Hace 10 años | Por --366999-- a setmanaridirecta.info
Publicado hace 10 años por --366999-- a setmanaridirecta.info

Los antiguos directivos de Caixa Catalunya esforzaron lo suficiente para conseguir que las condiciones de empleo y jubilación multimillonarias que ellos mismos se habían otorgado nunca se hicieran públicas. Ver traduccion #1

D

Cuando el pasado lunes el diputado de la CUP-AE David Fernández, en el marco de la 'Comisión de Investigación sobre las posibles responsabilidades derivadas de la Actuación y la Gestión de las Entidades Financieras y la posible vulneración de los Derechos de los Consumidores', hizo referencia al documento confidencial del Consejo de Administración donde quedan reflejados los euros que ingresaría en su cuenta corriente Adolf Todó, el ex-director general de la entidad se mostró sorprendido y molesto. La cara de sorpresa se transformó en cara de póquer cuando Fernández le espetó "Usted es un ladrón!".


Hoy se rompe la ley del silencio. Hacemos público el documento bajo cláusula de confidencialidad del Consejo de Administración de Caixa Catalunya con fecha de 26 de marzo de 2008. Consta el acuerdo que garantizaba un sueldo mínimo de 600.000 euros anuales por Adolf Todó-que al año siguiente se incrementó hasta los 800.000 euros-y que, sumado a las condiciones de jubilación ya varios pluses y dietas, suponía que a lo largo de 7 años su cuenta corriente se vería incrementado en un volumen de 20 millones de euros. En aquella reunión, presidida por Narcís Serra, se advirtió a todos que el contenido del acta era "de carácter confidencial a todos los efectos". Antes de tomar la decisión se encargó un informe a Hay Ibérica SA, una consultora externa experta "en recursos humanos y retribución a directivos". El razonamiento empleado para dotar de una nómina tan elevada a Todó fue que, según Hay Ibérica SA, el promedio de sueldo de los altos directivos de empresa es de 699.000 euros anuales. No se hace ninguna referencia, pero, a la delicadísima situación financiera de la entidad y al agravamiento del contexto de crisis econòmica.Tampoc se habla del estallido de la burbuja inmobiliaria, una circunstancia oficialmente reconocida por aquellas fechas. Lo que más sorprende del acta que hoy conocemos es el nombre de todos y cada uno de los firmantes que con su voto sellaron la nómina multimillonaria. En nombre de CiU acudió Estanis Felip y Montsonís, por el PSC Joan Echániz Sans, y por ICV estaba presente Matías Vives y March. CCOO estaba representada por José Alonso y Roca y por Genís Garriga y Bacardí, y por UGT firma al acta Sara Cardona y Raso. Los contratos se aprobaron por unanimidad, y no consta ningún voto particular. Oficialmente no tenían un sueldo, pero las dietas por asistir a las reuniones del consejo de administración ascendían a 40.000 euros por persona y año, que también recibían los representantes de partidos políticos y sindicatos.

L

Se acabó la "confidencialidad"

s

Venga a chupar venga a chupar... ¡Hijos de Puta!

D

LLADRES

Juggernaut

Espero que se gaste hasta el ultimo céntimo en medicinas.

Anikuni

Catalunya ens roba