ARTíCULOS
929 meneos
16711 clics
Amazon y su penosa gestión de la garantía de mi portátil: Me quedo sin portátil ni dinero (III)

Amazon y su penosa gestión de la garantía de mi portátil: Me quedo sin portátil ni dinero (III)

En capítulos anteriores... acababa escribiendo al departamento de relaciones ejecutivas de Amazon la ristra de derechos que me estaban negando como consumidor, aquí lo tenéis:

www.meneame.net/m/Artículos/amazon-penosa-gestion-garantia-portatil-q

La cosa continúa como sigue, enlazo a hilo de Twitter, como siempre os rogaría que hicieseis retweet:

twitter.com/ravnock/status/1265324897338888192

23 de Mayo: Vuelvo a llamar a Amazon y me dicen que el departamento de Relaciones Ejecutivas sigue trabajando en el caso, necesitan 4 días más para resolverlo. Contacto con Canal Sur Radio y decenas de medios de comunicación y webs de tecnología, sin respuesta...

24 de Mayo: Tengo una conversación telefónica con otro afectado similar, en este caso por un teléfono One Plus del que dicen "ha llegado sucio y completamente roto". Me cuenta su caso y como procedió él para que le devolviesen el dinero, desde aquí le doy las gracias por tomarse el tiempo y ser tan amable. Adjunto el vídeo de Youtube que subió en su día:

www.youtube.com/watch?v=_DkrViZBp9k&t=1s

En resumen: este afectado me recomienda grabar todas las conversaciones, no dejarme avasallar, ser contundente, decirle que la llamada esta siendo grabada, que está vulnerando mis derechos y que si no cambia de proceder voy a formular una querella por apropiación indebida.

Un familiar muy cercano que ha estudiado derecho me aconseja sobre dónde y cómo presentar dicha querella por apropiación indebida, en juzgado de guardia, describiendo los hechos, indicando las fechas, sin necesidad de citar artículos de leyes, luego adjuntaré la denuncia (aún la estoy escribiendo)

25 de Mayo: Recibo un extraño correo de Amazon diciendo que como vendedor no podré realizar reembolsos, wtf? yo no soy vendedor.

26 de Mayo: Transcurrido el plazo dado por el departamento de Relaciones Ejecutivas llamo de nuevo a Amazon:

soundcloud.com/david-orejuela-92187696/grabacion-6

Resumen de la llamada:

  • Tras varias comprobaciones me vuelven a decir lo de siempre.
  • Le enumero al empleado del servicio al cliente de Amazon los derechos reconocidos por la ley que se me han negado,
  • le informo de que esa clausula por la que destruyen la propiedad de un cliente es abusiva y no aparece en las políticas de devoluciones de Amazon
  • le advierto de que la conversación está siendo grabada
  • Le informo de que voy a interponer una querella por un delito de apropiación indebida
  • El empleado de Amazon me vuelve a decir lo de siempre, que no me puede pasar directamente y que lo escala al departamento "x" y que lo antes posible van a atender mi petición.

Y aquí tengo la denuncia ya preparada para ir al Juzgado de guardia:

El resto es lo que ya he comentado en los artículos anteriores, pero más detallado y aportando emails de Amazon y Celeritas, fotos y las transcripciones de conversaciones, con las fechas contrastadas varias veces para asegurarme que no omito ningún hecho ni me equivoco en ninguna fecha.

Estoy esperando que un familiar muy cercano que ha estudiado derecho repase la querella y una vez hecho eso, directo al juzgado de guardia.

Y para los que siguen pensando lo buenos que son los de Amazon y lo bien que lo hacen, echadle un vistazo a las reviews en trustpilot, amén de otras movidas que me ha pasado otro afectado que me ha aconsejado y apoyado todos estos días.

www.chollometro.com/temas/amazon-no-me-reembolsa-mi-dinero-tema-muy-se

es.trustpilot.com/review/www.amazon.com?languages=es&stars=1

www.youtube.com/watch?v=0PJevI57YaE&t=33s

www.youtube.com/watch?v=sCWXw4IriH8

348 581 21 K 78
348 581 21 K 78
561 meneos
16291 clics

Situación desastrosa en la tienda online de el Corte Inglés

Hace unas tres semanas pedí un televisor en el Corte Ingles, ya que vi que estaba el que yo quería comprar con un 43% de descuento, un modelo de finales del año pasado a un precio muy bueno. El plazo de entrega era de 5 días, sin gastos de envío para Baleares, donde el envío suele ser muy caro. Me pareció todo razonable.

Cuando llega el día que debe ser entregado no se entrega, entro al estado de mi pedido y veo que no está ni envíado, ni siquiera en preparación, solamente recibido. Intento ponerme en contacto varias veces por vía teléfonica y es imposible, me tienen en espera y cuelgan. Luego me entero que esas llamadas son de pago. Al no poderme poner en contacto por vía teléfonica envío un correo electrónico sin recibir contestación.

Ya me estoy mosqueando, busco en google opiniones el corte inglés, a ver si me sale algo y encuentro una página donde cientos, de personas se están quejando de pedido que no llegan, pedidos que llegan mal, rotos, usados. Gente que lleva meses esperando sus compras sin poder contactar con nadie. es.trustpilot.com/review/www.elcorteingles.es

Luego entro en sus redes, facebook, twitter e Instagram donde hay miles de comentarios de gente afectada, cada post de El corte ingles tiene cientos de comentarios de personas reclamando sus pedidos y diciendo que no pueden contactar. Personas con su dinero retenido sin poder hacer nada, ni cancelar pedidos ni pedir devolución del dinero. Gente que ha recibido artículos en mal estado que no pueden devolver. Hay cientos de historais, algunas que dan mucha rabía.

A través de esas quejas veo que la gente está empezando a compartir un grupo de facebook de afectados por el corte inglés, que cada vez tiene más usuario, donde la gente explica su nefasta experiencia con la tienda online. www.facebook.com/groups/545325763079169/

El corte inglés como página entra al grupo y empieza a contestar a la gente, preguntadoles el número de pedido. A mi me llaman por la noche sobre las 22 y me dicen que enviarán la reclamación al departamento correspondiente. Al día siguiente sábado por la mañana me llaman y me dicen que el pedido está en reparto y que tendría que estar a punto de llegar. Luego me llaman al acabo de unas horas y me dicen que les sale que yo he contactado con la agencia para decirles que no se entregué el pedido. Les digo que nadie me ha contactado y me dicen que investigarán el caso. Me llamán otra vez al cabo de unas horas y me dicen que el pedido está preparado en almacén pero que no lo han envíado porque esperan a que haya más pedido a Menorca para enviarlo junto. Les digo que si va a tardar mucho no lo quiero y me dicen que no que tendría que salir la semana que viene.

Hoy miércoles sigue el pedido igual, no puedo contactar, no me contestan mensajes por sus redes y no tengo ni idea de cuando llegará. Mucha gente dice que les marean uno o dos meses y luego les cancelan el pedido diciendo que no hay stock. Se quedan con tu dinero, no te entregan el producto y luego dicen que no hay stock, pero el producto sigue en su tienda online. Buena manera de tener un dinero sin intereses.

En mi caso no es un problema grave, pero hay gente que se le ha estropeado la lavadora y no reciben la nueva, o gente que la recibe en mal estado, rota y no se la reparan ni se la recogen.

Ahora se está hablando de hacer una denuncia colectiva, de momento se han presentado quejas a OCU y a confianza online. También se ha intentado poner en conocimiento de los medios informativos pero no se ha recibido respuesta.

215 346 3 K 71
215 346 3 K 71
287 meneos
5548 clics

Lloro porque no puedo votar y no sé por que

Llevo un mes sin comentar y años sin enviar noticias en menéame.

Sin embargo por primera vez desde que estoy aquí no me deja votar en los cometarios y no tengo claro el por que, esto no me ha pasado ni en mi época de troll activo y derrochador de karma.

En todos mis años aquí ni siquiera he recibido un strike.

He intentado preguntar en el Nótame, pero tampoco me deja comentar ahí.

He preguntado en la fisgona, pero nadie me ha hecho caso.

Así que como último recurso para saber que pasa voy a escribir este artículo con mi problema del primer mundo.

Por que se me ha privado de mi libertad a la hora de repartir positivos?

Exijo unha explicación y un mes gratis de cuenta premium.

"Vete al buambusub", "si no te gusta la página marchate", "esta es su página y se la follan cuando quieren", "preocuparse por el karma es de tontos", ad hominems y demás falacias debajo de la línea por favor.

__________________

183 104 15 K 81
183 104 15 K 81
152 meneos
3287 clics
Podemos sugiere a sus inscritos que se hagan socios de "laultimahora!"

Podemos sugiere a sus inscritos que se hagan socios de "laultimahora!"

La formación morada ha usado la lista de contactos de inscritos (e inscritas) a correos electrónicos sobre novedades del partido, para enviarles un e-mail sugiriéndoles que se hagan socios (y socias) de laultimahora, ese nuevo medio (y media) que dirige la ex-asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham.

El e-mail es el siguiente:

sendy.podemos.info/w/7M3eU3fs396EUwCpvIcb6A/iLCDZow41763mHzDEvOkYxoA/M

El e-mail fue enviado durante la tarde del 24 de mayo, ya que los primeros comentarios sobre este no empezaron a aparecer hasta por la noche, cuando varios cibernautas revisaron la carpeta de spam de sus cuentas.

Esta web de información y anti fake news sigue progresando lentamente, dentro de su condición de "libre e independiente", incorporando a grandes redactores como Javier Lezaola, escritor y periodista freelance en ElDiarioCantabria (propiedad de Público) e Insurgente, y Sara Serrano, mano derecha de Pablo Iglesias en LaTuerka.

Todo sea por un periodismo que no dependa de bancos y empresas. De partidos políticos hablamos otro día.

96 56 61 K 55
96 56 61 K 55
28 meneos
648 clics

Seis propuestas comunes y no tan comunes de Ciencia Ficción dura

El neardental sale de cueva y piensa que más allá de las montañas no hay nada. El Valle le provee comida, leña, agua y un montón de familiares con los que tener sexo y procrear. Sería una imprudencia abandonarlo. Diez generaciones más tarde su valle será ocupado por esos homo sapiens lampiños de mandíbulas débiles y curiosidad insaciable que, de alguna manera, no estaban languideciendo en la endogamia ni sufriendo el Efecto Allee.

El rapanui contempla un Moái, imponente en su frondosa isla llena de vida. No necesita nada más que lo que ella le aporta, sería estúpido crear mejores canoas para viajar a sitios lejanos, mejor hacer muchas canoas pequeñas y pescar en las aguas cercanas. Tiempo después, sus nietos, hambrientos y andrajosos tras haber deforestado su tierra, observarán en el horizonte la llegada del Bachelor's Delight del pirata Edward Davis, preguntándose de dónde diablos ha salido tanta madera como para construir un buque así.

Mi vecina, ecologista, periodista y feminista, se acurruca en su sofá con un Nescafé tras haber puesto a caldo en su último artículo la necedad del desperdicio económico que supone la construcción del Starship Super Heavy (anteriormente conocido como Enorme Cohete Follador Big Fucking Rocket Big Facon Heavy), por parte del majara de Elon Musk ¿Dónde demonios quiere ir, si no hay nada más allá de la atmósfera? ¡Hay que conformarse con el planeta tan bonito y cuco que tenemos! ¡Explorar es una activad probablemente heteropatriarcal e imperialista propia de temerarios, aventureros y sátrapas! ¿Marte? ¿Para qué te vas a ir a Marte si en la Tierra se está bien? ¡En Marte solo hay regolito, polvo y como mucho tigres de ocho patas y princesas en paños menores!

Y luego, por ahí andamos cuatro gatos que estamos tristes porque sabemos que en nuestra vida vamos a salir de esta patata azul y blanca pero que ¡Ánimo! Tenemos el consuelo de la ciencia ficción dura. La de verdad, la que está escrita como dios Heinlein manda, la que a un servidor le hizo descubrir que la La Luna es una Cruel Amante y que en el espacio nadie oye tus láseres (porque el sonido es la vibración en un medio y en el espacio no hay medio y además un laser no hace ruido y… cosas).

Pero olvidemos eso, aquí hemos venido a recomendar ci-fi dura como los acordes de una banda de metal nacida en el seno de una civilización que habita en una estrella de neutrones, no es todo lo que hay, pero sí algo para que alguien que quiere cotillear el género pueda hacerse una idea de por dónde van los tiros:

-Empecemos por el principio, ya que como hemos dicho, La Luna es una Cruel Amante, y además es una novela de Robert A. Heinlein de 1966, que cuenta la bonita historia de unos tipos en la Luna, que estando hasta el gorro de ser una colonia, deciden declararle la guerra a la Tierra. Y para ello, tienen un cañon. Es dura hasta el punto de que Heinlein se quedaba hasta las tantas de la noche con su mujer calculando las órbitas de los proyectiles de dicho cañon para que, cuando alguien en un diálogo dijese “podría impactar en dos horas”, no le saliera un niño rata replicando que eso no podría ser. Y además TANSTAAFL!

-Marte de Colorinchos, o La Trilogía Marciana es serie de tres libros (¡Quién lo iba a imaginar!) De Kim Stanley Robinson, escritos a mediados de los 90, llamados Marte Rojo, Marte Verde y Marte Azul que cuenta el proceso de terraformación de Marte . Los libros y la trama molan mucho, pero hay que estar preparados para tragar descripciones de veinte párrafos de una puta piedra, y de lo diferente que es respecto a la puta piedra descrita en el capítulo anterior, ya que está a pocos metros y claro, la geología de este crater es la que es. Si te gusta la geología, quieres saber de ascensores espaciales y siempre has querido tu propia lente solar orbital para generar energía, te gustarán estos libros.

-¿Eres de esos que se tocan ahí abajo cuando ven que en la serie The Expanse la nave de los malos se acerca rápidamente a la nave de los buenos pero no viene de frente, si no que viene de culo, porque obviamente está frenando? ¿Te molesta sobremanera que el 98% de las naves en las películas estén dispuestas a modo de barcos y no a modo de rascacielos? ¿Te has parado a pensar alguna vez, sentado en la taza del baño, si los cazas espaciales en una armada estelar tienen sentido estratégico, táctico y económico? No busques más, ya que no lo vas a necesitar: Entra en Atomic Rockets (www.projectrho.com/public_html/rocket/index.php), una comunidad en la que un montón de gente lleva años discutiendo sobre todas esas mierdas. Pero ojo, te advierto, es como cuando entras en la Wikipedia o en TvTropes a mirar una cosa un momento, y sin querer te suena el despertador porque llevas toda la noche con 36 pestañas abiertas en el navegador y todavía hay enlaces que debes leer.

-Dos novelas de Peter Watts: Echopraxia y Visión Ciega, esta última gratis, entendiendo gratis como que es Creative Commons y que la puedes leer por el morro. La trama va de vampiros (y sí, es ciencia ficción fucking dura, pero hay vampiros, y acojonan que te cagas) y de extraterrestres. Es todo muy malrollero, como todos los libros de Watts (no te de por leerte otros libros suyos como los de Rifters si eres ligeramente claustrofóbico o no te molan las descripciones detalladas de violaciones con una estaca de madera de pino, que tiene más astillas), pero a mi, que soy fotógrafo, me moló sobremanera su truco totalmente realista para hacer invisibles a los cucarachones. Y bueno, si lees a Peter Watts, ya sabes que te va a meter su doctorado de zoología y de recursos ecológicos por el gaznate hasta que acabes sabiendo de memoria la secuencia genética de la bacteria de la que te está hablando.

-Todo el arco narrativo de “Espacio Revelación” de Alastair Reynolds (“Espacio Revelación”, “El Arca de la Redención” y “El Desfiladero de la Absolución”). Alastair es un tipo al que le mola escribir Space Opera GIGANTE, pero que se pone como límite el hecho de que en ninguna de sus historias se puede viajar más rápido que la luz… y claro, imagina Star Wars o Star Trek si en vez de gritar ¡Hiperespacio!, los heroes se tiran 3000 años dedicándose a hacer ganchillo en el camarote de su nave mientras van de un lado a otro. Además, es muy fan de “para qué quieres armas en tu nave, si tienes un motor que puede mantener 100G de aceleración indefinidamente… apúntalo al planeta de los malos y a tomar por saco”.

-Y venga, para terminar esta pequeña selección, vamos a pegar tiros, meter hostias y tomarnos alguna pequeña licencia: Los agujeros de gusano como medio de transporte son viables ¿Ahora qué? Pues ahora, “La estrella de Pandora” y “Judas Desencadenado” de Peter F. Hamilton. Pew-pew, trenes que van a otros planetas, megaricos, hostias como panes, persecuciones, genios fumando maría, explosiones, el alienígena más currado ever, más hostias… y todo manteniendo coherencia y respetando las leyes naturales y la termodinámica en más o menos un 98%.

Hay más, MUUUUUCHO más, ya que la ciencia ficción dura es muy larga y muy dura, pero valga esto como introducción a algunas opciones no muy trilladas (que sí, que todos hemos leído Seven Eves, y también las idas de olla de Cixin Liu y… NO, LA MIERDA DE “ANCILLARY JUSTICE” DE LA ÑOÑA DE ANN LECKIE NO ES HARD SCI-FI) y espero que os mole alguna.

18 10 0 K 57
18 10 0 K 57
12 meneos
196 clics
La Vía Láctea sobre los Himalayas

La Vía Láctea sobre los Himalayas

El punto brillante justo encima del plano central es el planeta Júpiter, mientras que el punto naranja más brillante en la parte superior derecha es la estrella Antares. El astrofotógrafo se enfrentó a temperaturas bajo cero a casi 4.000 metros de altitud para tomar las fotografías que componen esta imagen. La imagen que se presenta es una composición de ocho exposiciones tomadas con la misma cámara y desde el mismo lugar durante tres horas, justo después de la puesta de sol, en abril de 2019, desde cerca del lago Bimtang en Nepal. En gran parte del planeta Tierra, los planetas Mercurio (débil) y Venus (brillante) serán visibles esta semana después de la puesta del sol.

traductor DeepL.com

10 2 0 K 51
10 2 0 K 51
7 meneos
97 clics

Sobre el trabajo, la moralina y la renta mínima

 Llevo leyendo unos días los comentarios sobre el tema de la renta mínima, la posibilidad de que se ofrezca a cambio de algún tipo de trabajo y las condiciones de esos trabajos, y no salgo de mi asombro.

 

A ver si nos queda claro: alguna gente no trabaja porque no puede y otra no trabaja porque no quiere. Y tan legítimo es lo uno como lo otro. Y no querer trabajar no te priva de tus derechos ciudadanos, ni del derecho al voto, ni del derecho a recibir una ayuda si estás en estado de pobreza.

 

Si no quieres trabajar, pues no trabajas. Y si eres pobre, hay que ayudarte. Nos guste o no.

 

Entrar en cuestiones morales es como decir que a quien se accidenta por exceso de velocidad no se le atiende, o al que fuma, o al que bebe, o al que se alimenta de comida de mierda.

 

La gente tiene todo el derecho del mundo a tomar malas decisiones a costa de los demás.

Trabajar es un derecho, pero no una obligación. Y si prefieres vivir de la sociedad estás en tu completo derecho.

 

El artículo 35 de la Constitución es una anacronismo que hay que combatir, porque tiene más raíces morales que materiales.

“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.”            

 

Lo habéis leído, ¿verdad? Pues decidme qué parte se cumple como para invocar esa obligación.

Yo prefiero ayudar al que no prefiere trabajar que al que trabaja y malvive.

2 meneos
22 clics

Divagaciones de camino a la peluquería

Hoy me he pelado. Vaya que si me hacía falta. La frazada de pelo que crecía en mi nuca necesitaba un buen recorte. La demora en tomar la decisión tenía sus razones. Experimentaba un conflicto entre dos ideas contradictorias: el deseo de adecentar el cuero cabelludo y refrigerarlo un poco por un lado y, por otro, asegurarme que la persona que me esquilara el cráneo me ofreciese una mínima confianza así que, como hoy me he levantado optimista, los deseos han primado sobre los riesgos.

En mis madrugadores paseos, además de oír la radio en la cadena más neutra posible, también dedico una buena proporción de tiempo a pasear la mirada por aquellos edificios que tienen algo especial pero, sobre todo, a escudriñar el comportamiento de algunas personas; especialmente aquellas que llaman mi atención, ya sea por su actividad o por su lenguaje gestual.

En mi paseo de casa a la peluquería he tenido la oportunidad de observar a mis paisanos en una franja horaria distinta a la de mis tempraneros y regulares paseos.

Si quieres saber cómo es una sociedad observala en detalle. La actitud de las personas es un claro indicativo de hasta qué grado una sociedad está comprometida con una causa. No hay mejor prueba del algodón para saber esto que escudriñar de manera directa los que se toman en serio la posibilidad de un contagio.

Es cierto que, cada día que pasa, el número de contagiados disminuye de manera paulatina, en casi todos los lugares de España y que las restricciones a la movilidad reducen a un mínimo la fortuita erupción de nuevos focos procedentes del exterior, pero eso no es excusa para saber qué esfuerzos individuales se están haciendo para que no haya un nuevo rebrote.

En el bestiario callejero se observa de todo. Desde el minucioso Don Prudencio que escruta las trayectorias de los demás viandantes para no interceptarlas a menos de 2 metros de distancia hasta el osado patriota que ha decidido pasar a la fase quincuagésima segunda de su confinamiento mental nada más que se ha pasado a la fase numero 1 oficial. Hay prisas para pasar de fase y el motivo, según dicen, es activar la economía. Para algunos, al precio que sea. Parece que algunos de nosotros no somos capaces de comprender uno de los mayores axiomas del capitalismo y es que, en realidad, en lugar de personas somos entes económicos. Los que contemplan a sus subalternos como simples guarismos que se pueden borrar o trasladar a la columna de suprimidos de una Excel, así lo han decido. Es el extraño sistema en el que nos ha tocado sobrevivir. Y sí, no es un error fortuito, he dicho explícitamente sobrevivir, puesto que si no se activa cuanto antes la macroeconomía, la microeconomía de los que guardan cola pacientemente para que le proporcionen una ración de comida en Aluche, o en cualquier otro barrio de España, no se va a recuperar nunca.

Siempre nos han asegurado que nuestro sistema, el instaurado en ese selecto club de los países occidentales más avanzados al que pertenecemos, que nos permite intercambiar mercancías con confianza, cobrar con seguridad o disfrutar de unas merecidas vacaciones, es el mejor sistema posible. Todos los días, expertos en economía hablan engoladamente en programas de radio soltando sus discursos enlatados para mentes ultrasensibles a realidades incómodas. Esas mentes infantilizadas por la ficción del sistema necesitan sedarse a diario con las palabras apropiadas. Palabras que la mayoría de las veces no corresponden a la realidad que esos mismos gurús financieros creen, pero tienen que ganarse el sueldo, como todos nosotros, y sueltan lo que sus dueños han decido difundir y lo que los oyentes quieren escuchar. Programas que antes de comenzar hasta advierten precautoriamente: “noticia económica del día patrocinada por Iberdrola, o por Endesa, o por el sursuncorda”. Hay que ser, no se si ingenuo o tener la actitud de un creyente, para pensar que la parte interesada en sablearte esté pensando en tus propios intereses.

Sí, ese es nuestro sistema. Un sistema de mierda. Pero, ojo, aunque sea de natural malhablado esto no lo digo por decir.

Un sistema con gravísimos problemas si se para la actividad, sin capacidad de ser hibernado, sin capacidad de aguante, sin la más mínima piedad para el que queda marginado en las puertas traseras del sistema, sin capacidad de reset, sin posibilidad de cambiar las reglas rápidamente para adaptar aquello que funciona extremadamente mal para la inmensa mayoría, sin resiliencia, es la definición perfecta de un sistema de mierda.

Un sistema que parte de la base que el mundo tiene recursos infinitos, (como piensan la mayoría de esos economistas que trazan las líneas maestras de la economía mundial), es un sistema pensado por perturbados mentales para perturbados mentales. ¿Y a qué viene todo esto? Por favor, concedeme un poco de tiempo para explicarlo.

Cuando he salido de casa hacia mi destino he recibido una buena hostia de realidad, sin edulcorantes ni anestésicos, en forma de ruidos, humos y ese gentío que lo invadía todo. Compréndeme, hacía semanas que no había salido a esta hora, entre otros condicionantes por el teletrabajo.

Es duro “volver” a estar inmerso en esta “nueva realidad”. Una nueva realidad que es tan apestosa, sucia, estresante y contaminante como la vieja realidad, pero con mascarillas variopintas. Una nueva realidad brumosa percibida a través de unos cristales de gafas empañados por el vaho de mis propias exhalaciones.

Una extraño universo de irrealidad me invadía por completo. La sensación de estar recluido en una sauna por la opacidad de los cristales y con ese colocón que provoca el aire enrarecido por el dióxido de carbono que sale a duras penas a través de la mascarilla. En estas circunstancias uno experimenta una especie de distopía en vivo. Y encima un calor del carajo y aún no habíamos llegado al mediodía. Viento de levante recalentado y la calle plagada de viandantes. ¿Qué coño hace tanta gente en la puñetera calle con esta ventolera continua? Eso trataba de entender el aficionado antropólogo que llevo dentro.

Había una masa delicuescente y cambiante de paseantes. Viandantes, muchos de ellos, sin un rumbo concreto. Cierto que también estaban los currantes: obreros de la construcción, oficinistas, taxistas, hombres de negocio, autónomos, empleados de la limpieza, empleadas del hogar, acompañantes de ancianos, etc., pero lo más llamativo de este gentío era esa enorme diáspora de personas que, aparentemente, habían salido sin un objetivo concreto. Un dédalo de personas en tránsito hacia su particular viaje a ninguna parte. Una especie de caótica agitación colectiva sin oficio ni beneficio. Una inmensa ameba que con sus pseudópodos de caminantes amenazaba con fagocitarme.

Entiendo las ansias de estar en la calle. Las ganas de reducir cuanto antes el trauma arrastrado por el confinamiento pero es evidente que es muy probable que tropecemos una y otra vez en la misma piedra, volviendo a cometer los mismos errores, por las ansias de recuperar la normalidad. En ese continuo de miradas con las que me encontraba, algunas de ellas con el sello invisible de la enajenación incipiente, si hay que recuperar algo, me decía, es la cordura.

Miles de personas de la ciudad estaban deseando inaugurar la normalidad. La normalidad de los ruidos estridentes de las perforadoras sajando el asfalto sin piedad. La normalidad de las sirenas de las fuerzas de seguridad del estado y de las ambulancias a toda pastilla. La “normalidad” del helicóptero de la policía pasando por las mismas áreas del cielo una y otra vez. La normalidad de esa turbamulta de vehículos envejecidos que sahumaban con sus hedores pestilentes y sus tóxicos humos el aire que hace tres semanas parecía el del páramo de un campo. A tomar por culo poder discriminar entre el trino de un canario y el graznido de un mirlo. Todo sea por un único objetivo. El objetivo para el que hemos nacido: "mover la economía".

Hay que mover la economía, ese mecanismo enloquecido que no puede parar de girar porque está concebido para que cientos de millones de personas en el mundo se mueran de hambre si se para la economía.

Hoy estoy rebelde y me ha dado por dejar la mente divagar, debe ser el levante. Tenía escribir algo que me hiciera reconfortarme del maldito pálpito de que volveremos a estar nuevamente confinados porque, dada la actitud de mis congéneres, es inevitable. Pensar en la mala leche que me provoca que todo siga casi igual pero aún peor.

Reflexionar por uno mismo en tiempos de confinamiento es una de las mayores amenazas para la economía. Los poderosos lo saben. Los que han diseñado los mecanismos de la economía saben mejor que nadie que uno de los mejores engrasantes para mover los mayores engranajes de la economía es la molicie de pensamiento, de ahí la premura que se han dado muchos Estados por acelerar las fases del confinamiento.

En estos pensamientos de antisistema meditaba: “¿Por qué a este calor, preludio del insoportable verano, le llamamos buen tiempo? ¿Por qué no se puede ralentizar la puta economía economía sin que colapse el sistema? ¿Por qué muchas personas con una enorme capacidad de raciocinio prefieren mutilar sus pensamientos voluntariamente? ¿Por qué a esta puta locura de sistema le llamamos progreso?”

Creo que, una vez empiezas a caminar hacia senderos de pensamiento no contemplados en el mapa odficial del sistema, dejas de tener esperanzas de que algún día podamos arreglar nuestra propia forma de vida y de paso al propio mundo, porque comienzas a comprender que al mundo no hay quien lo cambie y no hay quien lo arregle.

Lo único bueno de este proceso de aprendizaje y desconexión voluntaria es que eres consciente que tú ya no perteneces a ese mundo del pensamiento unificado. Eso sí, te advierto, es lo que más le jode a este sistema y sus principales representantes. Una mente pensante es, por definición, una mente subversiva. Así que deberás eligir entre la pastilla roja o la azul y sus seguras consecuencias. Yo ya he elegido. ¿Has elegido tú?

« anterior1234

menéame