Hace 1 mes | Por Thornton a theconversation.com
Publicado hace 1 mes por Thornton a theconversation.com

Los incendios generan flujos de calor sobre los elementos estructurales de un edificio como son las vigas, pilares y forjados. Estos flujos de calor se traducen en incrementos de temperatura que reducen su resistencia y aumentan su deformabilidad. Además, al aumentar su temperatura, los elementos estructurales tienden a expandirse, es decir, a aumentar su longitud. Si esta expansión está coartada, aparecen esfuerzos adicionales en la estructura.

Comentarios

skaworld

por los arañazos en las paredes

J

Lo que dé más beneficios a alguna constructora.

c

En la isla de La Palma quedaron casas rodeadas por la lava a mil y pico grados Celsius, pero en pie:

https://static.eldiario.es/clip/319a2025-62d7-47b8-b472-069006375842_16-9-discover-aspect-ratio_default_0.webp

E

#4 Eso no parece lava, sino tefra. Las coladas piroclásticas pueden alacanzar más de 1000 °C, pero lo habitual es que tengan temperaturas mucho más bajas (que también dependen de la situación de la colada). También hay que tener en cuenta que su conductividad térmica (sobre todo en interfaces porosas con aire) son relativamente bajas. Y, que una estructura se mantenga en pie, no significa que no esté dañada más allá de lo admisible necesario para permanecer en servicio (que no sé si son las condiciones de esa imagen, pero no se puede saber sin más contexto).