EDICIóN GENERAL
104 meneos
2505 clics
La vida flotante en las Islas de los Uros del Lago Titicaca

La vida flotante en las Islas de los Uros del Lago Titicaca

Las 77 islas flotantes de los Uros, en el lago Titicaca, tienen como principal peculiaridad que han de renovarse regularmente si quieren salir a flote cambiando la red de juncos que se superponen a una base realizada con totora fresca. Un material básico en la economía de la región.

| etiquetas: uros , islas , titicaca
Son bastante curiosas, pero básicamente ahora, por lo que vi, son tiendas y mercados flotantes. Te intentan cobrar un pastizal por cualquier chuminada.
#1 que te quieran vender souvenirs artesanos es lo esperado. Caro no es. Con el cambio y demás pocas cosas encontrarás que cuesten más de 20€.
#1 Estuve hace dos años y sí se ha convertido un poco en reclamo turístico un poco artificial, pero no tiene nada de raro que te vendan artesanía y a unos precios que, aunque son caros para ellos, para nosotros son asequibles y les ayudan a subsistir. Porque lujos pocos.
#1 Tampoco hay que olvidarse cuando te meten en la cabaña y te empiezan a decir que lo están pasando muy mal, que no tienen dinero para enviar a los hijos a la universidad en Puno, etc,etc
Un sacacuartos aunque bonita experiencia.
es algo megaturístico y de una folklorización que roza lo caricaturesco... pero aún y así, es modo de vida y una historia detrás muy curiosos de conocer.
Estuve por la zona no hace mucho y pasé de ir entre las hordas de turismada y que me dijeron que el poblado apesta a aguas residuales, según me dijeron....
#3 No apesta a nada. Es como una atracción de feria. Se ve todo muy falso como un decorado. Es curioso de visitar pero poco más.
#4 Y en el otro extremo está la isla del Sol, en el mismo Titicaca. Dos de las tres comunidades han dicho que fuera turismo y que en sus partes de la isla no quieren ver ni a un puto guiri ¡Olé sus huevos! Me parece excelente lo que hacen.
Hice lo imposible para tratar de meterme en el papel de que aquello era un pueblo tradicional que conservaba su forma de vida y sus ritos, pero ellos me lo pusieron muy muy difícil cantando la marsellesa y canciones populares japonesas para buscar la propinilla.
Yo estuve hará unos 15 años. Ya era muy turístico, pero fui a mi bola. Conocí una familia y me quedé en su minúscula islita con tres casitas y un almacén, que acondicionaron para mi y para mi novia. Como se movía, al estar tumbados te mareabas un poco. Desayunábamos lo que pescábamos. Hacíamos la vida con ellos, que solo se interrumpía durante 40 minutos cuando llegaba una barca con turistas, que todos se iban a los puestos a verdes sus cosas. Y luego, vuelta a la normalidad. Por las noches…   » ver todo el comentario
#7 Un par de años después habré estado yo. He visto las placas solares si, pero no en una escuela, las tenían para ver su tv de 32" que mas o menos es lo mismo que me he encontrado en la selva. Por lo que decía el alcalde de Amantaní, eran varias familias que vivían en Puno y se iban rotando para atender a los turistas. Yo también lo he notado falso y aparte he notado que quienes se quedaban la mayor parte de las ganancias eran los guías turísticos trajeados, no ellos. Ya de la señora K mejor ni hablar.
con la cantidad de tierra disponible no se que necesidad tienen de vivir en estas islas.
#11 por el sudeste asiático hay otros pueblos flotantes y los hay turísticos y los hay que poco van a envidiar a la productividad agrícola del Ejido.

#9 no hay que mover agua a los cultivos. eso te parecera una tonteria pero ni hace medio siglo sería imposible en esa zona, a sumar la inercia térmica del lago en un lugar con un clima complicado.
#9 La necesidad no es la tierra, es el agua.
Yo estuve en el Lago y no paré en Uros, pero es increíble lo que hacemos los turistas con el mundo. Cualquier población, con razón, prefiere cambiar su estilo de vida y tradiciones cuando llegan hordas de extranjeros con dólares a sentirse "vivos" y "libres". Es triste como arrasamos con todo.
Deberían llamarla la isla de las botellas de plástico recubiertas de totora... Taquile es mucho mas bonita, sostenible y con una cultura con orgullo, sin sometimientos al turismo.

menéame