Publicado hace 10 años por --275463-- a scientia1.wordpress.com

El 10 de Diciembre de 1959 Severo Ochoa recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus descubrimientos sobre la biosíntesis de los ácidos nucleicos. Sin embargo Severo no era plenamente feliz esa jornada y, aunque nadie sabía la verdadera razón, su semblante durante toda la ceremonia de entrega del preciado galardón fue muy serio… Aquel glorioso día Severo esperaba encontrarse con Felipe Juan, una persona a la que admiraba y con la que se identificaba plenamente… pero su amigo no apareció por Estocolmo.