EDICIóN GENERAL
117 meneos
1359 clics
De la jara y otras yerbas. Ferlosio y Delibes de Castro conversan sobre los incendios rurales

De la jara y otras yerbas. Ferlosio y Delibes de Castro conversan sobre los incendios rurales

Rescatamos el diálogo entre el premio Cervantes y el exdirector de la Estación Biológica de Doñana, publicada primero en "ABC" y ahora en los "Ensayos Completos" de Ferlosio.

| etiquetas: incendios , ferlosio , literatura , biología
Gracias @Melodious hasta dónde he llegado he disfrutado muchísimo, mañana seguiré. También apuntar lo que a muchos les resultará curioso, ambos son cazadores...no todos somos escoria con sed de sangre
#1 ningún cazador dirá nunca que lo suyo es sed de sangre, ni un torero ya puestos, arte, control cinegetico...
Ferlosio afirma que dejó la caza por el inmenso y malsano placer que le daba el matar. Era algo demasiado fuerte e inmoral como para seguir practicándolo. En este artículo sobre las armas, la NRA y demás lo explica maravillosamente:

"Ningún cazador, como yo mismo hace 70 años, negará el fuerte y gratificante sentimiento de poder que da romper el vuelo y la vida de una perdiz sobre la vertical de su cabeza al verla y oírla rebotar casi a sus pies con el tan celebrado “pelotazo” propio de…   » ver todo el comentario
#2 Que asco
#3 Por eso dice Ferlosio que acierta Homero cuando dice "el hierro por sí solo atrae al hombre", y que estamos cegados a veces con la razón instrumental. Las armas son un fin en sí mismo, son el puro recreo narcisista del poder por el poder.

Desde luego no cabe mayor honestidad (teniendo en cuenta que abandonó la caza para siempre, además).
#4 Por eso nunca me ha gustado la caza. Me he criado en un pueblo, con animales de granja y todo. Lo de matar un animal para comer bien, pero el matar por deporte como la caza siempre me a parecido asqueroso. Eso de sesgar una vida por placer me parece de psicópata.
#5 Decir que la caza es un deporte es como decir que masturbarse es un deporte. Es una suerte de chiste para vestir algo que en realidad se hace por impulso y por puro placer personal.
Durante siglos, cazar fue una actividad necesaria, incluso un oficio, pero a día de hoy (salvo contadas ocasiones en las que la realiza un guardaparques) la caza es un vicio disfrazado de deporte.
#3 no es sed de sangre... Es arte! {0x1f601}
Los volunatrios estudiantes extranjeros y ecologistas, no son la mano de obra con experiencia y conocimiento del lugar de antaño.
No se puede volver a la naturaleza cuando se le ha dado la espalda y de espaldas a la naturaleza no se puede vivir.
comentarios cerrados

menéame