edición general
17 meneos
120 clics

Mark Shuttleworth : "Me sorprendió que no demasiada gente entendiera el futuro de Ubuntu"

Cuando en octubre de 2011 Mark Shuttleworth publicó en su blog personal aquella entrada sobre el futuro de Ubuntu mucha gente estaba prestando atención. Esta distribución Linux, la más popular en este segmento, no se restringiría al escritorio: su ambición era llegar a "teléfonos, tablets, televisores y pantallas inteligentes en todas partes", decía entonces.

| etiquetas: ubuntu , shuttleworth
#7 Normal. Desde los tiempos de maricastaña se sabe que si quieres hacer algo multiplataforma vas a estar limitado por la plataforma menos potente, en este caso el móvil.

Por eso ahora hay aplicaciones móviles en los escritorios.
#9 Es una maravilla únicamente sobre el papel.
#10 Bueno para gustos... pero por posibilidades les da en los morros a cualquier juguete como son ios y android. Ahora mismo no le recomiendo un windows phone ni a mi peor enemigo, y no soy de gastarme un riñon en un movil, pero si cumplieran todo lo que prometen posiblemente seria la primera vez que me gastaria un buen dinero en un movil.
Al contrario: lo entendieron perfectamente. Usar el mismo SO en el escritorio y en el móvil / tablet lleva a desastres como el de Windows 8 / 8.1 / 10. La gente con dos dedos de frente huye de eso como de la peste.
#2 ¿Por?.
#2 ¿?
La idea de windows 10 es una maravilla. Lastima que sean siempre promesas y cuando lleguen, le va a pasar como a ubuntu, ya esta todo el pescado vendido desde hace años.
Ubuntu, la eterna promesa...
#1 En el mundo actual "el futuro" es el año que viene o 2 años como mucho.

Decir eso en el 2011 y no tener un móvil hasta el 2016 es como no decir nada. Era solo eso: una ambición.
#4 No era una ambición, solo una necesidad de US$32 millones en una industria emergente que requería —y requiere— más puntos de vista y no solo un enfoque exclusivamente comercial.

En definitiva, se trata (otra vez) del clásico caso de Be Incorporated contra Microsoft.
#1 No sé en que mundo vives, pero no es ninguna promesa.
comentarios cerrados

menéame