Publicado hace 11 años por --150494-- a gustavoduch.wordpress.com

Nací sorda, no me gusta hablar con mi voz, que no oigo, porque me miran raro. Hablo con mis manos, en la lengua de signos que se oye con los ojos. Porque hablo otro idioma, me llaman discapacitada. Nací mujer, de nacimiento y pensamiento. Veo muy bien y veo que me miran mal, a veces por estar callada, otras veces por ser mujer. Así que, discapacitada y mujer, muchas veces me siento doblemente pisoteada. Sigo sin hablar pero sé contar. Y cuento que el patriarcado y el capitalismo multiplican por dos las dificultades de vivir en este mundo.

Comentarios

D

Pura poesía y verdades como puños.

T

#3 hombre... estoy de acuerdo que ser sorda tiene que ser una putada del quince, ahora, eso de "discapacitada por hablar otro idioma" me parece que tampoco es así. No poder escuchar es una discapacidad, lo mires por donde lo mires. Si luego tienes otra forma de comunicarte, perfecto, bien por ti, pero la discapacidad está ahí, por triste que sea.

D

#4 Puede hablar. No como tú ni como yo, pero puede hablar y parece que no dice tonterías precisamente. Puede hablar, con las manos puede hablar. No oye, pero recibe mensajes y vive y siente como tú y como yo. Es discapacitada física, sí, pero las mayores barreras se las ponemos la sociedad, no su sordera.

T
editado

#6 Yo no he dicho lo contrario, al revés, me alegro de que pueda comunicarse de una manera relativamente sencilla, pero querer ...negar que tiene una discapacidad, cuando la tiene, malo, el querer decir que los demás estamos equivocados al decir que tiene esa discapacidad, cuando la tiene, es estúpido. Me alegra que sea capaz de sobreponerse a ella, pero no llamarle a las cosas por su nombre no es bueno, y a esto añadir que son los demás los equivocados... absurdo.

Rompe-y-RaSGAE

Le miran raro y la culpa es del patriarcado y el capitalismo. Ajá.

D

#0 Hipervictimismo en estado puro.

D
autor

No dejen de leer este impresionante relato que en solo 424 palabras pone los pelos de punta, con sencillez y realismo.
¡Y luego dice que es sorda!.
Por eso que no oye, piensa el doble.
Gracias a Gustavo Duch.

D
editado

Porque las mujeres, niñas y niños que trabajan a destajo para recibir maltratos y sueldos de miseria trabajan en países capitalistas donde hay libertad de mercado y se respetan las libertades individuales... obviamente.

SpaceMonkey
editado

Creo que yo vivo en otro país, más evolucionado, y sin discriminación a las mujeres. En algunos casos, leyes de separación y demás, diría que más bien lo contrario. Creo que el problema es que su familia es machista, no toda la sociedad española.

Me ha llamado especialmente la atención lo de que Allí, son las manos y el esfuerzo de mujeres, niñas y niños, quienes riegan, podan y recolectan a cambio de miseria, ¿insinúa que en tercer mundo no hay hombres dedicados a la agricultura? tendencioso y demagógico

D

Una cosa son las estupideces y manipulaciones que se hacen en torno a la igualdad, como el dichoso ministerio, y otra cosa muy distinta el fenómeno de la desigualdad en sí. Una cosa es entender que lo que los legisladores deben hacer es levantar las barreras legales que impiden la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, otra entender que el estado tiene el derecho de "educar" a sus ciudadanos y otra todavía más diferente juguetear con la discriminación "positiva", (donde hay discriminación positiva hay, simplemente, discriminación), para llevar de la mano al pueblo al "paraíso" a golpe de ley, talonario y moralina.

Dicho esto, la desigualdad entre hombres y mujeres tiene su base en una ideología centrada en la debilidad de la mujer en relación al hombre. Y en determinados ambientes, lo de la debilidad es un tema muy serio y preñado de consecuencias. Debilidad -> Protección -> Tutela ->Propiedad de un lado, pero también Debilidad -> Vulnerabilidad -> Explotación por otro.

En nuestras culturas, además, la mujer es casi un grupo familiar en sí misma, mientras que el hombre es una especie de electrón libre que puede ir saltando de átomo en átomo con la mayor facilidad. No se puede generalizar, claro está. Pero tampoco se debe perder de vista que el fenómeno existe. La mujer no necesita que la defiendan por ser mujer, sino que precisa que no la ataquen por serlo.

Mujer y discapacitada, esta persona se siente así y lo narra con eficacia.