edición general
39 meneos
481 clics
Este envío tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

Llamando al lobo como idiotas

El primero llevaba una bolsa con los objetos robados y el segundo tuvo cuajo para caminar despacio ante los vecinos que lo miraban con asombro e indignación, arrojar el cuchillo a un contenedor de basura y alejarse como si estuviera dando —y en realidad es lo que hacía, dárselo— un tranquilo paseo. Impotente, en la esquina misma, la dueña de la casa, que había escapado al verlos entrar, los miraba alejarse.

| etiquetas: violencia , robos , inutilidad

menéame