edición general
6 meneos
46 clics

Orígenes del ajedrez (III) Bestias, caballeros inexistentes y Scachs d’amor

Tristán solo quiere estar con la bella Isolda; que se detenga el tiempo, que puedan permanecer juntos, aislados del mundo, jugando al ajedrez. Lancelot se debate entre su amor irrefrenable por Ginebra y la obediencia debida a su rey Arturo; solo quiere una cosa: que al atardecer Ginebra mueva las piezas sobre el tablero y las horas se alarguen hasta [...]

| etiquetas: ajedrez , cultura
comentarios cerrados

menéame