Publicado hace 8 años por ucedaman a historiascienciacionales.tumblr.com

Cuando Stan Lee y Steve Dirko crearon el personaje de Spider-Man no tenían mucha idea del potencial que podía tener un superheroe que adquiriera los “poderes” de un arácnido. Victor se encontraba curioseando en su jardín con una varita de su hija que producía una carga electrostática, y cuando la acercó a una telaraña notó que ésta reaccionaba de forma atrayente hacia la carga. Cuando una abeja vuela la fricción de sus alas en el aire es suficiente para que se cargue de forma positiva, y si se cruza con la carga negativa de la telaraña... ¡ZAP!