Publicado hace 7 años por malditascully a culturacientifica.com

El gran problema de la navegación en el siglo XVII era la determinación de la longitud, la posición en un paralelo, en el mar. Este problema se podía solucionar usando relojes. Si un reloj fuese capaz de mantener con precisión la hora de tierra o de una referencia estándar, las mediciones de la hora local por medios astronómicos permitirían por comparación determinar la longitud. A finales del siglo XVII, posiblemente inventado por Robert Hooke, aparecía el escape de áncora, que se convierte en el estándar en los relojes de péndulo.

Comentarios

D

El gran problema de la navegación en el siglo XVII era la determinación de la longitud, la posición en un paralelo, en el mar.



Los paralelos determinan la latitud, cosa que cualquier marinero sabe hacer desde la prehistoria.

EDocet

#2 La posición en un paralelo: dado un paralelo, que es una circunferencia de infinitos puntos, la posición EN el paralelo, el punto en el que te encuentras, es la longitud, ya que es la intersección con el meridiano correspondiente. Es lo mismo que decir la posición este-oeste en un paralelo.

Cesar_mann

Recomiendo el libro "Longitud" de Dava Sobel, editado en España por Anagrama en el 2006, aunque el original es del 1995.



Es un libro corto que trata sobre la interesantísima historia de la determinación de la longitud y que amplía lo escrito en este artículo.



Un saludo