EDICIóN GENERAL
48 meneos
249 clics

El amor de Abelardo y Eloísa y el placer de tener razón

Cuando un cerdo es conducido al mercado, ¿Es el hombre o la cuerda quien lo sujeta?, ¿Tenía Cristo prepucio o fue circuncidado?, en tal caso al ascender nuestro salvador a los cielos… ¿el prepucio también lo hizo pese a estar separado de su cuerpo? ¿Cuántos ángeles caben en la punta de un alfiler? Y qué decir de los razonamientos gualídicos, así llamados en honor a Gualón: 1) Tienes lo que no has perdido. 2) No has perdido cuernos. 3) Luego tienes cuernos. O este otro: 1) Ratón es una palabra. 2) Una palabra no roe queso. 3) Luego el ratón...

| etiquetas: abelardo y eloísa , dialéctica , filosofía , teología , historia
43 5 3 K 201 mnm
43 5 3 K 201 mnm
Hay Eloísa y Abelardo, hay meneo.
“Con pretexto de la ciencia nos entregábamos totalmente al amor. Y el estudio de la lección nos ofrecía los encuentros secretos que el amor deseaba. Abríamos los libros, pero pasaban ante nosotros más palabras de amor que de la lección. Había más besos que palabras. Mis manos se dirigían más fácilmente a sus pechos que a los libros”.
Así cualquiera estudia...
Lo de 'quedar para estudiar' por lo que se ve es más vıejo que la imprenta, y puede que tambıén sea más vıejo que el feudalismo.
comentarios cerrados

menéame