EDICIóN GENERAL
212 meneos
1246 clics
Bertrand Russell: una vida dedicada al conocimiento

Bertrand Russell: una vida dedicada al conocimiento

Si hay una figura que defina la filosofía del siglo XX, esa es la de Bertrand Russell. El filósofo, matemático, lógico, activista y viajante impenitente, entre otras muchas facetas, fue uno de los intelectuales clave del siglo y uno de sus ejemplos más conocidos y reconocidos. No es fácil definir a Russell. Quizá lo mejor sea decir, simplemente, que fue un hombre que dedicó toda su vida a descubrir los entresijos del mundo que le tocó vivir, algo que puede sentirse en cada página de su extensísima obra.

| etiquetas: bertrand russell , filosofía , siglo xx , pacifismo , literatura
Yo estuve enamorado de Russell hasta que descubrí a Wittgenstein, lo que no le quita mérito al primero.
#1 dos grandes amigos (¿o algo más?)
De hecho se dice que cuando russell tenía algún problema con alguna construcción de lógica formal acudía a wittgenstein.
Un tipo que escribió dos libros (aparte de los artículos y conferencias) y con los dos cambió la filosofía analítica. Y la segunda contradiciendo (en parte) lo que había establecido la primera.
Un titán.
Siempre me emociona que un hombre que llegó a ser tan desgraciado, con varios intentos de suicidio, al final de sus días sus últimas palabras fueran diles que mi vida fue maravillosa. Se me pone el vello de punta.
#5 Me fascina también la parte no filosófica ( si eso existe ) de Wittgenstein, su trabajo de ingeniero. El motor a reacción que diseñó se basaba en los estudios de Herón de Alejandría y los cálculos que necesitaba para resolver los problemas de diseño le llevaron a conocer a Russell.
Estamos hablando de 1910, y este tipo ya había patentado un motor a reacción en una época en la que el triplano a hélice del barón Rojo era un portento de la ingeniería. Un titán, sí señor.
#2. El profesor sabía bien que se ha utilizado para ese cometido como herramienta, de la misma forma que otros teóricos tildaban a la diplomacia de escalón previo a la guerra, o a la política de continuación de la guerra. Y sin despeinarse.

Hay mentiras, grandes mentiras y generalizaciones.
Parece que Don Bertrand no se libraba de postverdades, con lo fashion que está la idea actualmente...
#2 Bueno, todo el mundo se equivoca.
#17 Gracias por admitirlo. :-D
“He vivido en pos de una visión social y personal. Social, por imaginar una sociedad en la que los individuos crezcan libremente y donde el odio, la codicia y la envidia desaparezcan porque nada hay para alimentarlos. Personal, por valorar lo que es noble, lo que es bueno, lo que es hermoso. Por permitir que instantes de lucidez impregnaran de sabiduría los momentos mundanos. Creo en todas esas cosas, y el mundo, con todos sus horrores, no me ha hecho cambiar de idea”
#3. Prístino voluntarismo utópico.
Ronda las novecientas noventa y cinco milésimas de pureza.
La conquista de la felicidad. Aún mantiene vigencia.
#4 Me parece mucho más valiosa la conquista de la verdad, aunque duela.

Y debe doler para que sea una auténtica verdad.

La felicidad puede ser engañosa, y frecuentemente lo es.
#7 Que sea engañosa no empece para reflexionar sobre ella.
Hay una biografía en comic, Logicomix, muy recomendable.
www.salamandra.info/libro/logicomix
En mi casa había un libro de él, la sabiduría de occidente, interesantisimo. Me resulta cautivante ya que el judío siempre intentó desprestigiarlo.
#8. [Cualquier libérrimo atisbo de antisemitismo en este octavo comentario es pura coincidencia].
N. del T.
Me pareció muy interesante leer este libro:
es.m.wikipedia.org/wiki/Por_qué_no_soy_cristiano
#_11 Algunos nos conformamos con vivir nuestra vida ajenos a la envidia, valorando lo que es bueno y humano y al conocimiento.
Si Russell tiene algo de utópico o de voluntarista es por creer que va a dejar de haber gente que piense de el que es utópico y voluntarista por aspirar a una buena vida, en el fondo pobre gente y muy triste
Os recomiendo en.m.wikipedia.org/wiki/Logicomix para saber algo más de él, buen cómic además
Los filósofos (o cualquier persona) que mostrara optimismo ya no tiene cabida hoy en día, en este mundo que siempre está alerta frente a la nada y que no cree en los cambios por culpa de un exceso de comodidad o limitación de la propia zona, donde el ego se retroalimenta y nada aprende por muchas vueltas que dé.

Hacen falta personas que dejen un legado como el de Bertrand. Nos recuerdan que podemos soñar con y por placer; incluso que, vaya por donde, si te lo propones lo consigues, y no necesariamente la intención u objetivo que tienes en principio.

menéame