EDICIóN GENERAL
114 meneos
997 clics

Un dispositivo de asistencia ventricular hecho por una impresora 3D (ING)  

El estudiante de doctorado de ETH Kai von Petersdorff-Campen ha desarrollado un método para crear productos que contienen imanes usando impresión 3D. Cuando Kai von Petersdorff-Campen decidió fabricar una bomba de corazón artificial utilizando la impresión 3D, no sospechó que su proyecto atraería tanta atención. La pieza fue de muy baja calidad pero funcionó. "Mi objetivo no era hacer una buena bomba de corazón, sino demostrar el principio de cómo se puede producir en un solo paso", dice Petersdorff-Campen.

| etiquetas: corazón , asistencia , ventricular , impresión , 3d
Cuanto quedara para que nos pongan una maquina compiladora en el portal de casa...
En si el procedimiento no muestra el aparato en su máxima expresión, lo que pretende mostrar es lo creativo del procedimiento para producir el aparato.
Interesante.
Aunque no se del todo funcional como el mismo investigador afirma, me parece una muy buena muestra de lo que se puede llegar a hacer con fabricación aditiva si lo adaptas bien a tu campo de investigación.

Realmente lo que han hecho se podría después trasformar de alguna forma en moldeo por inyección por ejemplo, usando pellets del mismo material, fabricando los moldes metálicos negativos en impresoras 3D de metal que también existen... Y así conseguir un producto comercializable a gran escala.
#3 la gracia de este dispositivo esta concretamente en que se construye de una pieza. Es decir se hace una sola impresión con varios extrusores que inyectan diferentes materiales, entre los que hay uno con propiedades magnéticas. El resultado es una bomba no desmontable con el rotor integrado en la carcasa.

Es decir, no tendría sentido hacer moldes. No se puede porque luego no se podría montar.

En impresión 3D se llama "Print in place" por no requerir ensamblaje posterior. Con…   » ver todo el comentario
#3 La gracia es más bien ahorrarse eso de los moldes y tal. Como cada cual tiene su propio corazón, probablemente no se puede diseñar una válvula genérica que le valga a todo el mundo. Pero si a partir de una radiografía puedes imprimir la que te venga bien en el quirófano, justo antes de implantártela, por mucho que cueste la impresora 3D se está bajando el coste una barbaridad respecto a tomar medidas, encargarla a medida a un laboratorio específico e implantarla.

En realidad ya hay hospitales que hacen algo parecido en cosas más simples, como férulas para un esguince. En vez del típico yeso, te toman cuatro medidas, un programa las usa para generar una férula a medida, se imprime y listos. Férula a medida a precio de risa.

menéame