EDICIóN GENERAL
253 meneos
5104 clics
Así nació "La Segunda Oportunidad"

Así nació "La Segunda Oportunidad"

Aquel viernes 20 de octubre de 1978 nada volvió a ser igual en la televisión en España. Generaciones enteras de españoles, desde los que eran niños hasta los que ya nos dejaron, son incapaces de olvidar la famosa cabecera de “La Segunda Oportunidad”. Un fabuloso Jaguar XJ6 4.2 de primera serie se estampaba contra una enorme piedra a una velocidad --estimada-- de 145 km/h. Al cabo de unos segundos, el coche se reconstruyó en cámara inversa y el accidente fue “evitado”.

| etiquetas: segunda oportunidad , paco costas , alain petit , seguridad vial
126 127 1 K 446 ocio
126 127 1 K 446 ocio
En portada y sin comentarios...
#1 Tampoco tiene negativos, lo que demuestra que Mnm está llena de yogurines que no saben de qué va la noticia
#14 ah, era una respuesta a #8 que utilizó "yogurines", un término con el que los ancianos llamaban a los jóvenes en los setenta (ahora los yogurines son señores gordos de mediana edad con hipertensión).
"El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra"
#2 Justo esta semana no se porqué me vino a la cabeza esa frase, con la imagen de la cabecera donde se decía y ahora veo esta noticia.
Tres comentarios sin ningún valor
#3 Deja pasar el tiempo, hombre. Dentro de un par de horas ya habremos alcanzado los 100 comentarios... sin ningún valor.
Me dejaban quedarme hasta ver la cabecera. Luego, a dormir. Momaba un puñao :-D
#4 Pues creo recordar que no tenía ni un rombo :-P
#29 Ya. No tenía ni un rombo, pero lo emitían a las 10 o las 11 de la noche, cuando yo tenía 4 años. Ya me parecían generosos mis padres por dejarme verlo, aunque fuera viernes.
Mítico e inolvidable, quizá más cuestionable era si tuvo efecto en los conductores de este país, las cifras de muertos en carretera aún subirían hasta cifras escalofriantes años después.
#5 quizá porque tanto antes como ahora, el grueso de muertos en la carretera no eran causados por gente conduciendo a grandes velocidades coches de 4200cc, pero es lo que todo el mundo quiere oir y es lo que nos venden los medios porque sirve a las autoridades para justificar radares y ganar miles de millones al año con ellos.
#7 si hubieras leído el artículo sabrías que no se culpaba a eso
#5 Para poner las cifras en contexto hay que tener en cuenta el número de vehículos. Las víctimas hicieron tope en los 90.
#9 y sobre todo los kilómetros recorridos... aunque curiosamente quienes más kilómetros hacemos al año solemos ser quienes menos accidentes tenemos.... Claro que en muchas ocasiones viene ayudado porque somos conscientes de la necesidad de un mantenimiento a rajatabla, a que en ruedas no se ahorra y a que sabemos que nos va la piel en llevar un buen coche.
#10

Menos accidentes por kms, pero al final, la estadística es la estadística.

A mi me han metido tres hostias estado parado que me han dejado en la que menos el coche una semana en el taller. Cuando inventé el smart a partir del corsa, fueron tres meses.

Por suerte, si mas consecuencias.
#9 ...ruta del bacalao?
#19 Premio. Fue el nivel máximo de desmadre sumado a coches que aún dejaban muchísimo que desear en seguridad activa y pasiva, tanto los coches nuevos como lo que se podía permitir la juventud de entonces.
Hola místico!
#0 votada por el montón de viejos decrépitos y de semimuertos que aun pululan por aquí! {0x1f628}
#11 ¿pretendes ser gracioso o solamente desagradable?
Paco Costas, un gran amigo de mi padre, también metido en el mundo del automovilismo de aquella época. Le recuerdo viéndole llegar a nuestra casa en su Maserati Bora, con esa pinta de chulín setentero pero igual de sencillo y cercano que en sus programas. Creo que empezó de mecánico en Galicia y poco a poco fue haciéndose un nombre, algo impensable hoy en día.
Veía su programa con devoción infantil y creo que a muchos, no solo niños, nos enseñó la importancia de los cinturones, el alumbrado, el respeto a las señales... Todo en aquellos días en que no teníamos ni airbag, ni abs, ni reposacabezas, ni sillas infantiles.
Grande Paco!
Qué recuerdos de pequeño.
He vuelto a ver la cabacera y... uf, es que aún hoy en día impresiona. No sé de quién fue la idea pero la acertó de lleno, no como la mayoría de cabeceras de los programas de hoy en día que son un montón de colores moviéndose sin sentido alguno.
#17 En mi memoria tengo grabado el haber visto la cabecera del programa en el cine del barrio, no sé si como mensaje de seguridad vial o anunciando el programa. ¿A alguien más le suena que la cabecera se pasara en cines?
¿Alguien recuerda el nombre del locutor? Es una de las voces clásicas de la tele.
...me acuerdo :-(
El contraste con los tipos de ahora, que buscan su propia notoriedad por encima del programa y de sus invitados, es el signo de los tiempos. Íñigo, Costas, Rodríguez de la Fuente, Balbín, Ibáñez Serrador, de la Quadra Salcedo, Rosa Maria Calaf... Ya apago la tv en blanco y negro.
Para el que no se haya dado cuenta (aparece mencionado en el texto), el artículo es de Javier Costas, nieto de Paco Costas, el presentador del programa. Javier es también periodista sobre el mundo del motor y ha escrito en varios medios conocidos como Motorpasión.

Vamos, que más de primera mano no puede ser la información.
#22 Por cierto, que no sabía que Paco nos dejó este verano. Descanse en paz.
javiercostas.com/2018/07/gracias-por-el-carino/
Qué belleza de programa. Pienso en la pobreza de hoy y los billetes que se ponían antes en la mesa para rodar y crear cultura.
Lo citan arriba a Félix Rodríguez de La Fuente, aún busco voces de una elegancia como la suya.
De estos días me quedo con Ignatius, es el ser televisivo que me resulta más cercano.
#25 Me resulta curioso que antes, con un solo canal que solo emitía solo por la tarde, sin competencia alguna, y se realizaba un esfuerzo tan impresionante por la calidad.

Y ahora, con la necesidad acuciante por la audiencia, no se mire por esa calidad.

No lo entiendo.
El permante problema de la sociedad española. Los ilustrados visionarios y los rancios poderosos censores incapaces de mirarse el ombligo.

menéame