EDICIóN GENERAL
5 meneos
46 clics

La creatividad, o cómo soñar un anillo para el carbono

Supongamos que escribimos C2H6O dos veces, tal que así: C2H6O y C2H6O. Aunque ambas fórmulas nos parezcan iguales, en realidad pueden resultar de lo más diferentes. De hecho, una de ellas puede corresponder a lo que se conoce como dimetiléter, mientras que la otra puede referirse al alcohol etílico. Lo que cambia entre ellas no es la composición, sino la estructura. Y conocer esta diferencia se lo debemos, en parte, a los sueño con átomos y serpientes de un químico alemán del siglo diecinueve y de apellido particularmente sonoro: August Kekulé

| etiquetas: creatividad , química , historia
comentarios cerrados

menéame