EDICIóN GENERAL
13 meneos
37 clics

«Las músicas populares no tuvieron casas de discos ni nada que las pusiera de moda, perduran porque la gente quiso»

Ver y escuchar a Javier Colina (Pamplona, 1960) tocando su contrabajo tiene algo de sesión de hipnosis. No solo por cómo toca, por esa capacidad que tiene de brillar haciendo jazz, de llevarte a la Cuba profunda con sones y tumbaítos o de hacer incluso que su instrumento cante por granaínas cuando se pone flamenco. Sino también por cómo lo hace. Por ese vaivén de su cuerpo, ese continuo desplazar el peso de una pierna a otra, como si fuera el baile de uno de esos boxeadores que tanto le gustan y a los que mira en la televisión cada mañana mient

| etiquetas: jazz , música , flamenco
Muy de acuerdo en general con él:

- Primero respecto la diferenciación de cultura y ocio. Es fácil no se defiende la cultura sino el negocio alrededor de esta.

Respecto a esto:

No son tanto las cosas que se dicen o las músicas que se emiten, sino las que no sacan. Tú no existes. Si no pasas por mi filtro, no existes.

Totalmente y esto me lo demostraron dos grandes artistas. Mariano Lozano Platas (Séptimo Sello, 7SND) y Luís Auserón (Radio Futura).

Por eso me hace tanta gracia que cuando algunos hablan de las descargas, digan eso de que impide a otros empezar una carrera o darse a conocer. Cuando los que de verdad impiden esto es la propia industria si no sigues sus normas.

Salu2
comentarios cerrados

menéame