EDICIóN GENERAL
185 meneos
2011 clics
Los 796 niños perdidos de Irlanda

Los 796 niños perdidos de Irlanda  

En los años sesenta una pequeña niña de 6 años dejaba la granja familiar y salía a la carretera principal camino a la escuela primaria, a las Hermanas de la Caridad... La pequeña niña de 6 años, Catherine Corless —cuyo apellido de soltera es Farrell—, ahora tiene 63 años y es abuela. Hace unos años, comenzó a preguntar acerca del viejo hogar que había hecho volar su imaginación cuando iba a la escuela. Irlanda quería olvidar. Pero los muertos no siempre quedan bajo tierra.

| etiquetas: irlanda , niños perdidos , historia
Curas catolólicos cuidando niños. Que puede salir mal?
#1 Curas no, monjas. Es como casi peor. ;)
Siempre que salen sucesos sobre niños en Irlanda aparece un cura o la Iglesia por medio.

El infierno en la tierra se puede definir como la vida en las instituciones religiosas de Irlanda del siglo XX.

Las hermanas de la Magadalena representa fielmente una sociedad enferma donde la impunidad católica campaba a sus anchas hasta topes bochonorsos.
Quizá tengan más suerte que los niños robados de España, cuyos casos no interesan a la mayoría de políticos. >:-(
Me encanta el acento irlandés.
#5 Pues en irlanda hay un porrón de acentos xD www.youtube.com/watch?v=ee_N3g4ORLk
¿Con cual te quedas?
#6 Con el de Dublín, como el del viejo del comienzo del documental, o la mujer que sale después, también de Dublín.
El documental pone los pelos de punta. Es tremendo el daño creado por la moral cristiana, cuando a una madre la obligan a separarse de su hijo y ella lo vería hasta medio normal. Abortos llevados a cabo en secreto, a veces con trágico final para la madre, por el miedo a que quedara estigmatizada. Niños tratados como animales por ser "bastardos". Menos mal que vamos saliendo, pero parece mentira que esto pasara hace menos de 30 años.

Me reconforta ver que hoy en día muchas mujeres deciden tener hijos sin tener pareja, o de una pareja ocasional, y todos tan felices, algo totalmente natural. Y los abuelos deseándolo.

menéame