La belleza de la palabra
11 meneos
54 clics

Poema - Nada, un espejismo

Lucía el sol, el aire estaba limpio, había descansado diez horas de un tirón, el camarero me miró como si fuese otra persona, el café no me sentó como un tiro... Pero, ¿qué estaba pasando? Miré al fondo, unos tipos, a punto de ser estrangulados por sus corbatas, de esos que mueven "kilos" chasqueando los dedos, con su sola presencia se encargaron de poner las cosas en su sitio. Karmelo C. Iribarren
11 meneos
62 clics
En este asunto del amor...

En este asunto del amor...

En este asunto del amor, que a veces, uno quisiera que no acabara nunca de empezar, parece que alguien dice: “¿Dios es eternamente joven?” Es tanta la alegría, que uno ignora catástrofes y duelos. Usted dice que sí a toda la enorme y tan humana tontería. Sólo hay un pensamiento, sólo una idea sola que es multitud, y uno quisiera leerlo todo …
20 meneos
160 clics

Poema - Si me quieres, quiéreme entera

Si me quieres, quiéreme entera, no por zonas de luz o sombra… Si me quieres, quiéreme negra y blanca, y gris, verde, y rubia, y morena… Quiéreme día, quiéreme noche… ¡Y madrugada en la ventana abierta! Si me quieres, no me recortes. Quiéreme toda… O no me quieras. Dulce María Loynaz
11 9 0 K 41
11 9 0 K 41
10 meneos
59 clics

Poema - Su ausencia

De aquí a un tiempo, puede que llegue a ser como vivir en una ciudad que no te gusta, sabiendo que nunca podrás abandonarla; pero eso, en los mejores días. Karmelo C. Iribarren
17 meneos
75 clics

Poema - Si supiera

Si supiera que esta fuese la última vez que te veo salir por esa puerta, te daría un abrazo, un beso, te llamaría de nuevo para darte más… Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente… Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, diría te quiero y no asumiría tontamente que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero...
10 meneos
91 clics

Poema - Al límite

Tienes veinte años, tienes a la vida por el cuello, a tu merced; pero no es suficiente, quieres más. Conozco esa sensación. Y te deseo mucha suerte, la vas a necesitar. Karmelo C. Iribarren
16 meneos
150 clics

La soledad es eso

La calle, tras la última sesión; veinte llamadas perdidas, sin respuesta; otras tantas cervezas; en el frío gélido del amanecer, un tipo atravesando un parking hacia su coche… La soledad es eso, ahora lo sé: lo que hay antes y después de tu nombre. Karmelo C. Iribarren 
8 meneos
84 clics

Mucho más grave

Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo y eso en verdad no es nada extraordinario vos lo sabés tan objetivamente como yo. Sin embargo hay algo que quisiera aclararte, cuando digo todas las parcelas, no me refiero solo a esto de ahora, a esto de esperarte y aleluya encontrarte, y carajo perderte, y volverte a encontrar, y ojalá nada más. No me refiero a que de pronto digas, voy a llorar y yo con …
7 meneos
7 clics

Porvenir

Te llaman porvenir
porque no vienes nunca.
Te llaman: porvenir,
y esperan que tú llegues
como un animal manso
a comer en su mano.
Pero tú permaneces
más allá de las horas,
agazapado no se sabe dónde.
... Mañana!
Y mañana será otro día tranquilo
un día como hoy, jueves o martes,
cualquier cosa y no eso
que esperamos aún, todavía, siempre.


Ángel González
29 meneos
279 clics

Ya está - Karmelo C. Iribarren

Ya poseemos casi todo lo que nos iba a hacer felices. Puede decirse que lo hemos conseguido. Ya está. Ahora solo nos queda comprobar hasta qué punto fuimos sinceros con nosotros mismos. Karmelo C. Iribarren
13 16 1 K 77
13 16 1 K 77
15 meneos
89 clics

Poema - Intuición del frío

No es el de la niñez, aquellas mañanas de diciembre, a lo largo del río, hacia el colegio, ni se trata tampoco de aquel otro que te sorprendería, años después, más de una madrugada dando tumbos. No, este es distinto, este da miedo: viene del futuro. Karmelo C. Iribarren
7 meneos
60 clics
Happy new year

Happy new year

Mira, no pido mucho, solamente tu mano, tenerla como un sapito que duerme así contento. Necesito esa puerta que me dabas para entrar a tu mundo, ese trocito de azúcar verde, de redondo alegre. ¿No me prestás tu mano en esta noche de fìn de año de lechuzas roncas? No puedes, por razones técnicas. Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo, el durazno sedoso de la palma y el dorso, ese país de azules árboles. Así la tomo y la sostengo, como …
14 meneos
116 clics

Poema - Si un día

Si algún día quieres llorar, llámame, no prometo hacerte reír, pero puedo llorar contigo. Si un día logras escapar, no dudes en llamarme, no prometo pedirte que te quedes, pero podré escapar contigo. Si un día no quieres hablar con nadie, llámame, estaremos en silencio. Pero si me llamas un día y no contesto, ven corriendo a mí, porque sin duda, te necesitaré". Gabriel García Márquez
18 meneos
320 clics
He dejado el alcohol

He dejado el alcohol

Ahora que he dejado el alcohol, no veas el cuidado que tengo que tener con los camareros de mi barrio, en cuanto se toman dos tragos, me cuentan mi vida. Karmelo C. Iribarren
11 meneos
71 clics
Quise olvidar

Quise olvidar

"Porque yo quise olvidar y puse un muro de piedra entre tu casa y la mía. Es verdad. ¿No lo recuerdas? Y cuando te vi de lejos me eché en los ojos arena. Pero montaba a caballo y el caballo iba a tu puerta".  Bodas de Sangre, Federico García Lorca
15 meneos
132 clics
«Después de las fiestas»

«Después de las fiestas»

Y cuando todo el mundo se iba y nos quedábamos los dos entre vasos vacíos y ceniceros sucios, qué hermoso era saber que estabas ahí como un remanso, sola conmigo al borde de la noche, y que durabas, eras más que el tiempo, eras la que no se iba porque una misma almohada y una misma tibieza iba a llamarnos otra vez a despertar al nuevo día, juntos, riendo, despeinados. Julio Cortázar
20 meneos
82 clics

Poema - Como un rasguño en el alma

Un simple comentario, a destiempo, sin ninguna intención. Pero tuvo que ser ese, entre todos los posibles. Y la vida pasa… Y no prescribe. Karmelo C. Iribarren
11 meneos
76 clics

Un relámpago apenas

Besas como si fueras a comerme. Besas besos de mar, a dentelladas. Las manos en mis sienes y abismadas nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme, me declaro vencido, si vencerme es ver en ti mis manos maniatadas. Besas besos de Dios. A bocanadas bebes mi vida. Sorbes. Sin dolerme, tiras mi raíz, subes mi muerte a flor de labio. Y luego, mimadora, la brizas y la rozas con tu beso. Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para verte bastara un beso, un beso que se llora después, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso. Blas de Otero
13 meneos
146 clics

Adioses...

Hay muchas formas de despedirse, dando la mano, dando la espalda, nombrando fechas, con voz de olvido, pensando en nunca, moviendo un ramo ya deshojado. Por suerte a veces queda un abrazo, dos utopías, medio consuelo, una confianza que sobrevive y entonces triste, el adiós dice que ojalá vuelvas… … Este adiós que te guardo está madurando con los días Exprimo nuestra vivencia y no la dejo quedarse en el pasado No puedo avanzar …
19 meneos
103 clics

Poema - El romanticismo

Dice que le regalé una estrella, dice que fue en el puerto, una noche de domingo, cuando empezábamos a salir.  Yo no recuerdo nada, la verdad, hace media vida de eso. Pero vete tú a saber.  Bien mirado, puede que hasta sea cierto: veinte años, tonto perdido de amor, y sin un duro en el bolsillo…  Qué otra cosa les vas a regalar. Karmelo C. Iribarren
19 meneos
190 clics

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo. No vuelo sobre él, de él no huyo Entre las raíces arbóreas. Estoy demasiado cerca. No es mi voz el canto del pez en la red. Ni de mi dedo rueda el anillo. Estoy demasiado cerca. La gran casa arde Sin mí gritando socorro. Demasiado cerca para que taña la campana en mi cabello. Estoy demasiado cerca para que pueda entrar como un huésped que abriera las paredes a su paso. Ya jamás …
5 meneos
61 clics

Alturas de Macchu Picchu - Canto XII

Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. No volverás del fondo de las rocas. No volverás del tiempo subterráneo. No volverá tu voz endurecida. No volverán tus ojos taladrados. Mírame desde el fondo de la tierra, labrador, tejedor, pastor callado: domador de guanacos tutelares: albañil del andamio desafiado: aguador de las lágrimas andinas: joyero de los dedos machacados: agricultor temblando en la …
15 meneos
120 clics

Poema - Los espejos

No los domésticos, estratégicamente dispuestos para que te digan siempre lo que quieres oír, sino los otros, los que no tienen dueño, los de los bares, los de los comercios, los de los vestíbulos de hotel, esos son los que te dicen la verdad: que no eres nada, nadie, en realidad, solo uno más que pasaba por allí. Karmelo C. Iribarren
11 meneos
100 clics
A veces...

A veces...

A veces tengo ganas de ser cursi para decir: La amo a usted con locura. A veces tengo ganas de ser tonto para gritar: ¡La quiero tanto! A veces tengo ganas de ser niño para llorar acurrucado en su seno. A veces tengo ganas de estar muerto para sentir, bajo la tierra húmeda de mis jugos, que me crece una flor rompiéndome el pecho, una flor, y decir: Esta flor, para usted. NICOLÁS GUILLÉN
11 meneos
93 clics
Estados de  ánimo - Mario Benedetti

Estados de ánimo - Mario Benedetti

Unas veces me siento como pobre colina y otras como montaña de cumbres repetidas. Unas veces me siento como un acantilado y en otras como un cielo azul pero lejano. A veces uno es manantial entre rocas y otras veces un árbol con las últimas hojas. Pero hoy me siento apenas como laguna insomne con un embarcadero ya sin embarcaciones una laguna verde inmóvil y paciente conforme con sus algas sus musgos y sus peces, sereno en mi confianza confiando en que una tarde te acerques y te mires, te mires al mirarme.
« anterior1234

menéame