Hace 2 meses | Por cocolisto a caitlinjohnstone.com
Publicado hace 2 meses por cocolisto a caitlinjohnstone.com

Artículo de Caitlin Johnstone sobre la naturaleza de la vida, nuestros enfrentamientos y lo que en ésta es realmente importante.

Comentarios

cocolisto
autor

Traducción :

Un avión a reacción se avería y se dirige con sus pasajeros a la tierra. Uno esperaría que gritaran, lloraran, que se aferraran el uno al otro con miedo, que se prepararan para el final, que oraran, que pensaran en sus seres queridos, pero no lo hacen. En cambio, se vuelven el uno contra el otro y comienzan a pelear.

"¡Te odio! ¡Te odio!", gritan mientras agitan sus puños el uno al otro en su camino hacia abajo.

Algunos tratan de estrangularse unos a otros hasta la muerte. Algunos tratan de robarse unos a otros. Algunos intentan subirse encima de otros para que el otro muera una fracción de segundo antes. Otros se aferran a sus posesiones gritando "¡Nunca tomarás lo que es mío!" y patean a cualquiera que se acerque demasiado.

Todos se dirigen hacia el mismo destino al mismo tiempo, pero se vuelven el uno contra el otro y tratan de superarse el uno al otro durante su corta caída en picado en lugar de hacer las paces entre sí y con lo que está por venir.

Así es nuestra extraña relación con la mortalidad. Una vagina gigante se abre en el cielo y da a luz a bebés que crecen a medida que caen a la muerte, y pasan ese corto tiempo odiándose, luchando, manipulándose e intrigando entre sí.

Por supuesto, no se siente de esa manera. Debido a la forma en que los humanos perciben el tiempo, no se siente como una caída rápida hacia la muerte. Desde nuestro punto de vista, parece durar lo suficiente como para que olvidemos lo que está sucediendo, nos distraigamos y quedemos atrapados en el drama y el conflicto y las opiniones y los rencores, y perdamos nuestro enfoque en el gran splat que nos espera a continuación.

Pero eso es lo que está pasando. Todos estamos involucrados en una danza íntima con la muerte, ya sea que reconozcamos que eso es lo que está sucediendo o no. Estamos en el meollo de la cuestión. Todo lo que hacemos en la vida es una pelota que estamos rebotando en la pared de ese extremo definido desde donde sea que estemos parados. Es el otro extremo del lapso de tiempo en el que podemos estar haciendo cosas en este planeta, frente a donde estamos ahora. La muerte está parada en la misma cancha que nosotros, devolviendo cada pelota que servimos.

Es fácil evitar llegar a una relación auténtica con esta situación si no eres una persona auténtica, o si no esperas morir pronto, o si no amas a nadie con mucha profundidad. Amar verdadera y profundamente a alguien es sumergirse inmediatamente en una aguda conciencia de la muerte, porque cuanto más intensamente amas a otro, más se mueve el inevitable final de esa relación en tu atención. Pero mientras evites dar ese salto y vivas una vida de distracción y superficialidad, es posible pasar mucho tiempo fingiendo que tu baile con la muerte no está sucediendo.

Y así es como somos capaces de fingir que estamos en desacuerdo entre nosotros. Pretender que tiene sentido vivir en una sociedad basada en la competencia donde necesitamos abrirnos camino por encima de todos los demás para salir adelante en una carrera de ratas de suma cero que no puede existir sin perdedores. Pretender que tiene sentido vivir en un mundo donde hay guerras, donde hay militarismo, donde hay odio y egoísmo y codicia y defensiva. Todo el juego depende de que todos pasen largas extensiones de tiempo olvidando que ninguno de nosotros sale vivo de esto.

Y luego, antes de que te des cuenta, estás sentado solo en un cuerpo frágil y débil, preguntándote por qué duele caminar y a dónde fue tu amante y de qué demonios se trataba todo ese lío. Ninguno de los logros que pasaste tu vida persiguiendo significa nada más. Ninguna de las veces que te eligieron a otra persona por algo que querías ya se siente especial o significativa, y no puedes recordar por qué alguna vez lo hicieron. Ciertamente no estás sentado allí deseando haber pasado más tiempo en la oficina o haber comprado ropa más elegante o tener un automóvil que pudiera impresionar a tus vecinos. Todo lo que quieres es ver a las personas que ya no puedes ver, y tal vez un abrazo.

Si pudiéramos ver que todo se desarrolla rápidamente, o simplemente percibir lo que ya sabemos con mayor conciencia y lucidez, nunca elegiríamos vivir nuestras vidas de la manera en que los poderosos quieren que las vivamos. Y no hay forma de que consintamos a los sistemas que exigen que lo hagamos. Una gran cantidad de gestión de la percepción se dedica a evitar que veamos claramente lo que está sucediendo aquí, y lo que nos están quitando, y cuánto mejor podría ser este mundo.

Qué circo tiene razón.

El_Tio_Istvan

#3 Ya sabes cómo son. Tienen su lista negra y no se van a poner a leer ni aunque se lo traduzcas.

Gran artículo, por cierto.(como suele pasar, la verdad)

El_Tio_Istvan

Uy! Artículo de la Caty. Hueles eso? Son los haters ultracentristas. Ya vienen.

cocolisto
autor
editado

#2 La verdad, no creo que tengan la altura comprensiva y emocional para entender a esta mujer periodista, una rara avis en el mundo de la información y, con sus devaneos, una gran persona. Particularmente este artículo es, si quieres, bastante poético y a la vez descriptivo.

Hart

Impresionante