EDICIóN GENERAL
16 meneos
108 clics

¿Qué diferencia hay entre prestar un libro y bajarse una peli?

A menudo la novedad es solo un espejismo y, en realidad, se trata de una vuelta a un conocimiento pasado. Nos acostumbramos al copyright y pensamos que era lo correcto. Pero ese concepto legal está seriamente cuestionado. ¿Puede ser la cultura propiedad privada? ¿Puede serlo el aire, la fauna marina, las leyendas, el sol…?

| etiquetas: copyright
14 2 0 K 124 mnm
14 2 0 K 124 mnm
Que para que no hubiera diferencias la pregunta tendría que ser: "¿Qué diferencia hay entre copiar un libro y bajarse una peli?"
Nada, por eso quieren prohibir también que se puedan prestar.
El problema es que "prestar un libro" significa que lo tienes en formato fisico, y es una comunicacion entre tu y yo. Bajarse una peli implica que está disponible en internet, siendo así una comunicación pública. Hay una sutil diferencia.
#3 Las bibliotecas prestan libros y no hay comunicación entre ellas y tu. Es lo mismo, solo que ahora nos apabulla la gran candidad de cultura que tenemos a nuestra disposición y el deseo de, como dice el artículo, primar lo privado en detrimento de lo público.
Si prestas in libro, olvídate de el. Lo aacabas de perder.
Si bajas una peli, gastas ancho de banda, la productora no pierde nada (probablemente se lleve algo de lo que pagas por el adsl si participan en telecos) e incluso puede quele beneficie si compras merchandising o recomiendas la película, o la adquieres en DVD si te ha gustado mucho.
Cuenta Lethem que en algunos cines de EE UU, antes de la película, a veces se proyecta un anuncio de la Asociación Cinematográfica de América, que muestra en subtítulos: “¡Usted no robaría una bolsa!”. Pero el argumento no se sostiene. Una bolsa robada deja de estar disponible para su dueño. La copia de un texto o una imagen deja intacto al original. Jefferson lo explicaba así: “Aquel que recibe una idea de mí recibe instrucción sin apocar la mía. Así como quien enciende su mecha con la

…   » ver todo el comentario
Originalmente el copyright era un monopolio de una obra por un tiempo limitado para que la gente tuviera alicientes de crear cosas, creo que en EEUU eran 14 años desde su producción y luego ya era dominio público. El problema es que luego las empresas se apoderaron de esto para acaparar todo el negocio de la "cultura" y poquito a poco lo fueron convirtiendo en una propiedad privada mas.
Excelentemente escrito. Muy bien por Mar Abad.

En los comentarios al final del artículo un lector señala que el título es "demagógico". Curiosa falacia la que propone.
comentarios cerrados

menéame