EDICIóN GENERAL
19 meneos
356 clics

Madrid en agosto es lo mejor: una lección sobre el absurdo de nuestras vidas

Arde la calle al sol de poniente. Hay tribus ocultas cerca del río. Pero deben de estar muy bien ocultas, porque en Madrid en agosto no se le ve el pelo a nadie. Salir a la calle a las 11 de la mañana es arrojarse a pleno '28 días después' o, mejor dicho, a un postarmagedón climático que ha liquidado al 60% de la población mundial a cambio de convertir la Gran Vía en una macroplancha para freír huevos. La sensación que aflora se parece a muy pocas cosas. El mundo se ha parado, pero uno puede recorrer sus ruinas a placer.

| etiquetas: madrid , agosto
Pues los yankies han mandado un cohete a Sol
#1 Si, pero no lo deben tener muy claro, va estar un largo tiempo dando vueltas
Tan lo mejor ,que sus habitantes han huido de ella.
#3 Siempre que puedo, evito salir de Madrid en agosto (a veces hay que cumplir vacaciones con más gente).

Por lo demás, salvo el calor, la ciudad es la leche. Toda la oferta cultural y de ocio sin colas ni agobios.
Como turista provinciano habitual de Madrid, opino que en agosto el calor es excesivo y el ambiente a media tarde invita a volver al hotel a echar la siesta; pero a cambio, todo está mucho más tranquilo, no hay problemas para conseguir entradas y el precio del susodicho hotel es la mitad de lo habitual. A mí me gusta.
los madrileños siempre están a vueltas con lo cojonudo que es vivir, que Madrid es la rehostia, pero en cuanto pueden se largan de allí, juas juas
#5 vivo en Madrid desde hace 18 años y puedo decir con orgullo y conocimiento de causa que... me alejare de ella en cuanto pueda.
#5 Y los de Barna también. Desesperados se llevan las cosas a la oficina o donde sea para que al salir el viernes ya se van a donde sea sin pasar por casa. Lamentable.
#5 Hombre, irte de vacaciones al mismo sitio en el que vives es un poco raro.
#10 yo lo hago, este año haz las maletas y quedate en casa, Principado de Asturias
Por eso es en Agosto cuando me escapo siempre unos días a Madrid.
comentarios cerrados

menéame