Hace 11 años | Por calafate a cuv3.com
Publicado hace 11 años por calafate a cuv3.com

Frente a la riqueza de dos concesionarios de lujo en el PAU de Las Tablas de Madrid vive la pobreza de la familia del “presidente” calé. La recesión económica ha paralizado hasta el mercado de la chatarra, del que viven dos adultos, dos niños y un bebé. La furgoneta vuelve vacía, ya nadie les compra metales y escasea incluso la basura. En este mercado, una pila de fregadero cuesta cinco euros, igual que una televisión vieja. Su última esperanza se la jugaron en Navidad al número 75.916. Salió el 75.913.

v

En el resto de comunidades no se, pero en Madrid los gitanos siempre han tenido un trato 'diferente' al resto de ciudadanos. Partiendo de suelos 'cedidos' por el ayuntamiento , realojamientos miles, suministro de agua y electricidad por acometidas ilegales (y si, lo pagamos entre todos); Aparte tienen sus leyes, marginados sociales que les regalan el carnét de conducir, que, a algunos, se les permiten traficar con droga delante de nuestras putas caras, gente que no quiere ser parte de nuestra sociedad ni comparten nuestras leyes. Su única ley: ojo por ojo y contribuir es de tontos.
Fdo: Uno de los que si contribuyen, los que si pagan el suelo por el que vive, que paga los recibos de los servicios disfrutados, y aunque no me guste, ME JODO, y me adapto a las putas leyes que se impongan.

Lo siento por esta gente en concreto que se dedica a la chatarrería en frente de telecinco, que les llevo viendo toda la vida dedicándose honradamente a la venta de sanitarios.