edición general
7 meneos
 

Ortega y el Botellón de las Masas

Hace casi 16 años yo tenía 16 años. Entonces, uno de los placeres mejores era juntarnos los amigos en un solar y bebernos unas botellas de cerveza. Hoy los Ayuntamientos proponen lugares donde practicar el botellón como respuesta a cierta demanda social. Los del botellón no esperan que los Ayuntamientos les dejen en paz, esperan que colaboren, que les ayuden, que les pongan un sitio con servicios, donde no tengan que soportar las quejas de los vecinos, donde haya cerquita una ambulancia, y que se vea pasar de tanto en tanto a la policía.

| etiquetas: sociedad , educación
Lo primero, me resulta harto sorprendente una referencia a Ortega y Gasset en este mundo de descerebramiento televisivo y desculturación que vivimos. Muy bueno el articulo y da mucho que pensar.

El problema es que un pueblo es tan bueno como los individuos que lo conforman ( de acuerdo con Ortega ). Dos ejemplos:

Hago de guia cultural como segundo curro ( mas por aficion y vocacion ) y enseño las maravillas del patrimonio que tenemos, me toca a menudo llevar a grupos de adolescentes...…   » ver todo el comentario
Muy buen articulo, esperemos que la gente lo lea y profundice en su contenido, aunque de seguro habrá más de uno que se quede en la entradilla y se ponga a hablar del botellon si o botellon no.

#1 Totalmente de acuerdo, creo que tiene mucho que ver también el exceso de especialización y la practicidad que pretende difundir la enseñanza en España. No te preocupes por los acentos, que por cierto creo que no te falta ninguno o casi ninguno (paso de mirar ortografía con lupa), pero está bien que lo digas porque hay por aquí algunos que mucha cultura no tienen, pero son rapidísimos para criticar la forma del mensaje por mucho que no lleguen a entender el fondo.

Interesante testimonio, sí señor :-)

un saludo
Je je je... 7 meneos, 2 comentarios... yo creo que es revelador... se oye la palabra Ortega y la gente huye ( dios mio, un filosofo, huyamos!!! )
comentarios cerrados

menéame