edición general
79 meneos
3396 clics
Así fue la consola portátil Gizmondo, uno de los mayores fracasos de la historia

Así fue la consola portátil Gizmondo, uno de los mayores fracasos de la historia

Al menos no por aquellos que a día de hoy siguen pensando que es la peor consola portátil que se haya fabricado y comercializado nunca: Gizmondo de Tiger Telematics. Hoy os explicaremos brevemente cuál fue su caso, el por qué de su fugacidad y por qué pasó a la historia como una de las peores portátiles jamás hechas, que acabó además con uno de sus máximos responsables en la cárcel.

| etiquetas: gizmondo , consola portátil , fracaso comercial
Recuerdo que lo anunciaban en las páginas publicitarias de alguna revista y me generaba mucha curiosidad


Los comentarios los leeré con la voz de Sasel
#1 Poteeeencia!!!! xD
#1 Otro que se fue a Andorra, ¿no?
Pues con ARM9 a 400Mhz y por lo que he visto en los vídeos, lo que es técnicamente no estaba tan mal para una portátil de 2005.
#2 Ya te digo, funcionaba bien el Carmageddon. Ese juego en portátil, y más en aquel entonces, hubiera sido un deseo/ansia muy acertado.
#2 Yo la tengo, la conseguí por cuatro duros, y realmente para la época era la caña.
Recuerdo el hype y me suena que incluso llegue a tener una, pero no se que fue de ella.

#10 Al final hubo escene y se podian cargar emuladores o me estoy confundiendo con la gp32?
#25 Creo que algo hubo, no me hagas mucho caso. Eso sí, no se puede comparar con la comunidad tan grande de la gp32.
Poco se habla de la NGage
#3 +1 Una de mis mayores frustraciones. Nunca he tenido más claro qué móvil quería comprar... pero antes tenía que romperse el mío.

Lamentablemente a mí los móviles me duran una eternidad. Uno terminó enterrado en nieve y le dio igual. La consola murió antes de que pudiera jubilar mi teléfono :-(
#3 De los mejores móviles que tuve. Mientras el resto de la gente andaba con politonos y jugando al Snake, con el NGage podía jugar al Tomb Raider, emular con el Mame o el Snes9x, escuchar MP3 o hasta verme alguna serie
#15 yo tenía un Siemens sx1 y podía ejecutar los juegos de la ngage.
Eran los tiempos en los que los fabricantes se arriesgaban con diseños y conceptos imposibles de ver ahora.
#3 menos se habla de la Atari Lynx, pedazo armatoste debora pilas
Que pena los monopolios, porque una que fue un avance tanto técnico como de concepto fue la GP32.
Yo tenia esta vandal.elespanol.com/noticia/1350721125/asi-era-la-turbo-express-la-ol y la verdad que viendola ahora, pedazo armatroste
A mí ese modelo siempre me gustó físicamente. Si fuese fácil le metería una raspberry dentro.
#9 Tenemos gustos muy diferentes...
Se siente el plástico malo desde aquí.
Hablan mucho de Suiza en el artículo pero es una errata (y grande). Los que estaban detrás de la Gizmondo tenían conexiones con la mafia sueca.
#12 yo he leído un "Markus Eriksson" o similar y he pensado lo mismo, después que sería un sueco en Suiza, no que queria pensar que cometieran un error de colegio los redactores...
Yo estuve viéndola en la tienda de Regent St. Se colgaba todo el rato.
Al final comoré una Zodiac Tapwave.
#17 Una Zodiac? Menudo rollo tener que hincharla para llevarla a navegar :troll:
#17 yo aún la tengo! Leí no se donde que el plástico se deshacía, fui a mirar mi zodíac y efectivamente, aunque guardada en caja, estaba como gomosa
¿Cómo es que llega a portada un artículo de una consola mala de un año malo como 2005 que realmente hay que ser muy friki para saber que existió?
#8 Las historias de fracasos comerciales nunca pasan de moda. Y si se trata de tecnología aún gusta más por aquí.
#8 Por cosas como estas sigo entrando en menéame. Por cierto, ¿Por que 2005 fue un año malo?
#14 Bueno, no es que concretamente ese fuese un año malo. Me quería referir a que no es una época floreciente para las consolas como finales de los 80 hasta finales de los 90. En 2005 los smartphones eran una novedad y además empezaban a hacer muchas cosas. Si alguien quería gastarse una gran cantidad de dinero en tecnología portátil lo iba a hacer en un smartphone.
comentarios cerrados

menéame