edición general
11 meneos
16 clics

El TPI condena a Dominic Ongwen, antiguo niño soldado y líder rebelde ugandés, a 25 años de prisión

El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha condenado a 25 años de cárcel a Dominic Ongwen, antiguo niño soldado ugandés y excomandante de la organización extremista cristiana Ejército de Resistencia del Señor. La cuantía de la pena es significativa por su doble condición de víctima y verdugo. Ongwen fue hallado culpable el pasado febrero de 61 crímenes de guerra y contra la humanidad, en especial el matrimonio y posterior embarazo forzosos de niñas convertidas en esclavas sexuales, considerado por primera vez en el ámbito del TPI .

| etiquetas: tpi condena , dominic ongwen , 25 años prisión
Secuestrado a los nueve años por los rebeldes de Joseph Kony —fundador del LRA—, Ongwen padeció los crueles métodos de entrenamiento de los menores obligados a luchar en conflictos armados. Los jueces han tenido en cuenta su pasado, aunque han considerado probado que cometió los crímenes siendo adulto y en pleno uso de sus facultades mentales.
#1 Lo jodieron bien jodido. Ufff que fuerte toda esa historia y que cruel.
¿Si conviertes a un perro en una máquina de matar desde que es una cría, tiene la culpa el perro o el dueño?
¿Puede el perro negarse a pelear? ¿Hasta qué punto puede un niño evitar convertirse es el mayor HDP si le han entrenado para serlo?
#2 no se hasta que punto es un símil valido, si un dueño entrena a su perro para matar y luego este lo hace al perro se lo sacrificará aunque al que se juzgue sea al dueño
#2 si bien la mayoría de adultos que son asesinos en serie, violadores, etc. (posiblemente genocidas) han tenido infancias difíciles (o muy difíciles), la implicación no funciona a la inversa. Es decir, la inmensa mayoría de los niños violados y maltratados no hacen nunca daño a nadie cuando son adultos. De ahí creo que se puede deducir, en mi opinión y en el de los expertos a los que he oído pronunciarse, que el maltrato y el daño durante la infancia es un factor de enorme peso; pero que al final el adulto (salvo en los casos donde hay enfermedades mentales) es perfectamente dueño de sus acciones.

Creo que el caso del perro no se puede comparar, ya que la psicología animal no es la misma.
Blah, blah un católico no montaría una jihad como los moros y re blah, blah, blah con Jesus es paz y amor.
Tomad religión, tomad dosis de mundo real.
comentarios cerrados

menéame