Hace 10 años | Por --136875-- a yorokobu.es
Publicado hace 10 años por --136875-- a yorokobu.es

Hay músicos que creen haber sido tocados por los dedos de dios. Viven en una “espiral narcisista” que no les deja ver qué pasa a dos metros de sus pies. Pero el bucle no ha llegado a arrastrar a todos. Algunos han escapado. Han descubrieron el presente y han decidido emprender una “aventura colectiva”, llamada Fundación Robo, en la que importa más la obra que el autor. Los primeros fueron Karlos Osinaga (grupo Lisabö y plataforma Bidehuts), Joseba Irazoki (guitarra de Atom Rhumba) y Roberto Herreros...

Comentarios

Er_Quejio

Gran iniciativa, hay que dar un toque a los músicos para que se comprometan. Resulta sospechoso que en los últimos 15 o 20 años ninguna canción cañera haya llegado a nº1 mientras que baladas y horteradas mil tipo 40 secundarios inundan el panorama musical oficial de este país maldito

conversador

Os prometo que al leer el titular creía que era una "Fundación politica"