EDICIóN GENERAL
521 meneos
7900 clics

Infiltrada entre mujeres de la limpieza

Flaurence Aubenas (Bruselas, 1961) ya ha estado dos veces en el infierno. La primera, en 2005, cuando la reportera fue secuestrada en plena guerra por los iraquíes, que la mantuvieron seis meses en un zulo. La otra, no hace ni dos años, en la normanda Caen, cuando decidió apuntarse a las oficinas del paro francés para ver cómo se traducía esto de la crisis en la piel y no en los parquets bursátiles.

| etiquetas: florence aubenas , francia , crisis , el muelle de ouistreham
232 289 1 K 510 mnm
232 289 1 K 510 mnm
"a la ministra de Justicia francesa le dedicamos cuatro portadas por ser madre soltera y ni una por temas de su gabinete" :-) Me ha gustado, uno de esos artículos que te hacen volver a creer que el periodismo tiene salvación.
#2 Estoy contigo, a veces aparecen coletazos de que el periodismo va salir de su abstinencia, pero bueno yo pienso, que el periodismo se va quedar como esta, y va surgir un quinto poder, el poder de la gente a decir las cosas con claridad en la red.
#7 Los periodistas son los que se especializan en decir las cosas que deberían importar, porque conocen las fuentes -lo más importante-, saben contrastar la información y tienen un código deontológico. El problema hoy en día es que por un lado la sociedad está compuesta por un grupo cada vez mayor de imbéciles con influencia económica y por otro que la prensa se financia de la publicidad. La única salida, en mi opinión, es pagar una subscripción, seguramente cara, para que los periodistas del medio al que financian sus subscriptores puedan trabajar libremente conforme al ideario del medio sin verse coartados por los anunciantes. Si algo me convence cada vez más es la idea de que la libertad nunca fue ni barata ni fácil de mantener viva.
No os perdáis el último párrafo:
"Aunque Aubenas está en plantilla del prestigioso semanario de izquierdas francés Le Nouvel Observateur, nunca se le ocurrió plantear el reportaje para su revista. "Mi jefe me hubiera dicho que lo hiciera en los fines de semana, en mis ratos libres; en el periodismo actual parece que sólo hay espacio para lo extraordinario (una catástrofe; una guerra) y, sobre todo, para esta especie de carrera para hacer reír a la gente, no preocuparla, hablarle de

…   » ver todo el comentario
#10 Sí, eso es algo que sorprende de España y que nos acerca a países subdesarrollados, hay mucha gente reacia a hablar de cuánto cobra, o porque cobran mucho (pero no contribuyen al fisco de igual manera y tienen miedo a que les pillen) hasta el que gana una mierda y se avergüenza de soportar condiciones de esclavitud por cuatro perras.

En otros países donde todo el mundo puede saber lo que gana cualquiera porque se puede consultar on line no hay tantas reticencias.
#12 Yo no. Y no me apetece dar detalles, pero no pasa día sin que me sienta agradecida por haber escapado a mi destino. Provengo de una familia en la que no aguantar en un trabajo fue, durante muchos años, signo de debilidad... No aprobar un examen no era tan jodido, no sé si me explico.

Y sí, hay algo todavía más jodido que ganarse uno la vida con un trabajo duro, penoso y mal pagado: estar trabajando para personas que se creen mucho más que tú por estar a uno u otro lado de la barra/mostrador/garita.

Hay trabajos duros, pero no indignos. Lo que les confiere tal condición son los ojos que los miran... Señores, para que mi WC funcione, alguien tiene que velar por que no se embocen las cañerías... Y así, todo.
#14 ¿A qué me dices que no exactamente? ¿A decir cuánto cobras?
Perdona,#12, intentaba decirle a #11 que yo no vivo en la nube... Ojalá.

Y no tengo inconveniente en decir cuánto cobro... Cuando lo hago. Hace tiempo que no es el caso. :-(
Un golpe de realidad siempre viene bien:

"Aubenas sólo consiguió, al cabo del primer mes y medio, un trabajo de limpiadora de dos horas y media, de 5 a 7.30 de la mañana. "No sabía ni que existieran faenas así; el contrato indefinido es una quimera", apunta. Y no es coto de inmigrantes, sino que en la plácida Caen esas ofertas las copan franceses blancos y rubios. "

Pues sí. Y no solo esas. También hay gente que se mancha de grasa y se rompe las manos para…   » ver todo el comentario
Vamos hacia el modelo chino de capitalismo. Trabajo en régimen de semiesclavitud. A no ser que reaccionemos.
Muy esclarecedor este párrafo:

"La periodista entró a formar parte del 20% de los franceses con empleo precario "cuando en los años 70 apenas eran el 2%", recuerda, limpiando váteres a una media de tres minutos por baño, un hemisferio del mundo laboral que no tiene nada que ver con el otro, el tradicional, "el que permite tener un móvil y parar en la máquina de café; nosotros estábamos en un mundo en el que te recomiendan y, así acaba siendo, que te vuelvas invisible

…   » ver todo el comentario
Los periodistas de investigación, junto con el rinoceronte de Java y los tiburones de las Galápagos, otra especie en peligro de extinción… Oh, wait!!
La de sorpresas que se llevarían inflitrándose en algunos trabajitos en este país, abusos de tutiplen...
#3 Conozco a alguien a quien mandan a juicio por negligencias de los jefes. Un trabajador ha tenido un accidente, y plas! El jefe se libra, y pringa el subordinado, al que le cargan el muerto del accidente. Un subordinado que ha tragado durante mucho tiempo irregularidades en el curro, tanto de exceso de horarios como de exceso de trabajo como de exceso de responsabilidad, con la "amenaza" de "si no tragas, te largamos". Vergonzoso. Pero la gente aguanta y aguanta, porque claro, "la cosa está mu mala". Me hierve la sangre cuando pienso en la de gente que se está dejando enganhar para aguantar condiciones pésimas y abusivas :-(
... espera, ¿está comparando ser secuestrado por una guerrilla en Irak con estar en el paro y tener que trabajar precario?

Joder, no le quiero quitar peso al asunto, pero creo que esta gente está exagerando un poco.

... dedicando 3 horas a transporte, comprando en superdescuento, ... bienvenida a mi mundo los últimos 3 años..., y repito ¿esto es igual que ser secuestrado por una guerrilla en Irak?,... hacer cola en el Dia es un suplicio, pero tanto?
#21 no creo que lo compare, dicen que son situaciones extremas. Aunque bajo mi punto de vista esta mujer se ha podido "convertir" por unos dias/meses/años en algo que no es. Pero tambien sabía perfectamente que cuando hubiera escrito o vivido la experiencia, lo dejaría y volvería con su vida. Por lo que alabo la labor ed difundir su historia pero que haya pasado por un segundo infierno no lo tengo tan claro.
El problema que tenemos es que hemos aprendido a dejar nuestra dignidad y nuestros derechos a la puerta de la empresa como si esas ocho horas estuvieran fuera de la constitución. Hay gente que se ha dejado la vida por pelear por la libertad política. Pues lo mismo hay que hacer dentro de la empresa: echarle huevos y no tragar. Lo que pasa que es muy fácil echarle la culpa a los demás y joder a tus compañeros poniendo el culo cuando los demás pretenden luchar por algo. En fin, que nada se obtiene por concesión, todo lo hay que pelear.
El periodista Günter Wallraff lleva 30 años haciendo este tipo de reportajes, en una época y en un pais con un índice de desempleo casi ridículo. Qué saldría si eso se hiciera en España, comenzando por los propios periódicos donde el periodista trabajase?
Esta historia ya fue contada en su día. Prefiero la historia real de una sufrida limpiadora, no la fingida de una periodista 'todoterreno'. Esto no es periodismo es suplantación.
Me acaba de deprimir del todo.
Versión EEUU en 'Por cuatro duros', de Barbara Ehrenreich.
Ole para esta periodista de los que ya no quedan.
Resulta que en la plácida Francia no es oro todo lo que reluce... ni en el mercado laboral (contratos laborales y situación de sistema de colocación), ni en el mercado periodísitico de como LNO no publica un reportaje denunciando la situación. Estos periódicos de izquierdas... :roll:
Bienvenida al páramo de lo real
cinco estrellas
#0 te me has adelantado por un minuto ;)

"En mi primera visita dije que cogería cualquier trabajo de cualquier cosa y el empleado me dijo: '¡Anda, qué novedad, como todos!'...les han cambiado su labor social por una meramente estadística, han de camuflar las cifras del paro como sea, cambiando categorías y conceptos; son estadísticas políticas, no listas para ser resueltas y el que espera en el otro lado de la mesa lo intuye; el ambiente dramático es real".
vaya tela
Olé!!! Me parece muy buena la iniciativa de esta mujer!!!
Hacen falta más periodistas como ella que consigan abrir los ojos al aborregado pueblo del pan y circo
comentarios cerrados

menéame