edición general
24 meneos
92 clics

Sobre la campaña masiva para la circuncisión en África

Imaginen por un momento que el corte genital femenino hubiera sido establecido originalmente como un ritual religioso y que numerosos testimonios defendieran su función para controlar la sexualidad femenina. Bueno, esto ya ocurre... Los interesados invierten millones en estudios para demostrar que es bueno para la salud, y consiguen encontrar algunos beneficios, incluyendo un 60% en la reducción del contagio del VIH por transmisión sexual. Hay más de una docena de investigaciones que no encuentran dicha correlación, pero son ignoradas...

| etiquetas: circuncisión , áfrica
Me parece una aberración que por motivos religiosos un hombre tenga que someterse a una circuncisión,en pleno siglo XXI y todavía anden a vueltas con esa superstición.
#6 Sigue siendo piel, pero la piel del prepucio cubre al glande de forma permanente. Es mucho más sensible un pene sin circuncisión porque el glande está la mayor parte del tiempo cubierto.
Es una salvajada y solo sirve para controlar la sexualidad femenina.
#1 pues el artículo va de la campaña masiva de circuncisión... Dirigida a hombres.

Lo votarán negativo porque no interesa, es de pollaheridas quejarse de estas cosas, dirán.
#3 No te cortan el glande, que sería lo equivalente, pero sin el prepucio el pene pierde toda la sensibilidad, y también al final lo que se busca es hacer más complicadas las pajas.
#4 Toda la sensibilidad no pierde.
#2 Pues yo diría que tu comentario es rebajarse al nivel de las feministas.
#2 Es mutilación genital masculina, por la cual mueren unos niños en África cada año.


More than 400 boys have died from botched circumcisions in South Africa since 2012
www.bbc.com/news/world-africa-50838014

This incidence of associated adverse events is thus estimated at 2 to 6 per 1000 male circumcision in neonates [5]. This rate is multiplied by 10 if circumcision is done in children over 10 years old.
www.peertechzpublications.com/articles/JSSR-6-186.php
comentarios cerrados

menéame