RELATOS CORTOS
6 meneos
67 clics

La Línea del Horizonte

Iba acompañada de Biombo, un perro Gran Danés, que olisqueaba cada rincón de la naturaleza en aquella zona repleta de robles. Levantó la pata dispuesto a marcar territorio. La niña brincó y rio, tapándose los ojos con las manos. Esperó a que el sonido cesara. De nuevo el ambiente quedó curioseado por el olisqueo alternado de resoplidos. Apartó las manos y se dejó llevar por la observación. Se encontraba rodeada de árboles que se acompañaban sin arrimarse. Anchas maderas cubiertas de una …
2 meneos
3 clics

Resumiendo la vida

Relato sobre realidad virtual y sus consecuencias.
1 meneos
2 clics

Visión Infantil

Es un cuento corto de un grupo de cuentos que hice el año pasado mientras estuve de retiro en un hospital psiquiátrico. Estaré subiendo varios así, al igual que ya hay uno extra online.
1 meneos
1 clics

Guardián

Relato a partir del concepto del libro El Guardián entre el Centeno, criticando a su vez la sociedad actual.
1 meneos
4 clics

El Primero

Relato sobre La Creación.
2 meneos
7 clics

Los Crímenes del Agua: Las Pescadoras de Perlas

El viento golpeaba con fuerza el rostro del profesor Ulises Flynn. Desde la posición donde se encontraba, la altura del acantilado parecía más alta. La caída era de unos 20 metros. Pero no tenía más opciones que la de saltar. O saltaba o le mataban. Su perseguidor le acechaba y en cualquier momento saldría de la espesura del bosque para llegar hasta el acantilado donde se encontraba. Había conseguido despistarle momentáneamente pero aquella situación no duraría mucho tiempo. Que se dejase atrapar tampoco era una opción. El asesino a sueldo estaba armado y el profesor no. Ulises Flynn no era…
1 meneos
4 clics

Doce por doce - Manuel M. Almeida

Veinte minutos para la medianoche. Todo listo. En la terraza. Las uvas en un platito, el gorrito de cartón, el matasuegras, la televisión a tope, el cava, la copa, el smartphone recién cargado. Era el quinto año que celebraba la fiesta a solas, en casa. Tres navidades ya desde lo de Manuela. ¿A dónde iba a ir él? Quince minutos. Un sobresalto. ¡No había contado las uvas! Ya le había pasado una vez. Las compraba en lata, ya peladas y despepadas. Justo doce. Aquella vez no las contó. Y ya demasiado tarde descubrió que sólo había once. Le faltó una campanada. Lo arregló con una almendra. Pero hoy no le volvería a pasar…
2 meneos
4 clics

Relato Corto: Sólo por las risas

No es habitual vivir lo suficiente para ver tu propia esquela en un periódico y sin embargo Marta respiró aliviada cuando vio la suya. La necrológica, firmada asépticamente por un “su familia”, rogaba una oración por su alma y anunciaba la hora y el lugar en el que tendría lugar el velatorio al día siguiente.

Hipócritas, musitó Marta, mientras esbozaba una media sonrisa.
1 meneos
5 clics

La Gente

Relato sobre cómo actúan las personas frente a una mano que se le ofrece.
3 meneos
23 clics

Donde la música habita

[Atención] "Spoilers" de Crónica del asesino de reyes

Todo estaba oscuro pero la música seguía allí, bailando. Atrayéndolo como una lámpara a una polilla. De repente, una luz se filtró por una rendija en la habitación oscura y él la siguió, dirigiéndose hacia la melodía. Aquella melodía le resultaba familiar, pero qué no se lo resultaba en la música. Él había nacido con ella, ella había sido su amante, su eterna compañera; y ahora, solo rencor y cenizas, anhelo y extrañeza, solo quedaba silencio. Y, sin embargo, allí estaba ella, al final del recorrido, sonando mística y poderosa.…
1 meneos
1 clics

Paisaje Creador

Nuevo relato para un certamen.
1 meneos
 

Naturaleza muerta, Raúl Ariza

Eva es delgada y alta, con un aspecto que escora hacia la armonía, y tiene esa belleza limpia y fresca de joven que debiera ser feliz.
En ella todo es como de miel. Dorado y meloso. Su carácter y también su cabello, rubio, liso y recogido en lo alto con una diadema de color blanco. Su peinado, despejado sobre la frente, descubre unos ojos claros, una mirada inquieta y un moratón sobre el pómulo izquierdo.
Su figura, en medio de esta estancia que con la creciente claridad tiene un algo de ábside gótico, parte y dispersa el haz de luz primeriza que entra por el amplio ventanal del estudio en el…
1 meneos
2 clics

Sócrates fue el Primer Superhéroe

Diálogo (por supuesto) entre dos personajes aleatorios sobre la figura de Sócrates.
1 meneos
 

La Rebelión de los Juguetes

Un duelo al más puro estilo del Salvaje Oeste.
1 meneos
4 clics

Mi Lolita

Basado en lo leve en el clásico de Nabokov.
2 meneos
2 clics

La Cancioncilla

Relato sobre esas melodías que uno no puede quitarse de la cabeza.
1 meneos
45 clics

Quedé con mi violador para tomar un café

Qué se siente al enfrentarte cara a cara con tu agresor en una cafetería.
1 meneos
2 clics

Axioma, robot del futuro

"Decidió llamarla Axioma porque era una palabra que le gustaba y sonaba futurista. Por otra parte debía darle nombre si iba a perder la virginidad con ello… ella.".
1 meneos
25 clics

Admiración

Ella era estrepitosamente hermosa.

Él debía encontrar una forma decorosa de amarla.

Se sentaron, y comenzó a dirigirse a ella con un discurso largamente ensayado en su mente.

- Te debo una explicación. Por supesto que te he prestado atención, pero es que me siento cómodo admirándote. No quiero contaminarte con un exceso de interacción. Me basta con aprobar todo lo que tu hagas, contemplarlo y sentirme bendito por tu existencia. Me basta conque sepas, que al menos nadie te quitará el logro de haberme hecho feliz. Déjame ser tu admirador para siempre. Por mi parte, me comprometo a ejercer mi condición con esmero y a tu total satisfacción.

-Ella le miró crucificándole con la perfección de sus labios, hizo un intento de entrelazar las manos, y finalmente comprendió que se debía detener ahí.

Y fueron felices para siempre.
1 meneos
4 clics

Ya no es lo mismo

Conversación sobre qué chistes usar y los peligros que suponen algunos.
3 meneos
32 clics

Nos estábamos cormificando

Morgana me mostró un puerro. Y yo supe que me la tenía que tirar más. Entonces supe que debía tirarme a un calabacín. Pero eso no era suficiente, así que me tiré a una sandía sin pepitas de 15 kilos. Yo he hecho mi hortícola trabajo, así que me voy.
2 meneos
14 clics

Helena, las últimas vacaciones

Los golpes en la puerta son cada vez más violentos. Los gritos, empapados del odio más visceral, apenas nos dejan oírnos entre nosotros. Reproches, amenazas y palabras ininteligibles deformadas por la rabia, retumbando de tal manera que parecen haber hecho un nido dentro de mi cerebro. Es tan desquiciante que siento ganas de arrancarme las orejas.
1 meneos
4 clics

El Hombre Mundano contra el Genio (o cómo derrotar a Sherlock Holmes)

Diálogo entre el conocido detective y el hijo de su rival.
4 meneos
20 clics

El guardián (Relato)

"Habité un mundo que bien conoces. Sí, sabes que hablo de ese mundo donde puedes pasear de una punta a otra sin toparte con ningún obstáculo o peligro. Las piedras son de corcho, y por el grifo sale miel. Allí en ocasiones la luna, si eres lo suficiente paciente, sonríe y guiña un ojo. Tú ya sabes de qué mundo hablo.".
3 meneos
23 clics

Robo magistral

Logro: Ganar a la protagonista hallando lo robado más rapido.

"Mi próximo hurto alcanzará una cota mundial. Todos notarán su falta cada día, mas ninguno dará con lo robado"

La comisaria Miranda tomó su silla; días atras su oficina no había cambiado nada, ahora todo mutó a algo distinto, singular. La famosa ladrona "La Gata" había cumplido su aviso: algo faltaba y no lo distinguía ni Miranda ni ningún policía.

Miranda sacó su pluma, las palabras fluían con agilidad. Cuando lo apuntado ya cumplía varios folios saturados con pistas, barruntos y…
2 meneos
12 clics

Cuento de las pelusas calientes, Claude Steiner

Había una vez, hace mucho tiempo, dos personas muy felices que se llamaban Tim y Maggie, las cuales tenían dos hijos llamados John y Lucy. Para poder comprender lo felices que eran, habrá que entender cómo eran las cosas en aquel entonces. Hay que saber que por aquellos días se les regalaba inmediatamente a los niños que nacían una Bolsa de Pelusas, pequeña y suave. Siempre que una persona metía mano en su bolsa para buscar, sacaba de ahí una Pelusa Caliente muy abrigadora. Había, pues, mucha demanda de Pelusas Calientes, porque siempre que alguien recibía una Pelusa Caliente, eso le hacía sentirse muy contento y abrigado. La gente que no recibía Pelusas Calientes con regularidad estaba en peligro de contraer una enfermedad en la espalda, que le hacía encogerse y morir.
1 meneos
8 clics

¿Eres un alma vieja?

Existe un tipo especial de individuo en este mundo que, casi desde que llegó, se siente solo y apartado del resto. Su forma de vida solitaria no atiende predilecciones o comportamientos antisociales, simplemente es un ser viejo, viejo del corazón, viejo de mente y viejo del alma.
1 0 1 K -12
1 0 1 K -12
2 meneos
7 clics

El bloc de notas marrón

‘Nunca se sabe cómo llega una gran idea, solo, llega’ Era uno de los lemas de José y que solía decir bastante a menudo, tanto a los amigos, como a sí mismo. Solía ser un recurso habitual cuando tenía una idea o cualquiera de sus ocurrencias y sin perder un instante, la anotaba de manera esquemática en su pequeña bloc de notas marrón que llevaba en el bolsillo de su pantalón, junto a un pequeño bolígrafo.


NOTA: Soy consciente de que este relato es un poco viejo ya, pero no sabía de la existencia de esta foto y la verdad, me gustó mucho esta historia cuando la leí por primera vez. Me parece una historia sencilla, pero con carga emocional y de matices. Cada uno que piense lo que quiera, pero os lo traigo para ver si os gusta. Saludos.
2 meneos
3 clics

En la oscuridad

La luz de la luna bañaba la calle por la que iba paseando. La brisa nocturna acompañaba a las débiles gotas de lluvia que poco a poco iban cayendo del cielo. Una noche perfecta, pensé. Mientras miraba el oscuro cielo, en el cual se ausentaban las otrora alegres estrellas, avanzaba lentamente por la calle.

A la vez que avanzaba, las gotas de lluvia empezaban a caer con más fuerza. De repente, volví a sentirlo. Ahí estaba de nuevo, ese sentimiento de soledad volvía a invadirme, ese vacío interior que nunca me había abandonado del todo, mi compañero fiel.
1 meneos
9 clics
Este envío tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

El quebranto de Laia

No existían signos de violencia, tampoco se apreciaban heridas externas anómalas; sin embargo, en el ambiente se percibía un nauseabundo olor capaz de matar a la propia muerte. Duele ver que los que ayer fuesen unos chispeantes ojos verdes hoy estuviesen bañados por un intenso azul noche y que llorasen en silencio, aunque de manera…

menéame