy distintas, una de condena por 'abuso sexual con prevalimiento' y otra absolutoria, prevaleciendo la primera por cuestión de número (2 a 1), pero ambas igual de legítimas a la hora de tomar como referencia sus argumentos.

Huelga decir que este auto absolutorio está pulcra y perfectamente argumentado a pesar de su extensión, y mejor trabajado que la sent. condenatoria, tanto en el análisis de las pruebas como en los demás aspectos del caso.

Vamos con el auto del juez. Durante cerca de treinta páginas al inicio del auto, el magistrado tira de jurisprudencia del Supremo, del Constitucional y directivas europeas, haciendo una exposición de la presunción de inocencia y sus implicaciones en el caso que nos ocupa (Fundamentos de Derecho. Consideraciones previas. Págs. 140 y sigs), con menciones a los juicios paralelos y otros elementos, como los que pretendían aportar las acusaciones como prueba:

"Y es que las pruebas denegadas a las acusaciones no se encaminaban a la acreditación de hecho alguno relevante para el enjuiciamiento de la causa, sino que, partiendo de ese carácter especialmente "odioso" que tienen los delitos contra la libertad e indemnidad sexuales, pretendían también presentar a los acusados, en virtud de comportamientos ajenos a los hechos enjuiciados, como, y permítaseme esta expresión, personas "odiosas"." (pag. 158)

Después de las consideraciones previas, pasa al capítulo llamado "valoración de la prueba practicada", que es el meollo del asunto y que desarollará ampliamente, detalle que él mismo anticipa:

"Soy consciente a este respecto de la extensión inusual que va a alcanzar este voto particular; sin embargo, consciente también de la complejidad del caso, la profusión, extensión y matices de la prueba practicada, el hondo calado de las diferentes cuestiones que deben resolverse, así como la también inusual extensión de la sentencia mayoritaria de la que discrepo, me llevan a un esfuerzo valorativo en el que entiendo no solo justificado, sino necesario, sacrificar la síntesis en pro de una exposición clara y suficientemente razonada de lo que, en conciencia, ha conformado mi convicción sobre el caso sometido a enjuiciamiento y exponer, con la necesaria claridad también, la respuesta que al mismo entiendo que debe darse desde los principios y normas que rigen nuestro ordenamiento jurídico penal." (pag. 168)

A continuación critica la postura tomada por la sentencia mayoritaria en la que se minimizan las contradicciones y aspectos relevantes insalvables de la prueba de cargo y cómo son direccionadas contra los acusados:

"Y es que la carga violenta e intimidatoria que sustentan las acusaciones, tomando como referencia fundamental, aunque no única, lo declarado por la denunciante en las dependencias de la Policía Municipal el mismo día en que ocurrieron los hechos y al día siguiente ante el Juzgado de Instrucción, en el plenario se ha debilitado hasta desaparecer por completo; hasta acabar totalmente diluida y transformada en otra figura penal distinta, en otra "cosa" distinta a la que ha sido objeto de acusación; reconstruida por la mayoría de la Sala al condenar a los cinco acusados, absueltos por el delito de agresión sexual, por un delito de abuso sexual con prevalimiento." (Pag. 170)

"En este sentido, ha tratado las pruebas de cargo, especialmente la principal (la testifical de la denunciante), de una forma tan obsequiosa y complaciente que no puedo compartir, pues elude (insisto que fundamentalmente respecto de la principal prueba de cargo practicada, pero también respecto de otras) no solo la constatación de todas las contradicciones en que ha incurrido, minimizándolas, para salvar la credibilidad que le ha otorgado, con el fácil recurso de llamarlas puntualizaciones o matizaciones, como si la mera designación nominal de la realidad de las cosas obrare efectos taumatúrgicos cambiando su naturaleza y esencia, sino que, además, silencia aspectos relevantes, cuya consideración ha omitido por completo, al tiempo en que todas las dudas que suscita la prueba practicada las ha resuelto, invariablemente, contra reo, sea por esa falta de consideración, sea porque se detiene, excesivamente en mi opinión, en largos pasajes de la sentencia, a mi juicio, totalmente prescindibles en unas ocasiones, por resultar manifiestamente irrelevantes para resolver la cuestión nuclear debatida, o sumamente redundantes en otras, entrando en una especie de bucle argumental, como si la mera repetición de frases proporcionase una mayor dosis de racionalidad a su "justificación probatoria", lo que, en mi opinión, hace que el tratamiento dado por la mayoría de la Sala al conjunto de dicha prueba resulte sumamente unidireccional y sesgado, magnificando el valor de todos aquellos datos que pueden servir a una justificación de la condena, en tanto que o no se consideran o se minimizan, incluso recurriendo al empleo de algún fácil sofisma en su argumentación (como el de atribuir a aquél de quien se disiente afirmaciones que no ha hecho, tergiversándolas o presentándolas fuera de su debido contexto), aquellos otros elementos de juicio que han servido para descartar, con mayor rotundidad que hace la mayoría la comisión por los cinco acusados de los delitos de agresión sexual imputados por las cuatro acusaciones, o bien para sustentar dudas más que razonables respecto de la comisión del delito de abusos sexuales con prevalimiento construido en la sentencia de la que discrepo y por el que finalmente se condena a los procesados". (pag. 171)

Lo que viene a continuación es especialmente relevante, teniendo en cuenta la importancia de los elementos referidos:

"Ese tratamiento discriminatorio en contra de los acusados se manifiesta como nunca al valorar las pruebas periciales proporcionadas por los Médicos Forenses y Psicólogas Forenses del INML y pericial psiquiátrica y psicológica de la defensa. 

Y así, viniendo justificada la intervención de los médicos forenses, única y exclusivamente, por razón de los 4 informes emitidos durante la instrucción del sumario (nº 1670/2016), se consintió a las acusaciones que le(s) formulasen preguntas que nada tenían que ver con el objeto de su pericia, como todas aquellas relativas a los diferentes modos en que hipotéticamente puede reaccionar la víctima de una agresión sexual. 

Y no solo eso, sino que, tomando de sus contestaciones lo que no eran más que respuestas a preguntas sugeridas sobre meras hipótesis (aunque en buena parte de ellas la premisa de que se partía por el interrogador era la existencia de una agresión sexual), esto es, respuestas puramente teóricas, sin atender al caso enjuiciado, como el Médico Forense Sr. Teijeira dejó bien claro en varios momentos de su intervención, la mayoría de la Sala ha construido todo un diagnóstico mental sobre el estado en que se encontraba la denunciante cuando tuvieron lugar los actos sexuales enjuiciados; diagnóstico clínico que en repetidas ocasiones (de nuevo vemos el efecto taumatúrgico que pretende atribuirse a las palabras) figura como "consideramos que la denunciante reaccionó de modo intuitivo, la situación en que se hallaba y los estímulos que percibió, provocaron un embotamiento de sus facultades de raciocinio y desencadenaron una reacción de desconexión y disociación de la realidad, que le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad, determinándole a hacer lo que los procesados le decían que hiciera", y todo ello a pesar de que la psicóloga Sra. García Astiz declaró bien a las claras que ellas no habían considerado que en la denunciante hubiera disociación y que así no lo habían puesto en el informe.

Paradójicamente, y manifiestamente en contra de los acusados, la única prueba pericial médica que tenía por objeto el análisis de los videos, obviamente no desde un punto meramente técnico para fijar las acciones realizadas por las personas que en ellos aparecen como sucede con la emitida por el Inspector de Policía Foral nº 0063 y por el Subinspector nº 0329 del mismo cuerpo policial, sino desde la perspectiva científica que es propia a su condición de Psiquiatra (Doctor en Medicina y Cirugía; Especialista y Máster en valoración del Daño Corporal y Peritaje Médico; Especialista en Psiquiatría; Perito en Psiquiatría Forense; Profesor titular del Máster en Psicopatología Legal y Forense de la Universidad Internacional de Cataluña; Especialista en Medicina del Trabajo y Mediador), es desdeñada por completo, tanto en lo que expuso por escrito como respecto de lo declarado en juicio, hasta el punto que uno debe preguntarse cuál fue la razón por la que consta unido a la causa el informe emitido por D. Alfonso Sanz Cid a este respecto y cuál la razón por la que se admitió íntegramente por mis dos compañeros de Sala. 

En definitiva, es incomprensible para mí que la decisión mayoritaria apoye su convicción en opiniones puramente teóricas emitidas por peritos cuyos respectivos informes periciales no versaban sobre las imágenes grabadas en los teléfonos móviles de los acusados Antonio Manuel Guerrero Escudero y Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, y por el contrario, se desdeñe y se descarte por completo la pericial practicada sobre tal objeto". (pags. 172-174)

Pocas veces se tiene en video el delito que se juzga así que el valor como elemento de juicio y valoración para los jueces encargados de juzgar el caso no podía ser mayor. Y la clave de la sentencia está en la frase final (de la pag. 174) porque lo que dice es que los magistrados que emitieron la sentencia mayoritaria, o sea, los que condenaron a 9 años de cárcel a los acusados, apoyaron su convicción de que las relaciones no fueron consentidas en opiniones emitidas por personas que no vieron los videos, haciendo caso omiso de una persona (Alfonso Sanz Cid) con un currículum más que suficiente para emitir una opinión mucho más válida y que sí vio los videos.

Después, el magistrado insiste en la no sostenibilidad de la acusación:

"Cuanto se acaba de exponer constituye el ineludible escenario en el que se presenta la declaración de la denunciante; escenario del que la misma no puede desligarse pues de él trae su causa para, a su vez, darle sustento en el plenario y que así expuesto, constituye, a mi juicio, un verdadero aldabonazo sobre el esfuerzo de la sala mayoritaria por desconectar el testimonio de aquella de todo lo precedentemente ocurrido como recurso para salvar su credibilidad porque, después de escucharla, la agresión sexual denunciada, origen y causa de todo ese devenir del proceso, resulta categóricamente insostenible". (pag. 175)

Mas adelante, ahonda en ello, puntualizando y refutando varios párrafos de la sentencia condenatoria:

"Según se afirma en la sentencia mayoritaria: «"La denunciante", ha sostenido con firmeza la versión acerca del modo en que se desarrollaron los hechos, si bien la matizó en su declaración en el plenario, en determinados aspectos, respecto a la prestada en sede de la Policía Municipal a partir de las siete horas del día 7 de julio y a presencia Judicial en la tarde de día 8 de julio de 2016, siempre refiriéndose a cuatro personas, con relación: al modo en que le introdujeron en el portal, le condujeron al recinto donde se desarrollaron los hechos y como le obligaron una vez en el interior del habitáculo a realizar diversos actos de naturaleza sexual con cada uno de ellos, valiéndose de su superioridad física y numérica y de la imposibilidad de "la denunciante", de ejercer resistencia ante el temor a sufrir un daño mayor y la imposibilidad de huir del lugar. 

Como desarrollaremos más ampliamente estas matizaciones, no comprometen la estructura racional de nuestro proceso valorativo, ni perjudica nuestra apreciación de que la declaración de "la denunciante", satisface los parámetros de credibilidad subjetiva, objetiva y persistencia; (…)» (sic). 

Estos dos primeros párrafos de la sentencia mayoritaria requieren ya de varias precisiones por mi parte. 

En primer lugar, que, comparadas las declaraciones prestadas por la denunciante ante la Policía Municipal y el Magistrado-Juez instructor con su testimonio ofrecido en el acto del juicio oral, se podría predicar de este último cualquier cosa menos firmeza o matización, pues fue tal la falta de sintonía entre las unas y el otro que cabe afirmar, con rotundidad, como ya se ha venido a anticipar en este voto particular, que lo realmente acontecido en el plenario ha sido una verdadera rectificación o retractación de la denunciante respecto de lo manifestado en sus primeras declaraciones, y que motivaron, como ya se ha expuesto también, el curso del procedimiento. 

En segundo lugar, que las rectificaciones de lo declarado respecto a lo denunciado no solo afectan a los hechos nucleares de la acción delictiva imputada a los acusados, sino también a otros aspectos, ciertamente más circunstanciales y accesorios, pero que encajaban mal con los datos que la investigación fue revelando a lo largo de la instrucción y que tras esas rectificaciones encuentran sin duda mejor acomodo con los datos objetivos que la investigación aportó al sumario; algo que, en razón a que ningún motivo se ha ofrecido para justificar un cambio de tal calidad entre lo que se denunció y lo que se declaró en juicio, abona la duda de cuál sea la verdadera razón de tan llamativa rectificación, tanto de lo esencial como de los aspectos accesorios de la misma. 

En tercer lugar, que, aun cuando las acusaciones han sostenido que la denunciante fue "obligada" a realizar diversos actos de naturaleza sexual, una vez que, por razón de la declaración en el juicio de la propia denunciante, se ha descartado el empleo de la violencia e intimidación como medios comisivos para su realización, no han descrito, siquiera, en qué forma ni con qué fuerza fue impulsada o compelida a hacer lo que no quería, ni este extremo quedó tampoco aclarado por la denunciante pues en su declaración en juicio afirmó que denunció porque "me hicieron algo que yo no quería hacer", y, a la misma pregunta, reformulada más adelante, contestó diciendo que "el motivo de la denuncia es que yo... fue, o sea, que yo hice una cosa que no quería hacer" y solo utilizó el verbo "obligar" cuando dijo: "es que no sé ni cuántos de ellos me obligaron a hacerles una felación" pero tampoco expresó de qué modo la hubieran compelido a ello. 

En cuarto lugar, que la "estructura racional de nuestro proceso valorativo", no dependerá, en ningún caso, de cuáles fuesen las declaraciones y eventuales matizaciones o contradicciones de la denunciante, sino de la propia argumentación que se desarrolle, lo que, en definitiva, será lo que permita o no otorgar credibilidad a su testimonio. 

En quinto lugar, que difícilmente se puede sostener, como se afirma en la sentencia mayoritaria, tomando la expresión del escrito de acusación del Ministerio Fiscal, que la denunciante se hubiera visto imposibilitada de ejercer resistencia "ante el temor de sufrir un daño mayor", pues, tal expresión tendría sentido si la denunciante hubiese sufrido un daño previo, lo que se excluye por la Sala de forma unánime tras haber afirmado la denunciante, en repetidas ocasiones durante su declaración en juicio, que no sintió ni sufrió ninguno. 

Nótese, por lo demás, lo que resulta ineludible resaltar, sin que pueda pasarse por alto, que tal expresión en el relato del Ministerio Fiscal venía precedida del empleo de violencia e intimidación contra la denunciante, y que ambos extremos no han sido probados, lo que priva del sentido que tenía a la referida expresión." (pags. 179-181)

Luego, tras dejar claro que la determinación acerca de la existencia de consentimiento o no por parte de la denunciante se erige en el thema decidendi de este proceso, pasa examinar la credibilidad objetiva, la verosimimitud y la persistencia en la incriminación. Sobre esto último apunta:

"La sentencia mayoritaria concluye, en este aspecto, que la denunciante ha mantenido de modo sustancial la versión a cerca de cómo se desarrollaron los hechos, y, si bien detecta, expone y reconoce que, "en algunos extremos" se ha apartado de su versión inicial expresada en el momento de presentar su denuncia y ratificarla posteriormente ante el juez instructor, minimiza y niega cualquier trascendencia a dichas modificaciones reduciéndolas a la categoría de simples "puntualizaciones" o "matizaciones", para terminar afirmando que su relato goza de plena persistencia en la incriminación. 

Frente a ello, considero que la denunciante ha incurrido en tan abundantes, graves y llamativas contradicciones que las modificaciones introducidas en su relato durante el acto del juicio oral constituyen auténticas retractaciones y ello hasta el punto de considerar quebrada la persistencia de su relato de manera insalvable. Lo declarado en juicio por la denunciante ha dejado sin sustento alguno el eje sobre el que se inició y desarrolló todo el proceso, alumbrando ahora un relato que configura un desarrollo de los hechos radicalmente distinto al que ha sido objeto de investigación, consideración, acusación y defensa. (pags. 183-184)

Las siguientes páginas evalúan las declaraciones (persistencia de la incriminación) y dan buena cuenta del despropósito que supone la sentencia condenatoria:

"A este respecto cabe destacar lo siguiente:

1°.- La denunciante rehusó asistencia letrada y psicológica y el hecho de que los agentes tomaran la denuncia sin reseñar que concurriera razón alguna para no hacerlo o posponerla, en atención al estado emocional en que pudiera encontrarse la denunciante, sin que nadie haya cuestionado este dato en el procedimiento, supone, de entrada, que la denuncia debe considerarse plenamente válida, libremente formulada y que responde, en su contenido, a lo que la denunciante manifestó, como así se entendió posteriormente por el Magistrado-Juez instructor cuando, a su presencia, se ratificó en ella y prestó nueva declaración. 

El hecho de que su versión en juicio haya resultado radicalmente opuesta en muchos aspectos a lo que manifestó en aquel momento (y también en instrucción) no puede tratar de salvarse, como se pretende en la sentencia mayoritaria, so pretexto de "las circunstancias personales de abatimiento, confusión, tensión y agobio en que fueron prestadas, especialmente la primera, muy poco después de haber sido asistida en el Complejo Hospi talario de Navarra"; menos aún cuando en el plenario, a preguntas de su propio letrado, la denunciante manifestó expresamente que mantenía su denuncia sin añadir ninguna aclaración acerca de las evidentes contradicciones entre lo que allí consta y lo que estaba declarando en juicio.

2º.- Ninguna de las acusaciones citó a juicio a la Agente 405, ni formuló pregunta alguna al Subinspector 285 sobre los hechos denunciados que constan en ella, cuando una buena parte de dichos hechos ya habían sido rotundamente negados por la denunciante que prestó declaración antes que el Subinspector y la Agente. Ambos, 285 y 405, constituyen testigos de primer nivel siquiera fuese, como señala la STS núm. 793/2017, de 11 de noviembre, citada en la sentencia mayoritaria, para constatar la validez y el contenido de la declaración policial prestada. 

En cuanto a su declaración judicial, prestada ante el Magistrado-Juez instructor el día 8 de julio de 2017, tampoco se hace reseña alguna sobre ninguna incidencia que se hubiera podido producir en su desarrollo. En consecuencia, habrá de tenerse también por cierto que aquél no apreció motivo alguno para posponer la denuncia en atención al posible estado de afectación en que aún pudiera encontrarse la denunciante y que tampoco lo hicieron el Ministerio Fiscal o el Letrado del Servicio de Atención a la Mujer que estuvieron presentes en la misma.

Lamentablemente, al contrario de lo que se hizo con las indagatorias de los acusados, la declaración judicial de la denunciante no fue grabada; fue parcamente recogida tal y como consta al folio 119 de los autos. Con ello se ha privado a la Sala de un mayor conocimiento sobre su contenido, limitado a la forma en que quedó documentada, dificultándose, de esta manera, el análisis sobre su persistencia y posibles variaciones en el plenario, lo que no obsta a que deba entenderse realizada con todas las garantías legales y asumido su contenido por todos los que la suscribieron. 

En consecuencia, tal declaración resulta plenamente apta y hábil para analizar la persistencia en el testimonio de la denunciante y a cuanto consta en el acta documentada habrá de atenerse el tribunal para su valoración, sin que pueda presuponerse, en perjuicio de los acusados, que no fue prestada en debidas condiciones por aquélla; de ahí que recurrir, como se hace en la sentencia mayoritaria, a un supuesto estado emocional limitativo de sus plenas facultades para salvar las contradicciones en que ha incurrido, cuando, a un mismo tiempo, ha servido para tramitar una causa por el delito de agresión sexual y fundamentar la adopción de medidas cautelares contra aquéllos de tanta gravedad como la prisión provisional en que se mantienen desde el día 8 de julio de 2016, no me parezca un argumento mínimamente convincente ni compartible.

En cuanto a su declaración prestada en el acto del juicio oral, debo mostrar mi discrepancia respecto a la complacencia con que la sentencia mayoritaria acoge las contradicciones que voy a exponer a continuación con el pretexto antes señalado; máxime si consideramos que meses después sigue manteniendo, en su condición de acusadora particular, su versión inicial de los hechos en su escrito de conclusiones provisionales en el que continúa afirmando que fue víctima de una agresión sexual con violencia e intimidación por la que solicitó la condena de cada uno de los acusados a las penas de 18 años y 9 meses de prisión, amén de un delito de robo con violencia o intimidación por el que interesa para cada uno de ellos la pena de 3 años y 3 meses de prisión y que, pese a lo declarado por ella misma en juicio, siguió manteniendo cuando las elevó a definitivas. 

No puedo ser tan obsequioso. Me lo impiden los principios expuestos en el primer fundamento de derecho de esta sentencia discrepante. 

En efecto, no puedo compartir el modo en que la sentencia mayoritaria desdeña todas aquellas manifestaciones de la denunciante que entorpecen el argumentario sobre el que fundamenta el juicio sobre su credibilidad, pretextando, reitero, aquella situación de "abatimiento, confusión, tensión y agobio" de sus primeras declaraciones, al tiempo en que, sin embargo, da por buenas aquellas manifestaciones suyas que sí lo favorecen, obviando que aquellas y estas, necesariamente, se habrían prestado bajo el mismo estado emocional, sin que, por lo demás, se trate de justificar siquiera por qué se desechan las unas y se aceptan las otras.

Entrando ya en la concreta valoración de dicho testimonio, ciertamente, no hay variaciones en el relato en cuanto a que llegó a Pamplona con su amigo R. hacia las 130 horas del día 6 de julio; que aparcaron el coche en el Soto de Lezkairu para dirigirse después al centro de la ciudad a disfrutar de la fiesta, comenzando a beber sangría ya desde su llegada y que estuvieron juntos en el concierto hasta que aproximadamente sobre la 1:00 R. se marchó al coche a dormir. 

Inicialmente la testigo manifestó que, al marcharse R., se había quedado con unos amigos de la Universidad, aclarando en juicio que, en realidad (esto sí es una matización), se trataba del grupo de amigos "del novio de una chica de su universidad" y que también se había relacionado con un grupo de chicos de Palencia y otro grupo de chicas de Castellón, despistándose de todos ellos hacia las tres menos cuarto de la mañana. Aunque en su denuncia empleó la palabra "amigos" para referirse a todos ellos, quedó patente en juicio que, en todos los casos, se trataba de personas a las que, excepción hecha del novio de esa chica de su universidad, había conocido esa misma noche. 

Señaló que despistarse de todos ellos fue la razón por la que se sentó en el banco donde se encontraba también sentado José Ángel Prenda Martínez con el que entabló una amigable conversación acerca de las fiestas, sus ciudades de origen, fútbol y tatuajes y así lo mantuvo en juicio.

Las cámaras de la empresa NAVATRES situadas en la segunda planta del Palacio del Gobierno de Navarra recogieron el encuentro de la denunciante con los acusados alrededor de las 02:50 horas de la madrugada del 7 de julio y el desplazamiento de los seis hasta los porches de la Plaza del Castillo, a la altura del Bar Txoko inmediatamente después de que todo el grupo se puso en marcha y abandonó el banco. Así queda acreditado en los folios 968 y siguientes de autos y especialmente en el "Informe fotográfico sobre los fotogramas" capturados por dichas cámaras y que ratificó en juicio el Policía Foral NIP 0485. En dicho informe se reseña: 

1.- Que (fotograma 13) "a las 02:52:42 horas del día 7 de julio de 2016, se produce un acercamiento físico, (pudiera tratarse de un abrazo), entre la chica que se encontraba sentada en el banco y el varón que permanecía de pie frente a ella.". 

Más allá de la trascendencia que se le deba dar a esta reseña lo cierto es que resulta concordante con lo que los acusados afirmaron y la denunciante negó en juicio, acerca de que se hubiera producido algún tipo de presentación entre ellos.

2.- Que (fotograma 19) "A las 02:59:44 horas del día 7 de julio de 2016, es el varón que porta el sombrero, el que con su brazo izquierdo indicando una dirección (sic). Los cinco varones y la chica se encaminan para cruzar un pequeño montículo cubierto de césped natural", y asimismo que (fotograma 20) "otro de los varones que camina detrás del varón del sombrero, afirma con su brazo la dirección a tomar". 

Y en este aspecto, resulta muy llamativo que si el motivo de levantarse del banco hubiese obedecido al deseo de la denunciante de dirigirse al coche porque quería descansar, según declaró en el juicio, siendo los acusados (que, obviamente, desconocían tanto el lugar donde lo tenía aparcado, como la ubicación del Soto de Lezkairu) quienes se ofrecieron a acompañarla, sean precisamente ellos los que realizaran un gesto con el brazo indicando la dirección que acto seguido tomó todo el grupo (y con él, sin reparos, la denunciante), cuando lo lógico hubiera sido que, siendo aquel su propósito, quien diera las indicaciones acerca de la dirección que debían seguir fuera la denunciante; única persona que podía dar razón tanto del lugar en que se encontraba el coche, como del camino a seguir. 

En este punto, la sentencia mayoritaria destaca como elemento que avala la credibilidad de la denunciante lo manifestado por la agente de la Policía Municipal nº 455 cuando afirmó: "Entonces ellos se ofrecieron a acompañarla, ella debió decir por aquí y ellos le corrigieron la trayectoria diciéndole: … no por aquí". 

A mi juicio no resulta creíble, por incoherente e ilógico que, si ellos le ofrecieron acompañarla al coche, se hubiesen desentendido de ese acompañamiento antes de iniciarse siquiera, proponiendo ya de inicio una dirección distinta y que ella la aceptase sin el más mínimo reparo, tratando, por lo demás, de llamar especialmente la atención sobre ello, también en juicio cuando a pregunta del Ministerio Fiscal acerca del momento en que dijo que se iba al coche y se ofrecieron a acompañarla le dijeran: "ah! Pues vamos por ahí ", y lo explique como si no hubiera tenido otra alternativa que acceder a los deseos de aquellos y seguirlos en su trayectoria. 

Resulta muy llamativo que, considerando la posición del banco, la vía directa, razonable y más a mano para iniciar el trayecto hacia el Soto de Lezkairu, además de ser, de entre todas las posibles, la mejor iluminada y la más transitada –por más que algunos Policías Municipales se mostraran tan reticentes a la hora de reconocerlo, aun siendo un hecho más que notorio para quienes residimos en Pamplona– sea sin duda la Avda. Carlos III y que tenían a escasos metros a su derecha, el grupo se desplace hacia su izquierda, siguiendo precisamente la dirección que los dos varones han marcado previamente con su brazo, no obstante haber declarado que sabía dónde tenía el coche porque lo aparcó allí e hizo el mismo recorrido tres veces ese día. 

Finalmente, se concluye en dicho informe, y resulta probado por las grabaciones aportadas, que el grupo formado por los cinco acusados y la denunciante habría realizado un desplazamiento desde el banco donde se produce el encuentro hasta la terraza del Bar Txoko, último punto en que los mismos fueron captados por las cámaras de vigilancia de la empresa NAVATRES. (f. 974). 

Respecto de este desplazamiento, plenamente acreditado en los términos que se han expuesto, nada consta en la denuncia y la denunciante declara en juicio que "no lo recuerda". Sobre este extremo concreto, fue el Ministerio Fiscal quien preguntó a la denunciante si recordaba que entraron en los porches de la Plaza del Castillo y su respuesta fue que no lo recordaba; que recordaba estar en el banco, "levantarnos e irnos por una calle muy grande y luego girar, pero no me acuerdo". 

Es evidente que sus recuerdos contradicen la objetividad de las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad pues lo cierto es que se levantaron del banco para inmediatamente después entrar en los Porches de la Plaza del Castillo y, a continuación, tomar no "una calle muy grande" sino una calle especialmente corta y estrecha, la calle Espoz y Mina donde está ubicado el Hotel Europa. 

Por su parte, los acusados afirmarán que, habiendo convenido mantener sexo en grupo, decidieron a tal fin buscar un lugar donde pudieran hacerlo tranquilos y que su primera opción fue probar suerte en los baños de un "bar o discoteca" que había en los porches de la Plaza del Castillo y que desecharon la idea inmediatamente al comprobar que dichos baños a los que se accedía bajando una escalera, se encontraban llenos de gente. 

Resulta incontable el número de veces en que, a lo largo de su declaración, la denunciante recurrió como fórmula de contestar a las preguntas que se iban formulando a un socorrido "no recuerdo", en lugar de contestar afirmativa o negativamente; lo que, inevitablemente, redunda en una menor expresividad de su declaración, que, de este modo, resulta mucho más imprecisa y menos concluyente, debilitándola como prueba de cargo. 

En este punto, aun cuando no lo recuerde, el visionado de las imágenes no deja lugar a dudas respecto al desplazamiento de todo el grupo hasta ese punto de los porches de la Plaza del Castillo; su afirmación de que buscaron un baño público para mantener una relación sexual resulta repugnante; sin embargo, no resulta extravagante en ellos si consideramos que la instrucción reveló que, al menos uno de ellos, ya había mantenido una relación sexual (consentida) esa misma mañana en el baño de un céntrico bar de Pamplona (así resulta de la declaración testifical obrante a los folios 940 y 941 de los autos). 

Lo que sí resulta extremadamente llamativo es que las acusaciones mantengan que ya, en ese momento, la intención de los acusados era practicar sexo con la denunciante y que esta fuera ajena a tales intenciones, dando a entender la disposición de ellos a mantenerlas aun sin su consentimiento, y no resulta creíble que acudieran a un lugar como un baño público en plena Plaza del Castillo, nada menos que una noche de San Fermín y recién terminado el concierto, para obligarla a hacerlo en contra de su voluntad. Menos aún, como harían inmediatamente después, en un hotel donde preguntarían si tenían una habitación para "follar". 

Acerca de la conversación que mantuvieran en el banco, según la denunciante versó únicamente sobre las fiestas, sus lugares de origen, el fútbol…; según los acusados, prácticamente desde su inicio devino "picante" para concluir con el acuerdo de practicar sexo los seis. A este respecto, cabe destacar que la denunciante también recurre, en ocasiones, a la fórmula del "no recuerdo" y ese no recordar resulta muy llamativo en algunos aspectos. Así, cuando se le pregunta si era cierta la afirmación de que, en un determinado momento de esa conversación, José Ángel Prenda le dijo "yo no soy un sevillano normal, yo soy cinturón negro comiendo coños", llama la atención que su respuesta no hubiese sido un "si" o un "no", sino un "No, no lo recuerdo, lo siento", dado el carácter tan soez y grosero de la expresión, siendo difícilmente creíble que, de haber sido escuchada, no se recuerde o, en caso negativo, se tengan dudas al respecto.

Frente a la sentencia mayoritaria que afirma que "De la evaluación de este medio probatorio (cámaras de seguridad del Palacio de Navarra), no inferimos ningún elemento que permita avalar la versión de los procesados", sin mayor concreción ni razonamiento, entiendo que la coherencia, la lógica y la firmeza del relato de la denunciante en este punto resultan muy endebles y que, por contra, los datos objetivos que se han analizado otorgan suficiente razonabilidad (al menos en esta parte del relato) a la explicación ofrecida por los acusados, ya que las dudas que sobre este extremo se suscitan no pueden tenerse, sin más, ni por absurdas, ni por irrazonables o ilógicas y la consecuencia no es otra que debilitar la credibilidad del testimonio de la testigo de cargo." (pags. 185-193)

También son reveladores algunos detalles en torno a la llamada que la madrileña realiza minutos antes del folleteo y que el juez desabriga con magistral perspicacia:

"Igualmente, consta acreditado, por la información facilitada por "Orange España SAU" (folio 1447), que a las 02:57:09 desde el móvil de la denunciante se realizó una llamada a un teléfono móvil que resultó ser el de A. . 

Esta llamada, acerca de la cual la denunciante no proporcionó mayor detalle en su denuncia, fue traída a colación por esta cuando al denunciar el robo de su teléfono móvil afirmó que estaba segura de que lo llevaba el día de autos porque cinco minutos antes de los hechos había realizado una llamada con él. 

Ante esa mención, las defensas solicitaron del Magistrado-Juez instructor que se investigara acerca de la misma. La petición fue denegada por auto de 24 de agosto de 2016; contra el mismo se interpuso recurso de reforma y a su estimación se opusieron tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular y las populares. Desestimada la reforma, se tramitó el correspondiente recurso de apelación. Todas las acusaciones interesaron la desestimación del recurso que, no obstante, finalmente fue estimado, en ese punto, por auto de fecha 7 de diciembre de 2016 dictado por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra. 

No se entiende tan persistente oposición a sacar a la luz la llamada a la que se hace referencia si, como mantienen ahora las acusaciones y acepta la Sala mayoritaria, el contenido de la misma resulta absolutamente inocuo y ninguna conclusión puede extraerse de la misma. No puedo compartir esta opinión. 

Acerca del exacto contenido de la conversación que mantuvieron nada puede afirmarse con exactitud, más allá de que A. declaró que había intercambiado los números de teléfono con la denunciante, conviniendo que se llamarían para seguir la fiesta en los bares después del concierto y que, al momento de recibirla, se encontraba en la Plaza del Castillo y había mucho ruido, no recordando más sobre su contenido. La denunciante indicó en juicio que tal llamada tuvo por objeto poder reencontrarse con A. para seguir la fiesta, lo que finalmente no fue posible porque, debido al ruido, no pudieron entenderse y quedaron en verse a la hora del encierro. Señaló que esa fue la circunstancia que la decidió irse al coche a dormir dado que "no tenía a nadie que conociera que fuera a seguir la fiesta y entonces, para seguirla sola, me iba a ir a casa, o sea, al coche". 

Si su deseo era continuar la fiesta y lo que frenó ese deseo y motivó su decisión de irse a descansar al coche fue no tener "amigos" con los que seguirla, el argumento pierde fuerza si consideramos que las personas de Castellón, Palencia o Madrid eran para ella prácticamente tan desconocidos como los de Sevilla que acababa de conocer y con los que, al menos en ese momento, había entablado una conversación igualmente amigable y respecto a los que no manifestó que, en esos primeros momentos, le suscitaran el más mínimo reparo. 

Y sorprende que, al ver que el ruido impedía la comunicación telefónica con A., no hiciera uso del WhatsApp para reencontrarse. De haber recurrido al WhatsApp, considerando que ambos en ese momento, según manifestaron, se encontraban en la Plaza del Castillo, hubieran podido volver a verse de inmediato. 

Ambos declararon de manera coincidente que habían intercambiado sus teléfonos para seguir la fiesta después de la verbena (siendo público y notorio que esta terminaba aquella noche a las 2:30 horas) y si atendemos a lo que la denunciante declaró en juicio, finalmente esa llamada concluyó posponiendo la cita hasta la hora "de los encierros", volviendo ella, después de colgar, a la charla que mantenía con los acusados para, escasos momentos después, abandonar el banco los seis en grupo en el modo que, anteriormente, se ha expuesto. 

Tal y como ella misma reveló en el juicio, A. sí recurrió al WhatsApp, pues afirmó que cuando volvió a disponer de teléfono móvil tenía un mensaje de A., de aquel día, en el que este le decía: "dónde estás?", pero no llegó a tener respuesta de la denunciante en esa noche y cuando el Letrado Sr. Martínez Becerra, indagando sobre cuál fue la razón por la que esta, habiendo quedado con A. en llamarse y sintiendo ganas de continuar la fiesta, no recurriera al WhatsApp para obviar el ruido que les impedía entenderse por teléfono, le preguntó: "¿No pudo mandarle en su momento usted un mensaje diciéndole dónde están?" la denunciante, como en otros muchos pasajes de su declaración, respondió con evasivas manifestando: "Si, claro, la cosa es que estábamos todos en la verbena y yo me fui a saludar al novio de la chica de mi universidad y cuando yo me di cuenta, me había despistado y se habían alejado y cuando fui a ir con el novio de la chica de mi universidad, tampoco estaba; entonces, como que perdí a todo el mundo; entonces fue por lo que me senté y yo le llamé para ver dónde estaban, pero no fue en plan de "bueno, me voy, luego te veo", sino que nos perdimos, nos separamos", eludiendo de este modo responder a la clara y concreta pregunta que le habían formulado, cuando anteriormente el mismo letrado le había preguntado: "¿se intercambiaron mensajes de WhatsApp?" y respondió que "Si" para, en la siguiente pregunta: "¿y en los mensajes de WhatsApp no se podían entender? ¿no podían quedar?" responder: "en ese momento yo no recuerdo intercambiar con él mensajes de WhatsApp, que puede que sí, no se lo discuto, pero no recuerdo o sea, recuerdo ya cuando yo recuperé un teléfono y pude poner mi tarjeta SIM un mensaje en el que me puso "¿dónde estás?", y a preguntas del Ministerio Fiscal ya había manifestado que "estaba esperando a ver si les veía o me contestaban al WhatsApp, cualquier cosa; si podía llamarles o podía contactar con alguien para saber dónde estaban. Entonces me senté en el banco para esperar y también porque estaba cansada de estar todo el día subiendo y bajando."

Todo ello revela que no utilizó el WhatsApp para localizar a A., que eludió la explicación que al respecto se le solicitó, que además respondió de forma contradictoria y ello da cuerpo y abrigo a la duda sugerida por las defensas acerca de si el origen y objeto de la llamada no fuera el que finalmente resultó de ella: posponer para más tarde el encuentro con A. y obviamente, continuar disfrutando de la fiesta con el grupo de sevillanos. 

Por otro lado, aunque en lo esencial las declaraciones de la denunciante y A. coinciden, ambos entraron en contradicción cuando este afirmó en el juicio que ya no ha tenido más comunicación con ella y que tampoco le ha llamado en estos últimos meses, mientras que aquella, a la pregunta de si "¿ha vuelto a tener contacto con ese chico?" respondió "Si, volví a hablar con él varias veces"; lo que indefectiblemente supone que, en este concreto extremo, el testimonio de uno de los dos no puede tenerse como elemento probatorio de cargo. En definitiva, de aquello en lo que objetivamente ambos han declarado sin contradecirse, podemos concluir que el deseo de aquella noche no era irse al coche, tal y como ella misma reiteradamente afirmó en juicio, si no continuar la fiesta; que pudiendo haber localizado a A. a través de WhatsApp no llegó siquiera a intentarlo y que el resultado de la llamada de teléfono fue retrasar la cita que habían convenido para después del concierto posponiéndola hasta la hora del encierro, como por otro lado, ella misma manifestó: "(...) entonces, estábamos en el banco y ya cuando.. . yo hago la llamada, les digo que me voy a ir porque el chico al que había llamado habíamos quedado en vernos después (...)". 

En base a todo ello, la sugerencia de las defensas de que esa fuera la verdadera intención de ella cuando llamó, posponer la cita porque quería continuar con los sevillanos, no puede ser tachada como irrazonable, ni descabellada, y cuanto se ha razonado, debilita la lógica y la coherencia de su declaración. Máxime cuando a la pregunta directa de "¿no es más cierto que el objeto de la llamada era para decirle nos vemos después porque ahora me voy?" responde "No, o sea, yo le llamé para saber dónde estaba él, para seguir con él de fiesta; con él y con sus amigos y con las chicas de Castellón, pero... y a raíz de que no nos encontramos, no nos oíamos, ni nos poníamos de acuerdo fue el momento en el que yo decidí irme al coche a dormir", lo que no resulta convincente en absoluto desde el momento en que desecha el medio más eficaz para encontrarse que no es otro que el WhatsApp". (pags. 193-197)

Los siguientes párrafos versan sobre el momento en que el grupo se acerca al hotel. Aquí Ricardo González hace una exposición practicamente detectivesca para mostrar como encajan las piezas del 'puzzle':

"Resulta llamativo, también, lo que relató acerca de la parada en el hotel Europa. En su denuncia inicial expresó que los tres chicos que iban por delante de ella se han dirigido al hotel Leyre, lugar donde no les han dejado entrar "puesto que el vigilante de seguridad les ha manifestado que había una lista de clientes y ellos no estaban en la misma"; que no le han dicho por qué iban al hotel; que no escuchó el nombre o apellidos de ninguno de los chicos porque "ellos cuatro han entrado dentro del hall del hotel y ella, que estaba fumando, se ha quedado fuera" y que aunque los chicos le habían dicho que dormían en el coche, no le dio ninguna importancia al hecho de que entraran en el hotel. Afirmó en definitiva que mientras los chicos entraban dentro del hotel, ella se quedó fuera esperando y ajena a la conversación. 

E igualmente resulta llamativo que después de situar a los chicos dentro del hotel, en tanto que ella se sitúa fuera, espontáneamente y a renglón seguido sepa dar razón de al menos una parte de la conversación que aquellos mantienen, como demuestra el hecho de que, también espontáneamente, explique en su denuncia que el vigilante de seguridad les ha manifestado que había una lista de clientes y que ellos no estaban en la misma; expresión absolutamente coincidente con lo que el portero del referido hotel vino a manifestar ante el Magistrado-Juez instructor y ratificó en juicio. 

Como también lo es que, habiendo señalado que mientras la conversación tenía lugar "dentro" y ella permanecía "fuera", ya en el acto de juicio oral revele que, al menos, conocía otro fragmento de aquella conversación, cuando dijo que oyó a uno de los chicos decirle al portero del hotel [I]"un nombre y un número"[I] que ya no recordaba, pero que coincide con lo que José Ángel Prenda manifestó ante el Magistrado-Juez instructor cuando afirmó que se acercó al portero y le dio un nombre falso y un número ficticio de habitación para ver si así les dejaba pasar, pero el portero no se lo permitió; y coincide igualmente con lo que D. Miguel González Oteiza, portero del Europa aquella noche, declaró en el juicio en concordancia con lo que ya tenía manifestado en la fase de instrucción. 

Y llamativo resulta igualmente que, apartándose de lo que inicialmente indicó, rectifique en el juicio para situar al portero ora en la misma calle, ora a mitad de un tramo de escaleras cuando manifiesta: "La cosa es que, vamos a ver, o sea, no sé cómo explicar, eran unas escaleras, no es el hall, la recepción y tal; o sea, yo lo que recuerdo es que ellos, como que subieron unas escaleras hacia un portal y ahí había alguien del hotel que no sé si es seguridad, recepcionista o lo que fuera, y ahí fue donde yo iba más atrás que los que estaban en el hotel, yo iba hablando con otro chico, con otros dos, no lo sé, no le sé decir si eran uno o dos, pero los que iban delante estaban como, o sea, estaban ya cuando yo llegué, no sé." Y más adelante: "Si, pero no es que ellos entren al hotel, pasen por unas puertas de cristal y busquen en la recepción, sino que es en la misma puerta del hotel donde hay un hombre y dice... y le preguntan habitación, o sea, no sé qué le preguntaron, yo no lo oí, yo estaba más hacia atrás, yo cuando llegué, uno de ellos, no sé quién, estaba diciendo ya un número y un nombre." 

Pues bien, lo cierto es que D. Miguel González Oteiza ha manifestado en todo momento que esa noche realizaba su trabajo en la calle, a la altura de la puerta del hotel, no en las escaleras, no dentro, no en la recepción, sino en la calle a la altura de la entrada del hotel. Ciertamente, de haber estado el portero dentro del portal y a medio tramo de la escalera no se acierta a comprender que la denunciante lo pudiera escuchar con tanta claridad cuando pasa por la calle, mucho menos si consideramos el ruido ambiental que en ese momento y lugar debía haber. 

El Sr. González Oteiza declaró en juicio el día 16 de noviembre. Manifestó que la recepción del Hotel está en la planta primera subiendo las escaleras y que él estaba abajo. En consonancia con la declaración que ya tenía prestada en instrucción, manifestó que recordaba al grupo de andaluces que, acompañado de una chica, se acercó al hotel la noche de autos. Dijo que la chica venía con ellos y se quedó a 3 ó 4 metros de él. Indicó que, aunque cuando le fueron exhibidas las fotografías en el juzgado "alguno le sonaba" no se atrevió a señalarlo porque no estaba seguro, pero afirmó con firmeza que fue el único grupo numeroso que se acercó a él y pretendió entrar en el hotel. 

La conversación que mantuvieron, de acuerdo con lo que testificó, puede concretarse en los siguientes puntos: 

1º. Uno de los jóvenes intentó entrar facilitando un nombre y número de habitación supuestos. 

2º. El Sr. González les negó el paso explicando que no figuraban en su lista de clientes. 

3º. Ante su negativa, los jóvenes le preguntaron si disponía de una habitación, para toda la noche o por horas refiriendo "que la querían para follar." 

4º. Finalmente el Sr. González tras decirles que no había habitaciones les sugirió que preguntasen en el Hotel Yoldi o en el Hotel Leyre. 

Pues bien, pese al empeño de la denunciante por sostener que se mantuvo ajena a dicha conversación, lo cierto es que en este punto su relato resulta, además de sumamente confuso, incoherente y contradictorio. De entrada, atendiendo a lo que declaró resulta imposible poder precisar si ella no escuchó la referida conversación porque estaba fuera mientras ésta tenía lugar en el interior del hotel, o porque ella estaba en la calle y el portero a mitad de la escalera, o porque los acusados llegaron antes y ella llegó después o sencillamente porque la distancia a la que ella se quedó respecto a ellos era tal que no pudo oír lo que hablaban. Pero lo cierto es que puede tenerse por probado que el Sr. González se encontraba donde dijo que estaba, en la calle; que nadie entró dentro, sino que todos estuvieron fuera; que, habida cuenta de la anchura y dimensiones de la calle Espoz y Mina, lo razonable es pensar que, aunque la denunciante se mantuviera retirada del grupo, debía encontrarse a una escasa distancia, y en definitiva, que no se puede tener por cierto en términos absolutos que no escuchara la conversación porque ya en la mañana del 7 de julio, al formular su denuncia, demostró conocer el fragmento de la conversación entre los acusados y el portero que antes he numerado como 2º (que no estaban en la lista de clientes); en el plenario reconoció que también conocía el fragmento 1º (que uno de los chicos dio un nombre y un número), sin que tampoco resulte irrazonable pensar que también conoció el fragmento 4º (recomendación del portero de que acudieran a preguntar al Hotel Yoldi o al Leyre). 

A preguntas del Ministerio Fiscal, manifestó: "Llegamos a un hotel en el que, los que iban delante, como que se pusieron a hablar con el de seguridad o el recepcionista, no sé lo que era, pero se pusieron a hablar con él y yo cuando llegué a la altura en la que estaban ellos solamente oí como uno de ellos, no sé cuál, dijo un número y un nombre y entonces el del hotel dijo: "no tenéis habitación". Si cuando llegó a su altura escuchó esto último, la lógica invita a pensar que la petición de "una habitación para follar", que fue inmediatamente posterior, debió oírla también pues es imposible que se hubiera alejado lo suficiente como para no escucharla. 

Y que confundiera en su denuncia el hotel Europa con el Leyre tiene igualmente sentido si consideramos que el portero del Europa se lo mencionó. Explicación que también fue considerada como razonable al recogerse así esta posibilidad en las conclusiones policiales obrantes al folio 978 de los autos, cuando en el "informe sobre posibles recorridos que pudieron realizar el grupo de investigados y la denunciante", señala: 

"4. Sería coincidente lo relatado por la denunciante con lo manifestado por el empleado del HOTEL EUROPA, D. , en cuanto al hecho de que el vigilante de seguridad tenía un listado de clientes y que no les dejaron acceder al hotel ya que no figuraban en la misma, con la salvedad de que el HOTEL es el EUROPA y no el LEYRE como afirmó la denunciante. 

5. Se entiende como hecho más probable que Doña (…), se equivocara al nombrar el HOTEL donde los investigados pararon en su desplazamiento, sobre todo considerando que la citada no es originaria de Pamplona, al igual que tampoco lo son los investigados. Además, si nos atenemos a las declaraciones del empleado del HOTEL EUROPA, éste les dio como referencia dos hoteles próximos, siendo uno de ellos precisamente el hotel LEYRE."

Tales conclusiones se reiteran en el folio 1020 de las actuaciones al final del estudio de posibles recorridos que ratificó en juicio el Agente de Policía Foral NIP 0482. 

Todo parece indicar, por tanto, que la única parte de la conversación que, según su declaración en juicio, no llegó a escuchar la denunciante sería la correspondiente al fragmento 3º, esto es, que los acusados, pidieran una habitación para "follar"; lo que resulta ciertamente más que dudoso y cuestionable.

Como inadmisible me resulta la explicación con que la sentencia mayoritaria pretende justificar la mención del Hotel Leyre en la denuncia y la afirmación de la denunciante en juicio de que dicho hotel le sonaba sin explicar por qué pudiera sonarle cuando tan solo llevaba unas horas en Pamplona y era la primera vez que visitaba la ciudad. La sentencia mayoritaria acude en su auxilio y complemento afirmando: "Se explica la confusión padecida por "la denunciante", quien visitaba por primera vez esta ciudad, había subido dos veces desde el Soto de Lezkairu y una de las vías de acceso a este lugar -no la única pero sí en el mismo sentido-, es a través de la calle Amaya donde esta situado el Hotel Leyre" 

Esta explicación, construida sobre el vacío, pues nada al respecto manifestó la denunciante en ningún momento, constituye una mera suposición o conjetura "contra reo" absolutamente inadmisible, pues no es más que un vano intento de justificar, sin el menor apoyo probatorio, el escaso conocimiento que de la conversación que tuvo lugar a la altura del Hotel Europa habría tenido la denunciante según le atribuye y asume la sentencia mayoritaria.

Con ella se trata de contrarrestar de raíz la versión de los acusados mediante el juego de suposiciones y conjeturas contra reo que no respetan la esencia del derecho constitucional a la presunción de inocencia, pues persiguen desactivar (no puedo apreciar otro sentido) como posible que la denunciante hubiese escuchado que pedían una habitación para “follar” y justificar, por tanto, que fuese ajena al acuerdo que aquéllos sostienen que alcanzaron con ella en la Plaza del Castillo de mantener sexo en grupo. 

Si su objetivo era dirigirse al coche no tiene la más mínima lógica que, avanzado un trecho, vuelva sobre sus pasos, y si lo hizo, lo que no tiene lógica es que diga que se dirigía al coche cuando tenía la calle Amaya (camino directo a Soto de Lezkairu) escasísimos metros a continuación del Hotel Europa y en línea recta, suponiendo (y en este caso se trataría de una suposición “pro reo”) que ella conociera ese trayecto." (pags. 198-204)

1157 meneos
33297 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.

Sentencia de La Manada ¿Cómo puede absolvérseles de violación con semejantes Hechos Probados?

Aquí tenéis la sentencia www.20minutos.es/noticia/3325002/0/sentencia-juicio-la-manada/ La mejor forma de valorarla es acudiendo a los Hechos Probados (páginas 13 y siguientes). Esos hechos representan la "verdad judicial", es decir, las circunstancias de las que el juez debe partir para razonar jurídicamente. De este modo, si en los Hechos Probados se dice que el acusado clavó un puñal en la espalda de la víctima, el juez deberá interpretar si eso implica o no asesinato, pero siempre partiendo de que la realidad fue así.

Pues bien, a partir de la página 16, podemos encontrar la descripción exacta de los hechos acaecidos. Os la transcribo:

Cuando le introdujeron en el portal , los procesados, le dijeron "calla" , significándole que guardara silencio mediante el gesto de llevarse la mano abierta a la boca.

De esa forma “ la denunciante” y los procesados llegaron a la puerta ubicada en el interior de portal , situada a la izquierda de los ascensores, de vinilo traslúcido , mediante la que se accede a un rellano , entrando a este espacio, tras subir un tramo de cinco peldaños se accede a otro rellano , girando a la izquierda desde este espacio se accede por tres escalones a un habitáculo de forma irregular y tamaño reducido (unos 3 m²); concretamente se trata de una zona sin salida de 2,73 m de largo, por 1,02 m de ancho y 1,63 m de ancho en la parte más amplia. 

Cuando “ la denunciante” accedió al primer rellano, la puerta de acceso, estaba abierta , tenía delante de ella a uno de los procesados y detrás a otros. De este modo fue dirigida por los procesados al habitáculo que se acaba de describir, donde los acusado le rodearon .

Al encontrarse en esta situación, en el lugar recóndito y angosto descrito, con una sola salida, rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión, conseguida conforme a lo pretendido y deseado por los procesados y querida por estos , “ la denunciante” se sintió impresionada y sin capacidad de reacción. En ese momento notó como le desabrochaban la riñonera que la llevaba cruzada, como le quitaban el sujetador sin tirantes abriendo un clip y le desabrochaban el jersey que tenía atado a la cintura ; desde lo que experimentó la sensación de angustia, incrementada cuando uno de los procesados acercó la mandíbula de la denunciante para que le hiciera una felación y en esa situación, notó como otro de los procesados le cogía de la cadera y le bajaba los leggins y el tanga. “

La denunciante” , sintió un intenso agobio y desasosiego, que le produjo estupor y le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad , determinándole a hacer lo que los procesados le decían que hiciera , manteniendo la mayor parte del tiempo los ojos cerrados Los procesados, conocieron y aprovecharon la situación de la denunciante en el cubículo al que la habían conducido, para realizar con ella diversos actos de naturaleza sexual , con ánimo libidinoso, actuando de común acuerdo. En concreto y al menos “ la denunciante” fue penetrada bucalmente por todos los procesados ; vaginalmente por Alfonso Jesús Cabezuelo y José Ángel Prenda, éste último en dos ocasiones , al igual que Jesús Escudero Domínguez quien la penetró una tercera vez por vía anal , llegando a eyacular los dos últimos y sin que ninguno utilizara preservativo .

Durante el desarrollo de los hechos Antonio Manuel Guerrero , grabó con su teléfono móvil seis vídeos con una duración total de 59 segundos y tomó dos fotos ; Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, grabó del mismo modo un vídeo, con una duración de 39 segundos .

Finalizados estos hechos , los procesados se marcharon escalonadamente . Antes de abandonar cubículo , Antonio Manuel Guerrero Escudero se apoderó , en su propio beneficio, del terminal de teléfono móvil, marca Samsung Galaxy nº IMEI 357339075242165, valorado en 199,19 €, que “ la denunciante” llevaba en su riñonera , quitándole la funda, extrayendo la tarjeta SIM de la compañía jazztel y la tarjeta de memoria, micro SD arrojándolas en el lugar de los hechos

Por tanto, éstos son los Hechos que el Tribunal tuvo en cuenta para dictar la sentencia.

Vamos ahora al delito de violación. La violación es una variante agravada de la agresión sexual. La agresión sexual se recoge en el art. 178 del Código Penal, donde se dispone que El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años.

Así, la violación viene recogida en el art. 179 del Código Penal, donde se dice que Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años.

En el caso de La Manada, existió penetración anal y bucal. Por tanto, la clave está en dilucidar si hubo violencia o intimidación. Ciertamente no existió violencia física, pero nuestra jurisprudencia lleva años estableciendo que, para que exista intimidación, debe inspirarse “injustamente” el temor racional y fundado de un mal inminente y grave, Ésa es la clave: colocar a la víctima en un contexto donde pueda percibir, racionalmente, que si no hace lo que le mandan puede sufrir un mal inmediato y considerable (ser golpeado reiteradamente, por ejemplo).

En esta tesitura, no entiendo la sentencia. Una mujer en un cubículo, rodeada de cinco tíos como armarios que le han metido ahí tras mandarle que se callara, que la desnudan y manosean sin permiso previo, que le roban el móvil, que le ordenan realizar una felación, y que finalmente le penetran sin preservativo por boca y ano eyaculando en su interior, mientras ella permanece muda y con los ojos cerrados debido al terror. No puedo concebir una situación más intimidatoria.

La fuerza física abrumadora, el gesto de rodearla para evitar el escape, el lugar escogido (apartado de cualquier mirada, oscuro y agobiante), el darle órdenes para que se calle y chupe el pene de uno de ellos, el desnudarla y usar su cuerpo mientras ella está en shock, en silencio y con los ojos cerrados...cualquiera en su lugar sentiría que, en caso de desobedecer a semejantes bestias, iba a pasarlo muy mal. Todo estaba escogido para que ella pensase así. Cada gesto y cada detalle buscaban intimidar. No comprendo que los jueces no lo hayan visto.

1397 meneos
31212 clics
Al primer ministro eslovaco se le cae la coca durante una entrevista en la televisión

Al primer ministro eslovaco se le cae la coca durante una entrevista en la televisión

Durante una reciente entrevista a los medios, el primer ministro tuvo un descuido que no pasó inadvertido para nadie.
412 meneos
27115 clics
La Policía Nacional avisa: Si ves estos testigos en tu puerta, en la del vecino o caídos en el suelo, llámanos #091

La Policía Nacional avisa: Si ves estos testigos en tu puerta, en la del vecino o caídos en el suelo, llámanos #091  

La Policía Nacional ha lanzado un importante aviso. ¿El motivo?. Una cuestión urgente de seguridad en tu propia casa que puede tocarnos en cualquier momento. "¡Al loro ! Si ves estos »testigos« en tu puerta, en la del vecino o caídos en el suelo, llámanos #091. Son una pista para los ladrones".
1000 meneos
26759 clics

Por qué la izquierda no gana las elecciones

Republico un artículo que posteé hace unos meses y que deseo ampliar. Además de la ampliación, por aquel entonces nadie se leía los artículos y yo lo publiqué mal, en mi propio perfil, y tuvo poca visibilidad.

Viene al hilo tanto del asqueroso fraude de Cifuentes, como de su más asquerosa defensa por parte de sus conmilitones, como su aún más deplorable defensa por parte de votantes y simpatizantes. Viene también al hilo del auge de Ciudadanos, un partido derechista y veleidoso que se arrima al ascua que más calienta en cada momento sin dejar de lado su poso ideológico.

No tarda en aparecer aquel que, fruto del desconocimiento o de la justificada rabia, carga contra los votantes proletarios del Partido Popular o de Ciudadanos tildándolos de imbéciles por votar contra sus intereses. Y eso, además de ser contraproducente, es erróneo.

La gente no vota por sus intereses

Pensémoslo: si la izquierda está a favor de la redistribución de la riqueza (en román paladino, a favor de los pobres) y la derecha, a favor de los ricos, ¿por qué en las democracias gana la derecha continuamente, si los pobres son muchos más?

Sí, existen factores que a menudo se sobredimensionan y pasan por culpar desde la izquierda al ignorante obrero: alienación, manipulación, falsa sensación de prosperidad. A este respecto se han publicado libros y estudios muy interesantes sobre la pérdida de conciencia de clase por parte de la clase trabajadora.

Pero pocas veces nos paramos a pensar sobre el asunto. ¿Qué tal si nosotros, izquierdistas que miramos al mundo desde nuestra roja atalaya de superioridad moral, nos paramos a pensar que tal vez no sean todos idiotas? ¿Y si no todos están alienados o manipulados? Si partimos de esta premisa, tenemos la conclusión de que los intereses no son tan relevantes a la hora de votar.

El marxismo ha hecho grandes aportaciones a la humanidad (no todas necesariamente buenas). Uno de sus principales puntos es la perspectiva del materialismo histórico, bajo cuya óptica novedosa se han analizado de nuevo y encontrado significativas coincidencias en sucesos tan antiguos como las crisis agrarias de la Roma republicana o la caída del Imperio. Es muy divertido y curioso examinar sucesos de la Antigüedad bajo la óptica de las doctrinas económicas modernas, y encuentras nuevas explicaciones más allá de invasiones o dirigentes locos.

Pero me descentro. Uno de los problemas del materialismo histórico es que en cierto sentido infravalora el carácter irracional del hombre y lo reduce a un juego de intereses colectivo sometido a la pavorosa álgebra de la necesidad. Llegó contraponiéndose a las teorías que defendían la evolución social empujada por ideales o grandes personajes y derivó en una especie de determinismo económico con agentes casi perfectamente racionales. Y esto supone un error, porque...

Parafraseando a Russell: "La izquierda no consigue comprender por qué un obrero católico vota antes al patrón católico que al obrero ateo"

Volviendo a la pregunta que abre este apartado, cualquier persona que no fuese propietaria de los medios de producción o a la que le beneficiasen políticas izquierdistas (la mayor parte de la población) votaría, siendo racional en cuanto a la defensa de sus intereses espúreos, a la izquierda. Y sin embargo no sucede, y yo me adscribo a una explicación que no pasa por considerar idiotas a quienes no puedo entender. Y es esta:

La gente vota sobre valores antes que sobre intereses. ¿Por qué entonces un asalariado de perfil bajo, dependiente de sanidad y ayudas públicas, vota al PP? Porque es el único partido de derechas nacional que aglutina una serie de valores que a él le definen: defensa del catolicismo, mano dura con los nacionalismos periféricos, posturas concretas con respecto a valores familiares. El PP defiende, más o menos, sus valores (o al menos es el único que se acerca).

Esos valores no te dan de comer. Sigo pensando que ese obrero es un idiota: ¿de qué te vale la defensa del catolicismo si te fríen con medidas injustas?

Tienes parte de razón, pero ni tú ni yo somos tampoco racionales. Démosle la vuelta: Si vosotros os hicieses ricos mañana, ¿pasaríais a ser de derechas? Porque, racionalmente, seguir siendo de izquierdas siendo rico os convertiría en unos jodidos idiotas del calibre de aquellos obreros de derechas a los que despreciamos tan alegremente. Os digo que dudo que un podemita al que le toque la lotería pase a ser pepero: Irracional, pero Podemos comparte sus valores.

Decimos "No hay nada más tonto que un obrero de derechas", pero nunca "No hay nada más tonto que un rico de izquierdas"

La izquierda se muestra en este sentido fiscalizadora de los motivos por los que ha de votar la gente. Una vez, en esta misma página, dije que jamás votaría a un partido que apoyase a los antivacunas a pesar de que coincidiese en el resto: casi tuve que disculparme ante el linchamiento. Una multitud de repartidores de carnets me vino a decir qué motivos tenían que definir mi voto. Lo siento: mis valores y su prioridad los decido yo, y no tú.

¿Me afectan más los antivacunas que la educación de calidad? No. ¿Me afectan más los antivacunas que una estructura social de seguridad? No. Y sin embargo, para mí es un valor innegociable.

Siendo claros: si ahora se crease el Partido de Todo Lo Que Le Mola a PasaPollo, pero defendiese establecer una religión oficial, no lo votaría. Porque soy de izquierdas, sí, pero también soy ateo, soy defensor del método científico, soy omnívoro, soy más libertario que estatalista dentro del espectro progresista y soy, en suma, muchísimas sensibilidades juntas.

Como a mí me resulta clave la posición ante la ciencia, a otro puede resultarle clave la posición ante los toros, o ante los bosques, o sobre la restauración de la Iglesia de Torrelodones, o sobre la condecoración del hijo bastardo del almirante de la Quinta Flota.

Lakoff pone un ejemplo meridianamente claro: las elecciones de California que enfrentaron a Schwarzenegger (republicano) contra Davis (demócrata) por el puesto de gobernador. Cuando representantes demócratas se reunían con los sindicatos, preguntaban a los trabajadores qué candidato defendía mejor sus intereses. "Davis", decían todos. "Davis, Davis, Davis". "¿Y a quién vas a votar entonces?", preguntaban.

"A Schwarzenegger".

(Nota: Esto no quiere decir que los demócratas sean izquierdistas, sino que los obreros votan antes a ideales y valores que a sus propios intereses)

Una autocrítica

La derecha ha conseguido adelantarse en décadas a la izquierda en dominio de marketing y publicidad. Si el gobernar un país es un producto, la derecha es la mejor vendedora. Y, entre otras causas, obedece a que la derecha tiene imagen. No dan la impresión de estar a la defensiva jamás, sino que están porculeando continuamente. La izquierda parece un gato que se revuelve panza arriba definiéndose por oposición y asumiendo la política de identidades como bandera.

La derecha tiene un discurso claro y monolítico que además distintas derechas comparten. Cierto es que un partido libertario discrepará de un partido democristiano en muchos puntos, pero el clasismo, la falsa meritocracia, la "mano dura", y la, en el fondo, inamovible creencia de quien es pobre es porque quiere, es algo que siempre los termina uniendo.

Sigue sin comprenderlo la izquierda hasta tal punto que llega a insultar a sus propios potenciales votantes. Pasaos por una noticia de Menéame. Si cada acto rígido del Gobierno central crea mil independentistas, cada uno de nuestros insultos hace que mil indecisos se pasen -o sigan en- el bando contrario. Como la propia Carolina Bescansa, que llevando a la práctica política el conocido dicho de la abuela y la bicicleta, afirmó que "Si en España sólo votase la gente menor de 45 años, Iglesias ya sería Presidente del Gobierno".

Y si en el mundo sólo votase mi novia, sería Amo del Universo.

Así que tengamos claro dos aspectos: primero, que llamar idiota al votante obrero de la derecha es injusto para con él. Segundo, que llamar idiota al votante obrero de la derecha es estúpido. Nadie se mete en una pandilla en la que le insultan. No lleva a nada. Al igual que hablando con magufos, hay que enterrar el hacha y ser lo más agradable y convincente posible. El insulto y el desprecio sólo enrocan en su postura a aquellos a quienes pretendemos convencer.

Mi trabajo se basa en convencer. No sólo al juez, sino al abogado o empresa contrario. Cada vez más tiendo a negociar pre o extrajudicialmente. Jamás he convencido a nadie despreciándolo por su opción. Mi técnica es empatizar con sus motivos, analizar sus objetivos y explicarle por qué considero que otras vías son mejores.

Aquí podemos entonces dividir en dos la izquierda, que es la intelectual (cada vez más alejada del pueblo, adoptando el estúpido discurso de las identidades, enrocándose en causas enjundiosamente filosóficas y que, en el fondo, ostenta un despotismo ilustrado que repele a los votantes) y la obrera (cada vez más minoritaria, acorralada por la izquierda identitaria y por el discurso de "todos somos clase media") que, sin embargo, ha tenido el discurso que más ha calado entre la clase obrera.

¿Desde cuándo la izquierda ha criticado tan duramente al obrero por su incultura en lugar de atacar al sistema? ¿No recuerda en cierto sentido a la derecha culpando al pobre por serlo? ¿No debería la izquierda cargar contra la alienación del sistema educativo en lugar de responsabilizar al individuo como una especie de meritocracia izquierdista perversa?

¿Desde cuándo la izquierda pide el voto censitario, contra el que luchó sin descanso tiempo ha? Esto es algo relativamente reciente que me asombra, cuando el voto censitario fue la tradicional defensa de la derecha burguesa y más próxima al Ancien Régime.

Gente lista (no necesariamente inteligente, sino astuta) como Trump lo sabe: en sus discursos, le daba la vuelta al tradicional papel de la izquierda con las clases bajas y utilizaba el criterio cultural antes que el monetario: "Esos intelectuales de izquierdas no saben los problemas del obrero americano".

Es decir: la izquierda intelectual son los nuevos ricos. Los que no os entienden. Y ahí lo tienes: ha adoptado parte del discurso de la izquierda proletaria y ha conseguido ser un zorro aclamado por gallinas, usando el desprecio de la izquierda intelectual en su contra.

La izquierda ha de vender un proyecto, una imagen, una postura y una actitud. Ha de vender unos valores. No tener una cara de amargados condescendientes diciéndoles a sus potenciales votantes "eres demasiado tontito, yo lo arreglo por ti".

Tópicos sobre izquierda y derecha: más reveladores de lo que parecen

Pensad en la imagen del derechista típico de las caricaturas: un señor gordo, de frac y chistera, con un enorme puro y gafas de sol. Un tío despreciable, malvado, cínico... y poderoso. Siempre tiene el poder incluso en las caricaturas más crueles, siempre manda. ¿Qué te vende esa imagen? "Seré un cabrón, pero tengo el poder para cambiar las cosas."

Pensemos en la izquierda. Antes el prototipo izquierdista más cruel era aquel sindicalista tal vez simplista y obtuso, pero era alguien también peligroso y con poder. Retratado con su cóctel Molotov o dando un discurso, los caricaturistas derechistas sin embargo traslucían un poder: un cabrón que te puede parar la fábrica, o montar una huelga, o joderte la pasta.

Si lo que da a relucir lo anterior sobre el derechista es "Malo pero poderoso", la caricatura del izquierdista era "Tonto pero poderoso".

Y... ¿Cuál es la caricatura del izquierdista hoy día? Pues un vulnerable ofendidito, preocupado por minucias, frágil, sensible. Débil. Defensivo. Sin prioridades. ¿Ha cambiado el de la derecha? Apenas. Cruel, malvado, pero fuerte, ofensivo.

Tal vez sea por nuestro deje tribal, pero seguimos queriendo líderes fuertes. La fortaleza nos atrae más que la bondad o el trabajo duro. Queremos que nuestro representante, el que habla por todos... sea listo y fuerte. Tenga poder. Sea peligroso para la tribu contraria.

Y el votante indeciso ve aquí a la izquierda, con la que simpatiza, sí, pero vulnerable, débil, indefensa. Atrás quedaron los piquetes y los anarquistas, hola ofensas por Twitter y atención a mil sensibilidades. No da fortaleza.

Opino que cuando el votante del PP dice: "Total lo hacen todos", no sólo está expresando su convencimiento de que la corrupción es endémica e indiferente de la ideología, sino que está diciendo: "Total lo hacen todos, pero al menos estos tienen cojones/no se andan con chiquitas".

Soluciones

La izquierda ha de volver a adoptar agresividad. No soy seguidor de Podemos, pero reconozco que su discurso inicial era potente, era fuerte, era atractivo. Conceptos simples y guerrilleros. "Casta". Ellos y nosotros. Lucha. Fuerza. Insumisión.

Tenían un relato. Tenían una épica. Tenían un magnetismo y una fuerza que los convirtieron en peligrosos para los rivales. Y si visitamos las caricaturas de Pablo Iglesias por aquel entonces, o críticas escritas, lo pintan como cínico, ególatra, pedante, prepotente, ambicioso, manipulador... ¿y eso qué dice, además de lo malo? Poderoso. Agresivo. Una amenaza.

¿Cómo critican ahora a Podemos en foros y medios de derechas? Ingenuos comeflores idiotas que sólo molestan con infantilidad y que su provocación es una rabieta adolescente. Niños. Débiles. Un mero estorbo.

¿No se contradice lo que afirmas? Por una parte insistes en dejar de insultar o despreciar al obrero de derechas y entender sus motivos; por otro, defiendes mayor agresividad..

Tal vez sea hora de compaginar lo que expongo en este artículo. Dejar la agresividad para con el obrero de derechas; dejar de menospreciarlo o llamarlo imbécil. Adoptar el discurso de valores y vender los tuyos y venderlos bien.

Pero no dejar la agresividad en su totalidad, sino enfocarla a las instituciones, a las putadas, a las jodiendas que comen todos. Ser una amenaza real e incómoda.

Volver a conseguir que el ABC dibuje como prototipo de izquierdista el sindicalista armado con una barra de hierro. Porque eso querrá decir que vuelven a temernos.

768 meneos
26658 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.

El truco ganador del Campeonato Mundial de Magia te dejará seis minutos con la boca abierta

Pedirte que veas un vídeo de Youtube de seis minutos es mucho pedir cuando Internet ofrece otros entretenimientos que requieren solo unos segundos de tu atención. Pero el mago Eric Chien se las arregla para incluir tantos trucos imposibles en la rutina ganadora del Campeonato Mundial de Magia que en realidad desearías que durase más.
331 437 64 K 352 ocio
331 437 64 K 352 ocio
338 meneos
26024 clics
Estas son las empresas que más facturan en cada provincia española

Estas son las empresas que más facturan en cada provincia española

Mercadona se corona como la empresa española que más factura. La compañía de alimentación ha disparado su facturación hasta 19.802,38 millones de euros en 2017. Las empresas del sector energético se comen un buen pedazo del pastel en el Top 10 de compañías que más facturan: Repsol, Cepsa y Endesa. Madrid es la provincia donde las empresas concentran una mayor facturación. Por detrás se encuentran Barcelona y Valencia.
284 meneos
25653 clics
Cuanto tiempo necesitas dormir según la edad que tengas (National Sleep Foundation)

Cuanto tiempo necesitas dormir según la edad que tengas (National Sleep Foundation)  

¿Alguna vez te has preguntado cuántas horas de sueño necesitas realmente? La Fundación Nacional del Sueño ha hecho una extensa investigación y ha descubierto exactamente cuánto tiempo de dormir usted necesita en cada edad. Hacer click para agrandar la imagen. Azul oscuro (lo recomendado), Azul claro (puede que apropiado), rojo/amarillo (no recomendado). Puede leer el paper en Sleep Health.
122 162 2 K 307 cultura
122 162 2 K 307 cultura
759 meneos
25568 clics

No enseñes eso, que vale dinero

Como estos días se ha popularizado repentinamente la conocida, rancia y antiquísima corrupción universitaria, quiero contar una historia de hace un par de años. Sucedió en una universidad madrileña, y no la en la Rey Juan Carlos, en una ingeniería, y me lo contó el profesor afectado.

El profesor en cuestión daba clase sobre automatismos y explicaba el funcionamiento de determinado autómata, su protocolo, y sus posibilidades. Lo hacía bastante bien, y entonces decidió cambiar el modelo que estaba empleando por uno que utiliza una conocida marca de fabricación de automóviles. Para quien conozca el asunto mejor que yo, se trata de un brazo robótico con muchos grados de libertad,. No voy a meterme en lo que no sé.

Entonces, un superior de este profesor se presentó en su despacho y, con sonrisas y muy buenas maneras, le pidió que dejara de enseñar aquello en clase, porque aquel conocimiento concretamente valía mucho dinero y la gente lo pagaría muy bien en un máster.

-Si lo enseñas tú gratis, ¿por qué van a venir luego?

-Pero es que es lo que se usa ahora -trató de oponerse el profesor.

-Pues eso digo. En la carrera hay que dar cosas generales. lo más actual hay que dejarlo para los másteres y los doctorados. Si no, ¿en qué se distinguen los que lo hacen de los que no? -le respondió el catedrático, zanjando el asunto.

Y así quedó la cosa. Había que volver al autómata obsoleto, porque conocer la programación del último valía dinero. ¿Por qué ofrecer contenidos de calidad en los cursos regulares, cuando a esos cursos e va a sacar el título? Para aprender algo que valga la pena, hay que pagar aparte. Esa era la filosofía y así funcionan las cosas.

Lo peor del asunto es que me temo que no se trata de un caso aislado, sino de una conducta establecida, perfectamente calculada y hasta fomentada por las Universidades para llenar sus másteres. Los departamentos se centran en eso ahora: en que apruebe todo el mundo para que pasen por la taquilla de pago de los másteres, los doctorados y los titulitos jugosos, que son los que dejan pasta.

Lo demás, lo de ofrecer formación de calidad a cambio del precio de la matrícula regular (que no es pequeña), es cosa de gilipollas. Parece ser.

418 meneos
25017 clics
Ocho errores que ya no cometo al cocinar carne

Ocho errores que ya no cometo al cocinar carne

Cuando se cocina carne en la sartén o a la plancha es fácil cometer algunos errores de principiante que hoy os contamos para que vuestras recetas de carne mejoren
551 meneos
24796 clics

Gritos en la noche y Policía Local

Sucedió sobre las 2 de la madrugada del 21 de julio. Una tribu compuesta por 6 mujeres con unos 10 niños se había aposentado en los bancos de la plaza donde vivo, hablando a voces ellas y gritando a pleno pulmón los niños, generando un escándalo aún superior al de un botelleo, e impidiendo el sueño de los vecinos. Llevaban ahí desde la 1 más o menos, pero a las 2 la cosa pasó de molesta a intolerable. Cabe destacar que mi barrio es de gente trabajadora, con un alto porcentaje de población inmigrante y también de etnia gitana (las mujeres y niños que gritaban eran gitanos, aunque esto es irrelevante porque la mala educación no conoce de razas o culturas).

Llamé a la Policía Local que, a la media hora, envió un un coche que se limitó a pasar de largo por la zona, sin tan siquiera minorar la velocidad o detenerse ante ellas, y por supuesto sin llegar a hablarles. Cabe destacar que en el momento en que pasaron los agentes, el griterío estaba en todo su apogeo, por lo que pudieron comprobar el escándalo existente.

Sorprendido, llamé nuevamente al 092, donde me atendió un varón que, ante mi petición de que los agentes hiciesen algo, me replicó que “no pueden hacer más de lo que han hecho”. Yo le respondí que no habían hecho nada, y que ni siquiera habían dirigido la palabra a las mujeres pese al enorme ruido que generaban. Me volvió a repetir la misma frase.

Le pedí que los agentes volvieran y, por lo menos, pidiesen a las mujeres que controlasen a los niños para que no gritaran constantemente. Me repitió por tercera vez la misma frase, añadiendo que “si no está conforme ponga una queja por escrito”, y acto seguido puso una música dejándome con la palabra en la boca.

Obviamente, el resultado habría sido muy distinto si los hechos hubiesen sucedido en la exclusiva zona donde vive el alcalde. Pero, una vez más, se comprueba que en Murcia existen ciudadanos de primera y de segunda, cuyo catálogo de derechos varía sensiblemente dependiendo del barrio en el que residen.

417 meneos
24631 clics

Por qué Hyperloop nunca funcionará.

Estos días vuelve a hablarse de Hyperloop, tras saberse que se invertirá dinero público (y privado) para montar un circuito de pruebas en Málaga. El gasto público en I+D es bueno y necesario, pero esta es una de esas veces que sabemos de antemano que será dinero tirado a la basura. ¿Por qué? Vamos con ello.

Por motivos obvios Hyperloop siempre se compara con el ferrocarril. Se dice que es la versión mejorada y más rápida de un medio de transporte que ya tiene 200 años a sus espaldas. Parece olvidarse que en esos 200 años el ferrocarril ha avanzado muchísimo. Veamos contra qué se enfrenta Hyperloop.

Capacidad de transporte.

Un tren de alta velocidad (AV) moderno tiene capacidades que oscilan entre los 300 y los 1000 pasajeros por tren, a velocidades comerciales comprendidas entre los 200 y los 300 km/h. Supongamos una línea como Madrid-Valencia, con 350 km de longitud, cuyo tiempo típico de viaje son 90 minutos, lo cual nos da una velocidad media de 233 km/h. ¿Cuántos trenes caben en la línea? La distancia de frenado de emergencia de un tren AV a 300km/h es de 4 kilómetros, así que en ningún caso los trenes pueden ir más cerca entre ellos. Para darnos un margen de seguridad, vamos a suponer que usamos una generosa distancia de 20 kilómetros entre trenes. Eso significa que en un momento dado podemos tener 17 trenes haciendo el trayecto, o sea, saldría un tren cada 5,5 minutos aprox. Desde la salida del primer tren, hasta la llegada del último han pasado 3 horas. Suponiendo capacidades de 300 pasajeros por tren, en esas tres horas hemos movido 5.100 personas de Madrid a Valencia, lo cual nos indica una capacidad (máxima, teórica) de 1.700 personas/hora para esa línea. Multiplica esto por 16 horas diarias de servicio, y tenemos una capacidad máxima teórica de 27.200 pasajeros al día, en un solo sentido. Si lo llevamos al cómputo anual, y tenemos en cuenta ambos sentidos, tenemos un máximo anual de 19.856.000 pasajeros/año.

¿Cómo se comporta Hyperloop en este caso? Sabemos que cada "pod" tendrá una capacidad de entre 20 y 30 personas. Usaremos la cifra de 30. También se habla de velocidades de 1.000 km/h, pero supondremos una velocidad comercial de 800 km/h. No está claro cual será la distancia de frenado del vehículo, así que aunque obviamente será superior a la de un tren AV, vamos a suponer que podemos meter también un pod cada 20 kilómetros. El tiempo de viaje Madrid-Valencia es de 26 minutos, y como caben 17 pods en la línea, podemos mandar uno cada 1.5 minutos. Si queremos que entre la salida del primero y la llegada del último haya pasado una hora, significa que el último pod saldrá 34 minutos después del primero. A 1.5 minutos entre pods, eso son 24 pods en una hora. Multiplicado por su capacidad nos da 720 pasajeros por hora en un sentido. Suponiendo las mismas 16 horas, son 11.520 pasajeros diarios por sentido. La capacidad (máxima, teórica) total anual y en ambos sentidos es de 8.409.600 pasajeros/año.

Primer problema importante, la capacidad es menos de la mitad. Y además es casi imposible de aumentar, ya que los pods son como son, no pueden acoplarse entre ellos, o construirse en versiones de dos pisos. En cambio con el ferrocarril AV podemos duplicar la capacidad simplemente acoplando dos trenes.

Coste de construcción.

Hay una sencilla regla aceptada para hacer estimaciones del coste de una línea ferroviaria. Si un km de ferrocarril convencional cuesta 1, el mismo km de alta velocidad cuesta 10, y si es un maglev cuesta 50.

No sabemos el coste por kilómetro del Hyperloop, pero teniendo en cuenta que es un maglev metido en un tubo al vacío, podemos aventurar sin miedo a equivocarnos que su coste será muy elevado. Vamos a suponer que como en el maglev "convencional", su coste es 5 veces superior a la alta velocidad.

Segundo problema, tenemos un coste 5 veces superior a la alta velocidad, y además con menos de la mitad de capacidad.

Propiedad industrial.

El ferrocarril, al menos en sus aspectos básicos, está libre de patentes. Cualquiera puede construir o mantener la infraestructura, o los vehículos. Hyperloop está lleno de patentes, por lo que si construyes uno te estás casando con el proveedor, al menos para 20 años.

¿Dos tubos al vacío de 350 km de longitud?

Seguridad

  • Si hay algún fallo en un segmento del tubo, este podría implosionar.
  • ¿Cómo evacuas a los pasajeros de un pod? El tubo es hermético en toda su longitud, sólo puedes bajar del vehículo en estaciones preparadas para ello. Podrían instalarse escotillas de emergencia, pero...
  • ¿Cuánto tiempo llevaría represurizar el tubo? Ya que es la única forma de que los pasajeros puedan salir de un pod accidentado o averiado.
  • ¿Distancia real de frenado de emergencia?

Fiabilidad

  • Si se produce una pérdida del vacío los pods probablemente podrían seguir funcionando, pero a menor velocidad.
  • ¿Cómo mantienes un vacío fiable en un tubo tan largo?
  • ¿Cómo y en cuánto tiempo rescatas un pod averiado?

Otros problemas de ingeniería.

  • El tubo tiene que ser estanco, pero al mismo tiempo tiene que tener juntas de dilatación. O haces segmentos cortos y pones miles de juntas, o inventas una junta capaz de ser estanca y absorber la dilatación de varios km de tubo. Suerte con ello.
  • ¿Qué consumo eléctrico va a tener simplemente mantener ese vacío?
  • Para poder tomar una curva a 300 km/h, el radio de curva debe ser al menos 4.700 metros. ¿Qué radio de curva será necesario para 1.000 km/h?
  • ¿Cómo serán los desvíos?

La mentira que nos cuentan.

Desde el principio se nos ha dicho que los billetes de Hyperloop serán más baratos que los de un autobús de línea. Con un coste de infraestructura 5 veces superior a la AV y una capacidad de menos de la mitad, eso es simplemente imposible.

Conclusión.

Hyperloop es un reto de ingeniería interesante, pero nada más. Desde un punto de vista práctico y económico no tiene sentido.

¿Por qué ya no tenemos aviones supersónicos de pasajeros? Porque preferimos un viaje más lento pero también más barato, siempre que la "lentitud" sea razonable. Volviendo al ferrocarril, Madrid - Valencia en 90 minutos es un tiempo muy bueno, y los billetes se mantienen en unos precios razonablemente asequibles. Muy pocas personas van a estar dispuestas a pagar un billete mucho más caro para pasar de 90 minutos a 26.

El maglev no es algo nuevo, se inventó hace más de 50 años. Sin embargo apenas hay un puñado de líneas comerciales maglev, y sólo una es de alta velocidad, el maglev de Shanghai. El maglev de Shanghai tuvo un coste de 1.300 millones de euros (aprox.), para una línea de 30 km de longitud. Eso nos da 43 millones por kilómetro, y no incluye un tubo al vacío. En España las líneas AV tienen un coste medio de entre 13 y 24 millones/kilómetro.

Tal vez si Hyperloop fuera único en su especie podría tener sentido, pero se enfrenta al ferrocarril, que ofrece más por menos. Es por eso que nunca veremos Hyperloop usado masivamente, como mucho alguna línea relativamente corta, en un lugar donde haya público dispuesto a pagar el coste extra por ahorrarse unos minutos.

1355 meneos
24501 clics
En everis retrocedemos más de 100 años gracias a CCOO

En everis retrocedemos más de 100 años gracias a CCOO

#Everis #CCOO #Precarizacion #Traicion #LuchaDeClases #CSC

CCOO ha dado luz verde a la implantación de la jornada diaria de 10 horas en el centro de Sevilla.
... aún siendo una barbaridad trabajar 43 horas semanales en pleno siglo XXI, se ajusta a la legalidad...
 ... lo que no se rubricó en el criminal XVII Convenio sí ha sido posible gracias a la valerosa hazaña de sus cuatro héroes en el comité de empresa del centro de Sevilla ... (Es imprescindible arrebatar los Comités de Empresa a los sindicatos del régimen, para evitar que sigan devaluando las condiciones de vida de los trabajadores)

La jornada de 10 horas era un retroceso inaceptable para CCOO

Conoce tus derechos: ¿Por qué en everis se trabajan 43 horas a la semana?

Huelga La Canadiense. Barcelona - 1919.

Lo que apuntamos en nuestro comunicado del pasado lunes ya es una realidad: junto a los votos de Actúa, CCOO ha dado luz verde a la implantación de la jornada diaria de 10 horas en el centro de Sevilla. 

De nada les ha valido la ilegalidad de la medida; tampoco las voces más críticas de su sindicato ante semejante ataque al conjunto de los trabajadores; ni siquiera han tenido la dignidad de echar la mirada atrás para recordar que casi 100 años antes, un durísimo conflicto laboral acabó con la promulgación en el BOE de la jornada máxima de 8 horas al día por primera vez en España.

Tan orgullosos estaban los de CCOO de su gesta y tan apresurados se sentían de que la empresa tuviera conocimiento de ella, que ni siquiera se levantaron de sus sillas al finalizar el pleno del comité de ayer donde perpetraron su felonía, para dejar constancia escrita en un breve y cobarde comunicado titulado “Horario flexible - aprobación” en el que decían: 

“Después de la reunión del Comité de Empresa, se ha resuelto aprobar la posibilidad de realizar jornadas de 10 horas a petición expresa del trabajador/a, para flexibilizar la jornada de trabajo y poder conciliar vida laboral/personal según necesidades particulares.

Desde CCOO-Proyecto Motocicleta se ha votado escuchando a la mayoría de los trabajadores.

No queremos que esta medida sea carta abierta para que los responsables la usen de manera arbitraría justificando necesidades de proyecto. Para ello CCOO ha solicitado expresamente que todas las solicitudes realizadas sean puestas en conocimiento del Comité de Empresa para su control y seguimiento.” 

Es falso que estando 11 horas en total en el trabajo alguien concilie la vida laboral con la vida personal. Una medida así no favorece a ningún trabajador sino a la empresa. Para disfrutar de tardes libres no es necesario de ningún modo tragar con 10 horas de trabajo efectivo. Si con tanto interés han escuchado a la mayoría de lo trabajadores, deberían saber los vendidos de CCOO que con 4 días de 8 horas y media (por ejemplo, de 7:00 a 15:30) y un día de 9 horas, un trabajador dispone de 4 tardes libres en una jornada semanal de 43 horas de trabajo, manteniendo incluso los compensados. ¿A cuento de qué 10 horas? ¿Por qué no han informado de esta modalidad que, aún siendo una barbaridad trabajar 43 horas semanales en pleno siglo XXI, se ajusta a la legalidad y evita al trabajador pasar casi medio día de su vida en la empresa?

Estamos seguros del reconocimiento que Proyecto Motocicleta habrá suscitado no sólo en los dueños de everis sino en los de toda la patronal del sector, pues lo que no se rubricó en el criminal XVII Convenio sí ha sido posible gracias a la valerosa hazaña de sus cuatro héroes en el comité de empresa del centro de Sevilla, lo cual puede sentar un lucrativo precedente para todas las empresas del ramo que, no bastándole como hasta ahora la distribución irregular del 10% de la jornada anual para aplicarla como les venía en gana sobre miles de trabajadores hasta 9 salvajes horas diarias, sus ansias de explotarnos más barato y el servilismo de CCOO se alían para pisotear aún más nuestros derechos y nuestra dignidad. 

En los anales de la confabulación entre patronal y sindicatos amarillos quedará patente el guiño que la dirección del centro de Sevilla les hizo a los veteranos de CCOO en la gala anual celebrada el pasado lunes, dejando caer a todos los presentes cuán válida es para la empresa la opción de CCOO de cara a las próximas elecciones sindicales de 2019.

Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores para que reflexionen sobre lo que se oculta bajo el título “horario flexible” comenzando por la jornada de 10 horas, un verdadero chantaje que la empresa y su brazo amarillo en el comité han ido incubando todo este tiempo, una vuelta de tuerca ilegal e inmoral que si no ponemos freno mediante la movilización y la organización, nos llevará a tiempos aún peores que aquel 1919 donde los trabajadores dijeron basta.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!

everiscenters.cscsevilla.org/2018/06/en-everis-retrocedemos-mas-de-100

1032 meneos
24166 clics

A la pregunta de ¿Cómo hizo lo exámenes? está fue la respuesta de Cristina Cifuentes

Lo que viene a continuación es la transcripción literal de la respuesta de Cristina Cifuentes dio a un periodista que realizó las siguientes preguntas:

¿Cómo hizo los exámenes? ¿quién la controló? ¿cuándo los hizo? ¿dónde los hizo? ¿cuál fue el método para sacar esos sobresalientes y esos notables?

Respuesta de Cristina Cifuentes

Y esos aprobados, pues mire, lo que yo le digo, es que, y esto es algo que no se me aplica sólo a mí, porque se ha querido vender como una cosa excepcional, primero, además variando la versión, insisto, porque primero se hablaba de una falsificación de notas, luego ya las versiones han ido variando, y ya han ido derivando en trato de favor, y demás, yo lo que quiero decir es que, el tratamiento que se me dio a mí es algo que se hace de manera con cierta frecuencia para aquellos alumnos de postgrado que están trabajando y que por sus especiales circunstancias tienen problemas, bien por el horario, bien por las responsabilidades o por la razón que sea, eeeehhhhh, y vuelvo a insistir que además, estamos hablando de unos títulos de postgrado que no son habilitantes para ejercer profesiones donde indudablemente las normas, los procedimientos que se utilizan y sobre todo también, los usos y costumbres que se utilizan son un poco diferentes, y en mi caso desde luego, ehh pues los profesores se adaptaron a mis propias circunstancias de, indudablemente, tener muy poco tiempo para poder acudir a clases, para poder realizar, y esto lo que se hace es, pues se sustituye por otra presentación de trabajos, por otras tutorías, y por otra serie de actividades que son complementarias, que siempre dependen de cada profesor y que en todo caso yo, como ya le digo, en su momento cuando realicé el máster hace 6 años, lo acordé de esa manera con la dirección del máster y con el profesorado y de esa forma se hizo.

1142 meneos
24058 clics

Lo veo desde fuera y no es normal

"Che, gallego, vení un poco". Mis compañeros de trabajo (de laburo, dicen por acá) están leyéndose en voz alta un artículo de un digital español. "¿Esto es de verdad?". Suspiro y me acerco. La noticia informa de que la Audiencia Nacional ha condenado a dos años y un día de cárcel -esto es, a prisión efectiva- a unos chicos que forman un grupo de rap que se llama "La Insurgencia". Los acusa de enaltecimiento del terrorismo, aduciendo que, como los yihadistas, tienen una religión: "la lucha sindical obrera".

Mi compañero termina de leer y todos me miran en silencio. Vivo en Uruguay desde 2013 y no es la primera, ni la segunda vez, que me ocurre lo mismo. Una mañana me preguntaron por los titiriteros que la Audiencia Nacional metió en la cárcel acusados de enaltecer el terrorismo. Aquí tuvo un montón de repercusión y hasta se recogieron firmas en el ámbito artístico para exigir su liberación. La última, hasta ahora, fue el 2 de octubre. Ese día hubo un festival de mostrarme vídeos con policías apaleando gente, preguntándome (bastante horrorizados) que "si nos habíamos vuelto locos".

No son gente especialmente politizada, mis compañeros. Al menos, no más de lo habitual en un país en el que el voto es obligatorio y donde es normal discutir, educadamente y con respeto, sobre el devenir político. Como muchos uruguayos, ven a España como "el primer mundo". Bastantes tienen antepasados españoles y unos cuantos, la nacionalidad. Alguno ha viajado o ha vivido en Barcelona, Mallorca o Madrid. Por eso no entienden lo que está pasando. Si España, razonan, es un país europeo, "del primer mundo", ¿cómo es posible que metan en la cárcel a gente por hacer canciones, a tipos que manejan muñecos o a chicas que se ríen en twitter de Carrero Blanco?.

Yo no sé qué responderles. No lo sé porque ya son casi seis años de emigración y, francamente, lo que nos está pasando no es normal. Un montón de cosas no son normales, y la lista es tan gorda que no sabría ni por dónde empezar: por supuesto, no es normal que se imponga pena de prisión por unas canciones de rap. Serán de mal gusto, pero la verdad es que también me parecen de mal gusto ciertas declaraciones de personajes públicos y no por eso se les mete en la cárcel.

Pero tampoco es normal que desde el ministerio del Interior se monte una policía política para reventar elecciones a base de tirar mierda sobre otros candidatos a dos meses de las elecciones.

Ni es normal que se manipulen las normas de la Judicatura para quitar, sistemáticamente, de en medio a los jueces o juezas que no gustan a determinado partido.

Tampoco es normal, qué queréis que os diga, celebrar unas elecciones con una serie de candidatos metidos en prisión mientras la ministra de Defensa declara que dichos comicios se han hecho para que los gane una opción determinada.

Ni medio normal es meter en la cárcel a centenares de personas que, como yo (y otros setecientos mil españoles) han emigrado para buscarse un futuro mejor, sin juicio ni asistencia legal.

Pero lo que más me impresiona es ver que a quienes lo padecéis directamente en vuestras propias carnes, porque vivís ahí, todo esto os parezca legal, coherente, proporcionado y ajustado a derecho. Que os parezca, en resumen, normal.

O será que el que ya no es normal soy yo: cosas de la distancia, imagino.

502 meneos
23917 clics

Cómo eliminar cientos de avispas con esta trampa casera que aprovecha un defecto en su sistema de vuelo

Cuando una avispa levanta el vuelo suele comenzar elevándose unos centímetros en vertical. Parece un detalle nimio, pero Shawn Woods lo aprovecha para fabricar una ingeniosa trampa que mantendrá tu jardín completamente libre de avispas este verano.
213 289 6 K 347 mnm
213 289 6 K 347 mnm
838 meneos
23649 clics
Un reportero lucha en directo contra el viento huracanado y entran en plano dos peatones tan campantes

Un reportero lucha en directo contra el viento huracanado y entran en plano dos peatones tan campantes  

El reportero Mike Seidel estaba retrasmitiendo en directo para Weather Channel desde Wilmington, Estados Unidos, el paso del huracán Florence. Encapuchado con un chubasquero, el periodista mostraba dificultades para mantener en pie. Mientras relataba que el viento alcanzaba los cien kilómetros por hora, entraron en plano por detrás dos individuos en pantalón corto caminando tan campantes. Weather Channel ha salido a explicar que los titubeos de Seidel se debían a que estaba sobre césped húmedo mientras los paseantes caminaban sobre el asfalto.
321 517 0 K 483 ocio
321 517 0 K 483 ocio
456 meneos
23569 clics
Por qué la Guardia Civil no puede preguntarle "¿sabe por qué le hemos parado?"

Por qué la Guardia Civil no puede preguntarle "¿sabe por qué le hemos parado?"

La clásica pregunta de los guardias civiles de tráfico "¿sabe usted por qué le hemos parado?" ha sido una bendición para Alfredo F. M. En lo que media entre el Juzgado de lo Penal y la Audiencia Provincial de Salamanca, el conductor ha visto evaporarse la condena a una multa de 1.620 euros y dos años de privación del derecho a manejar vehículos que le había impuesto el primer órgano judicial y que el segundo ha revocado.
433 meneos
23227 clics
Dame el dinero y cállate: las despedidas de soltero señalan el futuro de España

Dame el dinero y cállate: las despedidas de soltero señalan el futuro de España

Cada vez son más los municipios que intentan detener una plaga que, hasta hace no mucho, no parecía un problema. Pero es una buena metáfora de lo que le espera a nuestro país.
311 meneos
23088 clics
20 de los paisajes más surreales del planeta (eng)

20 de los paisajes más surreales del planeta (eng)  

La Tierra está llena de paisajes extraños. Algunas son formaciones terrestres moldeadas durante miles de años, mientras que otras son creaciones del hombre que han alterado el planeta de maneras extrañas. Desde los burbujeantes lagos de lava de Etiopía, hasta un lago que ha existido en el desierto durante 2.000 años, en esta galería se muestran 29 paisajes que son tan increíbles que es difícil creer que sean reales.
130 181 4 K 269 cultura
130 181 4 K 269 cultura
« anterior1234

menéame