Publicado hace 1 mes por RaulUrdaci a nationalgeographic.com

En el pueblo de Nashtifan, en el noreste de Irán, Mohammad Etebari es el último guardián de una antigua tradición. Ahora anciano, Etebari ha dedicado su vida a mantener en funcionamiento las pocas docenas de molinos de viento históricos de la ciudad. Hechos de arcilla natural, paja y madera, los molinos de viento han estado moliendo granos para hacer harina durante aproximadamente 1000 años. Similares a los molinos de viento que inventaron los persas, el diseño se extendió lentamente por el mundo y fue adaptado por holandeses y otros.

Comentarios

Aitor

Efectivamente, podrían dejar de girar. O podrían seguir girando.

P

Molinos de viento manchegos traídos por los Fugger