EDICIóN GENERAL
16 meneos
 

El presidente del Tribunal Supremo Carlos Dívar recuerda que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres»

«Fue un hombre que supo anclar su intensa actividad en la vida pública en la firmeza de sus convicciones religiosas», afirma Francisco Puy Muñoz, autor del libro «Luis de Trelles. Un laico testigo de la fe», que se presentó ayer en Madrid y que ha sido prologado por el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Dívar. El libro, editado por CEU Ediciones, realiza un recorrido por la trayectoria vital del fundador de la Adoración Nocturna, una obra fundada en 1877, que cuenta con más de 25.000 adoradores sólo en España.

| etiquetas: religión , tribunal , supremo , presidente , dios , obedecer
15 1 2 K 117 mnm
15 1 2 K 117 mnm
Mientras lo haga en su "intimidad" y no en un juzgado...
Si lo hace en un juzgado, habrá que obedecer las leyes terrenales y cesarlo.
Pues a alguien que afirma tales cosas, no se le debe permitir ser presidente de un tribunal de seres humanos, de un país que no tiene religion estatal.
Si es incapaz de separar su religion de su trabajo, los demás no tenemos porque padecerlo.
Pues alguien debería decirle que no, que primero al hombre, y después si quiere a dios.
pues yo estoy de acuerdo, obedeceré a Dios, lo malo es que Dios todavía no me ha dado ninguna orden
CyP: También fue un gran jurista que no olvidaba que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”», recuerda Dívar. «Puso su vida entera al servicio de Dios: como hombre, como esposo, como padre, como escritor, como político y, sobre todo, como persona que ayudó a los más necesitados, a los marginados que le rodeaban y a los más desdichados del mundo que son los que ignoran a Dios», escribe el magistrado.
#6 Mi sistema del valores difiere mucho del cristiano. Y en cosas fundamentales.
cuando el tal "dios" baje de dondequiera que esté y se identifique como el dios único y verdadero y aporte pruebas de ello lo mismo hasta me lo pienso
Me parece muy grabe,estamos rodeados :-)
comentarios cerrados

menéame