Cuando visité mis pocilgas

Visitaba a menudo las caballerizas de palacio. Y pensé un día que también era mi deber visitar nuestras pocilgas.

Y pensé, tras la vista, que todo iría mejor si mejoraba las condiciones de vida de los cerdos. Y así decidí hacer pocilgas más grandes, y en vez de desperdicios, mandé que dieran de comer a los cerdos los mejores manjares de palacio.

¿Y que tuve? Cerdos.

Y en vez de cantar, como yo esperaba, siguieron gruñendo.

Ciudadela. Antoine de Saint Exupery.