EDICIóN GENERAL
10 meneos
40 clics

Censurado por sistema

Reflexionamos sobre los mecanismos de censura que se establecen en Internet. Los algoritmos de las plataformas digitales como Facebook y Google no son neutrales, seleccionan determinados contenidos en función de los intereses -políticos y económicos- de estas multinacionales.

| etiquetas: censura , dietetica , digital
Ahora es censura que una empresa privada elija qué contenidos permite y cuales no. A la altura de la censura que realizan los bares con el derecho de admisión.

Como se ha retorcido un término tan serio...
#1 es censura si, mienten diciendo que son fórmulas asépticas.
La realidad es que es la expresión de la propaganda de esta dictadura.
#3 ajam, cuéntame más. Es superinteresante. Veo que dominas el concepto de censura al dedillo xD
Censura sería si la política de contenidos se dictara a nivel institucional. El resto se llama barro mi patio como quiero; al igual que cada uno decide qué/quién entra en su casa, estas multinacionales hacen lo mismo.
#2 Ojo, no digo que esté bien, y mucho menos que lo apoye. Simplemente, el objetivo principal de las empresas es ganar dinero y sus políticas están diseñadas precisamente para ello.
Los algoritmos de Facebook y CIA, son la expresión del estado terrorista EEUU.
Formas de lavar la cabeza, como ha confiado el tema Cambridge analityxs.
Terrorismo empresarial e ideológico,
sin novedad.  media
#4 Youtube es mas cuidadosa con eso, elimina todos los vídeos que muestren violencia, independientemente de quien la ejerza o reciba. Facebook es otro tema.
La popularidad de las redes sociales tiene su lado político-económico. Facebook ha manipulado elecciones en diversos países alterando la opinión pública a través de la inserción de miles de trolls. Creo que es hora de desenmascarar un poco las redes sociales. No son solo un pasatiempo perssonal o un narcicismo estúpido. Son también un elemento de poder. Saben que la gente usa Facebook u otras redes sociales hasta cuando come o va al baño.
comentarios cerrados

menéame