Fascismo económico

Antes de convertirse en una verdadera doctrina de gobierno, el fascismo, cuyos orígenes y proceso político se describen aquí, tuvo que dotarse de una sólida base económica. Incluso puede decirse que, sin esa base, el fascismo nunca habría podido vivir.

Es posible, además, que su evolución, tanto económica como política, no haya terminado en el mismo país donde nació: Italia.¡

El origen de este movimiento, la calidad de sus aspirantes, demuestra claramente que el fascismo es de naturaleza económica.

De hecho, es sobre todo obra de los grandes industriales italianos de Milán, Turín, etc.

Fueron ellos los que primero perdieron la confianza en el poder político representado entonces por el viejo liberal Giolitti, cuando las fábricas fueron tomadas en 1920.

Si se dirigieron a Mussolini, para evitar la repetición de tales acontecimientos, fue sobre todo para derribar el orden económico existente de arriba abajo, con la ayuda de un sistema de "colaboración forzada", cuya característica esencial sería la de impedir, en el futuro, el choque de los antagonismos de clase.

Mussolini llevó a cabo primero la parte política y defensiva de su misión. La marcha sobre Roma, la restauración del poder del Estado, su ejercicio con el consentimiento del rey, eran, para Mussolini y sus inspiradores, tareas cuya realización inmediata era necesaria para salvar el capitalismo amenazado hasta sus cimientos, pero todas estas medidas eran puramente defensivas. Mussolini y los grandes industriales tenían que crear, o arriesgarse a desaparecer en un caos indescriptible.

No es, como se cree generalmente, la violencia y todas sus manifestaciones lo que constituye el fascismo. Esta violencia no es más que el medio por el que el gobierno fascista impone su dominación. Parece que, fuera de Italia, el fascismo no existe realmente en ningún otro lugar.

España, Hungría, Bulgaria, Rumania, Polonia, Lituania, gimen bajo el dominio brutal y sangriento de gobiernos reaccionarios, dictadores militares y civiles, pero no se puede decir que los regímenes de estos países sean fascistas. Hasta ahora, sólo son fascistas en su violencia.

Sólo Italia tiene un régimen fascista porque en ese país una nueva economía, la que realmente caracteriza al fascismo, es la base del nuevo orden social.

En efecto, fue allí donde los industriales, al constituir los "paquetes", tuvieron la brillante idea de reunir, en el plano de la explotación capitalista, todas las fuerzas activas que contribuyen a la vida de las sociedades: el trabajo, la técnica y la ciencia. A estas fuerzas añadieron -de forma perfectamente lógica, en un régimen así- el capital, es decir: la patronal, los banqueros.

Las corporaciones fascistas, que son los pilares del régimen, las cariátides [sic, bases] del nuevo orden de cosas, permiten lograr, si es necesario por la fuerza, la colaboración de todos estos elementos en el plano industrial a nivel local, regional (provincial) y nacional.

Estas "corporaciones" no tienen nada en común con las de la Edad Media, que desaparecieron en Francia hacia 1786. No son fuerzas asociativas anticuadas que la prueba del tiempo condenará sin apelación.

Son, por el contrario, la armadura moderna y perfeccionada del capitalismo, cuya misión es llevar a cabo, sin trabas, la evolución necesaria.

¿Por qué es tan formidable este sistema fascista?

1° Porque es, en el plano capitalista, una adaptación peligrosa del sindicalismo obrero;

2° Porque realiza "concretamente" el sistema de interés general de los demócratas sindicales;

3° Porque aparentemente supera, en su aplicación práctica e inmediata, al socialismo de Estado de tendencia reformista.

Son estas características las que hacen que el fascismo sea fuerte y formidable.

Sacando la lección, a su manera, de 50 años de experimentos sociales obreros, los industriales italianos -con los que, en Francia, los Motte, los Martin-Maunys, los Valois y los Arthuys, coinciden perfectamente- pudieron reforzar su poder económico y político. Llevaron el capitalismo a un nuevo nivel. Han conseguido este tour de force: flexibilizar un sistema concentrándolo; reforzar la explotación enmascarándola bajo la apariencia de colaboración; imponer como real un interés general inexistente; orientar hacia los objetivos de conservación del capitalismo las fuerzas destinadas por excelencia a hacer desaparecer este régimen.

Y este tour de force se llevó a cabo ante los ojos atónitos del proletariado universal, sin que éste captara todo su significado y consecuencias.

Se preparó largamente y se ejecutó con mano maestra. La puesta de todos los Estados bajo el control de las finanzas y de la gran industria internacional precipitó el advenimiento del fascismo. Y es cierto que los industriales italianos tenían detrás a todos los grandes potentados de la banca y la industria, especialmente los de Inglaterra y América. La contribución financiera de estos magnates a la obra del fascismo es tan evidente como real es el control que ejercen sobre la industria italiana Mussolini es, en definitiva, sólo el ejecutor de los designios del gran Estado Mayor capitalista mundial. Italia no es más que el lugar de un experimento que quieren hacer lo más decisivo posible antes de generalizarlo.

En mi opinión, así es como la clase obrera debería ver el fascismo. Es el nuevo sistema social del capitalismo, con una base económica muy fuerte y una expresión estatal reforzada.

Este movimiento es aún más peligroso porque llega en el momento oportuno: en el momento en que, disociadas, las fuerzas obreras se bifurcan hacia objetivos diferentes; en el momento en que, abandonando definitivamente sus objetivos de clase, una parte de estas fuerzas aporta al capitalismo la ayuda sin la cual éste no podría pasar, en las circunstancias actuales, el difícil desfile que es siempre el paso de una etapa de la evolución a otra etapa; en un momento, por fin, en el que la quiebra de todos los partidos políticos, en todos los países, está resultando irremediable a los ojos de quienes comprenden el sentido y la importancia de los acontecimientos económicos, políticos y financieros que se están produciendo en todo el mundo.

Por eso no es de extrañar que el fascismo, hábilmente presentado a las distintas capas populares, consiga atraer hacia sí a todos los incautos de los partidos, a todos los engañados, a todos los desilusionados, a todos los partidarios de las doctrinas de fuerza que la guerra ha puesto en primer plano. Esto es para el nivel político.

Económicamente, las corporaciones fascistas, al reunir en un solo organismo todas las fuerzas de una misma industria: patrones, técnicos, científicos y trabajadores, logran el reto de hacer creer a la gente en la existencia de un interés general.

Y no es esta concepción, de hecho, en nombre del Capitalismo, la afirmación de la tesis sostenida por la Federación Sindical de Ámsterdam y sus más brillantes representantes a nivel obrero.

Sólo hay una diferencia. Es que Jouhaux y sus amigos pretenden realizar el interés general, utilizando el capitalismo, en beneficio de los trabajadores, mientras que Mussolini lo realiza en beneficio del capitalismo utilizando al proletariado.

De los dos, sólo uno es lógico: Mussolini. Esta es, en gran parte, la fuerza esencial del fascismo. No sólo instituye un régimen de interés general en su propio beneficio, sino que se asegura para esta tarea el apoyo indispensable de una parte de la clase obrera.

Que no se piense que el fascismo suprime las clases, que las nivela. No, los superpone, pero esto le permite eliminar los antagonismos brutales y permanentes del Capital y del Trabajo, en nombre de su interés corporativo y general.

De este modo, suprime ambas cosas: la huelga, un arma obrera, y el cierre patronal, un arma patronal, mediante el arbitraje obligatorio, un arma tanto gubernamental como patronal, ya que el Estado no es más que la expresión colectiva de la clase dominante.

Si la "corporación fascista" logra una especie de solidaridad de intereses, nadie puede pretender que esta solidaridad implique la igualdad social de los "asociados".

Veamos, en efecto, cuáles son las características esenciales de estas sociedades

1° En la cima: una dirección técnica asumida por el patrón, el industrial y, invisible pero presente, otra dirección, oculta, moral, suprema, la verdadera dirección: los grandes bancos;

2° En los escalones : Los científicos, cuyo trabajo está dirigido y orientado por la dirección, por la fuerza que paga; los técnicos, que se encargan de aplicar los descubrimientos de los científicos a nivel industrial; los supervisores, cuya misión es realizar, según las normas de la empresa, en el "interés general" de la misma, el trabajo desarrollado y perfeccionado por el cuerpo de técnicos. Los científicos, técnicos y supervisores reciben, en mayor o menor medida, "delegaciones" que los convierten en representantes de la dirección. No obstante, están constantemente controlados por la dirección 

3° En la parte inferior de la escala: los obreros, los empleados, los trabajadores, es decir, los ejecutores, que se colocan bajo la dirección de los supervisores, que obedecen las instrucciones de la "Oficina" y no tienen que mostrar ninguna iniciativa. De hecho, no tienen ningún derecho.

En resumen, se puede decir que la Corporación se encuentra bajo la autoridad de un solo amo, en dos personas, el industrial y el financiero, este último al mando del primero. El resto constituye un ejército de parias, más o menos bien pagados y considerados, cuyos esfuerzos combinados sólo tienen un objetivo: enriquecer al primero consolidando sus privilegios, perpetuándolos.

Esto es lo que el fascismo llama "colaboración de clases" en el "interés general".

Los salarios, los horarios y las condiciones de trabajo se fijan localmente, por industria, por la corporación correspondiente, es decir, en realidad, por los empresarios, que se cuidan mucho de hacer aprobar sus propuestas por los "representantes" de los demás asociados, hábilmente elegidos por ellos, antes de hacerlas legalizar por el "podestat", que es el magistrado político, el representante directo del poder del Estado.

Este sistema aún está incompleto, pero ya constituye la base sólida que sostiene todo el edificio fascista. Cuando Mussolini, con el tiempo, haya conseguido deshacerse del Parlamento elegido y del Senado, nombrado por el Rey -y no tardará mucho-, creará parlamentos provinciales y un parlamento nacional, en el que se sentarán los representantes cualificados de las Corporaciones, es decir, de los "grandes intereses" del país.

Estas asambleas locales, provinciales y nacionales, constantemente bajo el control del poder central, formarán el aparato político del país.

El fascismo será entonces alcanzado: política y económicamente.

Todavía tendrá que cumplir la tarea para la que fue presentada: trazar las nuevas leyes económicas del Capitalismo, generalizar el sistema de construcción del Estado desarrollado en Italia.

Las grandes crisis económicas y financieras en curso no tienen otra finalidad.

Ya he indicado en otro lugar que las crisis económicas que tienen lugar en todos los países no están realmente causadas por las crisis financieras que alcanzan y afectan sólo a algunos de ellos. He demostrado que estas crisis económicas se producen en países con tipos de cambio altos, medios y bajos, así como en países en los que las crisis financieras han terminado, están en curso o aún no se han producido.

La crisis financiera es sin duda un factor, pero artificial, que agudiza la crisis económica aquí o allá. Es un medio, que las finanzas internacionales utilizan ingeniosamente, pero no es una causa.

En cuanto a la consecuencia de estas crisis económicas, es el desempleo, que se ha generalizado en todo el mundo. Cualquiera que sea la situación financiera de un país, el desempleo reina en él, y se puede ver que generalmente es tanto más considerable y permanente cuanto mejor es la situación financiera del país. Suiza, Inglaterra y Alemania son ejemplos convincentes de ello.

El paro no es, en definitiva, más que una especie de lock-out, cuya finalidad es introducir en la producción nuevas reglas, de las que el fascismo y el taylorismo parecen constituir las líneas maestras en todos los ámbitos (ejecución del trabajo y forma de su remuneración).

Todas estas nuevas normas constituyen lo que se denomina "racionalización". Esta palabra, de considerable importancia en nuestro tiempo, será estudiada en su lugar.

Pero hay que decir ahora que la racionalización que se está llevando a cabo en todos los países industriales -y que ya se ha realizado parcialmente en algunos de ellos- tiene por objeto hacer que el capitalismo pase de una etapa acabada y pasada a otra correspondiente a la evolución actual.

Las corporaciones fascistas serán los agentes de ejecución de este plan, bajo la apariencia del "interés general". Y en Francia, por la historia de este país, probablemente asistiremos al prodigioso espectáculo de ver el fascismo realizado por la C.G.T., o más bien por sus dirigentes, ayudados por los dirigentes socialistas, que en muchos países, y en particular en Polonia, han demostrado tener una disposición asombrosa al respecto.

En efecto, cualquiera puede ver que la burguesía reaccionaria francesa tiene el talento infernal de hacer que los dirigentes políticos del Partido Socialista y los dirigentes sindicales de la C. G. T. presenten, apoyen y defiendan sus proyectos de esclavización.

Así, Paul Boncour, en nombre del Partido Socialista, presentó e hizo votar el proyecto de ley que instituía la nación armada y la militarización de los sindicatos, con la aprobación de la C.G.T.

Así es como la C.G.T., mientras el paro permanente implica la reducción del tiempo de trabajo, se aferra a la jornada de 8 horas, que se ha hecho demasiado larga.

¿Continuará el capitalismo su obra de transformación profunda hasta el final, utilizando a los dirigentes socialistas y sindicales que ya están atados a su carro? ¿Logrará el fascismo con ellos -en la forma que sea- o decidirá, llegado el momento, deshacerse de "sus auxiliares", después de haberlos desgastado? Nadie lo sabe, al menos en este momento, ni siquiera la persona afectada.

Pero no cabe duda de que, sea como sea y con quien sea, las altas finanzas perseguirán su objetivo sin descanso.

Una fuerza, sólo una: el sindicalismo revolucionario me parece capaz de bloquear el camino del capitalismo, en proceso de transformación.

Al igual que su adversario, pero en un estado libre, tiene a su disposición, sin límite, los factores que aseguran la vida social. Es, al final, entre el sindicalismo revolucionario y el fascismo -y todos sus aliados, políticos y sindicales- donde se librará la batalla final, para la que todos los trabajadores deberían estar ya preparados.

Del resultado de esta batalla depende toda la vida de los pueblos.

Según triunfe una u otra, será la libertad o el sometimiento, la igualdad social o la explotación ilimitada, lo que reinará universalmente.

Pierre Besnard.

Traducido por Joya

Original:

www.fondation-besnard.org/spip.php?article84

www.socialisme-libertaire.fr/2018/02/le-fascisme-economique.html