EDICIóN GENERAL
230 meneos
3231 clics
Nuestro guitarrista que «mataba» fascistas

Nuestro guitarrista que «mataba» fascistas

Su nombre era perseguido por artistas como la cantaora La Niña de los Peines, que había querido llevárselo de gira, pero sus padres se negaron. Viajó hasta pueblos de Valladolid, Segovia o Ávila, entre otros, para preservar la música popular. Hablaba con los aldeanos y les pedía que compartieran con él las canciones que supieran. Marazuela, conocido cariñosamente como «El Pito», generaba confianza y simpatía. Conocía, porque los había vivido, los rigores de la vida rural en aquella España. Los aldeanos, por este motivo, compartían todo con él.

| etiquetas: agapito marazuela , canciones populares , guitarrista , milicias , el pito
Eso ya lo hace Melendi...
#1 Melendi solo crea odio.
#1 Melendi ataca a todos los oídos por igual.
Muy buen meneo. El Guthrie español.
Interesante artículo, aprendiendo cosas y situaciones nuevas.
Joerrr k gusto me da leer sobre gente asi..
Me recuerda a mi, en cuanto a que trato de aprender todos los estilos que pueda...peor cuando le dices lo maravillosa que es la musica flamenca y folklorica... cuando se lo tocas algunos de mis allegados me miran como "que raro eeres, como te puede gustar la musica latina, metal,folklore del mundo,etc" como si hubiese que encasillarse o etiquetarse.... tristísimo es ver como algunos autodenominados "patriotas" renegamos e incluso ridiculizamos algo tan hermoso y expresivo a la par que tan nuestro...
Hasta lego !
#5 Existen dos tipos de música, la buena y l mala, lo demás pamplinas.
#15 Yo diría más: los dos tipos de música son la que le gusta a cada uno y la que no.
#20 A mi la Ópera no me gusta mucho, pero si considero que hay grandes obras dentro del género, aunque escuchando una Ópera completa se me hace de noche.
Hay Agapito, hay meneo. Nunca se ha valorado la importancia de este hombre como se merece.
Habiendo tanto héroe enfrente, tenemos que dar muchas gracias a Dios porque ganamos la guerra. En Verdad, fué un Milagro.
#8 Teniendo en cuenta que los heroes contra los que os enfrentabais tenían guitarras y no fusiles no es demasiado extraño.
#13 los rojos iban a la guerra a pecho descubierto, empuñando ramos de margaritas y cantando alegres canciones bolcheviques

Nosotros, generosos, les enviábamos munición
#8 Los estadounidenses blancos también dan gracias a Dios de que los esclavos se mantuvieran sometidos.
"Su Cancionero fue patrocinado,en 1964, por la Jefatura provincial del Movimiento de Segovia"

La Verdad, la dictadura del genocida Franco fué sanguinaria. No tuvo compasión con los antifascistas. Quería que lo mataran a tomatazos.
Cuando vivía en Segovia oía el nombre de este hombre por doquier, pero no sabía quién era hasta ahora... muy interesante.
#10 En Segovia es toda una institución, en especial e irónicamente, entre los sectores más conservadores que son los pocos que hoy dan alguna importancia al folklore.
#12 Creo que patinas: en Segovia Marazuela es toda una institución especialmente entre los sectores más ligados a la cultura, que no son precisamente los más conservadores de la ciudad.

Si repasas las publicaciones de las últimas décadas del la extinta Fundación Caja Segovia o de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce (de la que formaron parte personajes como Antonio Machado, Mariano Quintanilla y Blas Zambrano) verás que no sólo los conservadores dan alguna importancia al folklore,…   » ver todo el comentario
En ese mundo no aparecería Venezuela.
Yo tuve la suerte de crecer en una casa donde el folklore y la etnografía eran religión. Me aprendí canciones de Nuberu,Nuevo Mester de Juglaría o Los Sabandeños antes de escuchar a Madonna. De pequeño me molaba mucho más "Los Comuneros" que "Thriller". Y de la mano de mi abuelo disfruté de la amistad de la familia Marazuela(Pito murió siendo yo muy pequeño, tendría como 6 años,pero un hermano suyo intentó sin lograr que yo aprendiera a tocar la dulzaina, cuyo sonido me parece hipnótico).

Por lo general valoramos poco nuestra música histórica. Y es una pena
Uno de los nuestros

menéame