Hace 8 años | Por ChanVader a yorokobu.es
Publicado hace 8 años por ChanVader a yorokobu.es

‘Puta’ ha estado cargada desde los orígenes del castellano de un sentido peyorativo. Y como para muestra vale un botón, la figura de la alcahueta por excelencia de nuestra literatura, la Celestina, no se nos presenta como un personaje digno de imitar. Incluso en una de las ediciones definitivas que tuvo la obra allá por 1502 ya se incluía en el título de la misma: Tragicomedia de Calisto y Melibea y de la puta vieja Celestina.

Comentarios

D

Putas somos todos/as, miento, si fuesemos putas al menos cobrariamos mas que estos sueldos de mierda.

tiopio

DESENGAÑO DE LAS MUJERES



Puto es el hombre que de putas fía,

y puto el que sus gustos apetece;

puto es el estipendio que se ofrece

en pago de su puta compañía.



Puto es el gusto, y puta la alegría

que el rato putaril nos encarece;

y yo diré que es puto a quien parece

que no sois puta vos, señora mía.



Mas llámenme a mí puto enamorado,

si al cabo para puta no os dejare;

y como puto muera yo quemado



si de otras tales putas me pagare,

porque las putas graves son costosas,

y las putillas viles, afrentosas.

D

de puta madre! todo depende del contexto, no de la propia palabra

Brugal-con-cola
editado

muy chulo y entretenido el articulo