262 meneos
8145 clics

Vísperas Asiáticas, el genocidio de cien mil romanos en Asia Menor por orden de Mitrídates

Hace muy poco, la profesora Mary Beard, flamante Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2016, explicaba en una entrevista el carácter genocida de algunas acciones del Imperio Romano. Y, en efecto, si bien los romanos llevaron a cabo varias barbaridades que se podrían ajustar a ese calificativo, también ellos tuvieron que vivirlas alguna vez desde el otro lado, como víctimas. Probablemente el caso más tremendo fuera el de las llamadas Vísperas Asiáticas.
etiquetas: mitridates, roma, matanzas
133 129 3 K 723 cultura
#1   Aunque he vigilado y me he protegido de todas las ponzoñas que un hombre puede tomar con su comida, no me he guardado contra el más mortal de todos los venenos, ese que se encuentra en la casa de todos los reyes: la deslealtad del ejército, de los hijos, de los amigos.

Según se dice esas fueron las últimas palabras de Mitrídates VI antes de que su hijo lo obligara a suicidarse.

La verdad es que la historia de este monarca famoso por darse de hostias con tres de los generales más renombrados de Roma da para serie. Su vida tiene de todo: asesinatos, traiciones, relaciones familiares "complicadas", incestos, genocidios, sangrientas guerras, misticismo, venenos. Vamos que Juego de Tronos se quedaría corta a su lado.
votos: 11    karma: 112
#4   #1 Un tipo fascinante, sin duda, aqui un podcast que le dedicaron www.ivoox.com/tortulia-mitridates-vi-edicion-omnibus-audios-mp3_rf_100
votos: 4    karma: 50
#5   #1 A mi eso que mencionas me recuerda lo de la espada de Damocles y a lo que puede llegar la mala percepción del tiempo (por otra parte) por los humanos, y la ambición o el ansia.

Fíjate cuantos emperadores romanos murieron asesinados para ser así mismo asesinados y aun así se disputaban el puesto. Otra cosa, claro, es cargarte al emperador porque ya te tenga echado el ojo.

La vida humana y ambiciones humanas a menudo son sumamente ridículas.
votos: 4    karma: 47
#2   No os preocupéis. Ya me he pillado el Civilization VI y, jugando con Trajano, me estoy tomando cumplida venganza contra rusos, japoneses, vikingos, sumerios y franceses. No va a quedar títere con cabeza.
votos: 7    karma: 72
#3   #2 Tu comentario me ha recordado a otro clásico  media
votos: 7    karma: 63
#7   #3 Los vicios que me pegaba yo al Age of Empires II. Juegazo!
votos: 1    karma: 11
#11   #3 no es para tanto, yo escuché hace poco en la radio, en un supuesto porgrama cultural para niños, que los vikingos venían de visita a las costas de Ecuador porque eran amiguetes de los indígenas
votos: 0    karma: 9
#16   #11 Dices bien, "supuesto" programa cultural.
votos: 0    karma: 9
#6   #2 Bisio supremo
votos: 0    karma: 7
#8   Lucio Valerio Flaco llegó a un acuerdo con Mitrídates plasmado en la Paz de Dárdano (85 a.C), por la que el monarca devolvería los territorios arrebatados a los romanos en Asia Menor, entregaría su flota y pagaría una indemnización de tres mil talentos.

Un talento era una medida de plata equivalente a entre 26 y 30 kilos. 3000 talentos serían unas 81 toneladas de plata pura. Sólo para que OS hagáis una idea ;)
votos: 5    karma: 50
#14   #8 ostias, no lo había pensado, vaya palaco!
votos: 1    karma: 20
#9   Las conquistas del Imperio Romano según Faemino y Cansado: m.youtube.com/watch?v=E7XweuqME88
votos: 0    karma: 9
#10   La historia de Mitrídates del Ponto da para mucho. Armenia siempre estuvo nadando entre dos aguas y eso le llevó a ser odiada por todos, partos y romanos. De todad formas el tío fue un listo que intentó aprovecharse de la coyuntura que le brindó la 3° guerra social subestimando el poder militar de Roma y de sus generales y se llevó su merecido
votos: 1    karma: 20
#13   #10 su merecido? Depende desde el punto de vista que lo mires.
votos: 0    karma: 8
#15   #13 desde el punto de vista de ser un rey alfeñique controlado en todo momento por Roma
votos: 0    karma: 11
#12   Se me ha hecho corto el artículo. Interesante.
votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados

menéame