Cultura y divulgación
15 meneos
310 clics

¡Que la madre haga de atrezzo!

¿Tenían vergüenza? ¿Estaban de luto? ¿Era impuro posar con un niño? No es que tuviesen algo que ocultar. Tampoco había una cuestión religiosa detrás. Los primeros retratos fotográficos requerían una paciencia que los niños difícilmente podrían soportar. Para que los más pequeños pudieran mantenerse quietos durante una exposición lenta (unos treinta segundos), sus madres los sujetaban, escondidas bajo enormes telas.

| etiquetas: fotografía , siglo xix , atrezzo
12 3 1 K 111
12 3 1 K 111
comentarios cerrados

menéame