Hace 9 años | Por --221617-- a yorokobu.es
Publicado hace 9 años por --221617-- a yorokobu.es

Esta es la historia de la colisión entre un electrón y un positrón personificados en dos adolescentes japonesas. El relato animado pretende persuadir a la Linear Collider Collaboration (LCC) para que la organización, en la que trabajan más de 2.000 científicos para crear un nuevo acelerador de partículas que revele más información sobre el universo, establezca su base en TeamLab Net Tokyo.