Hace 2 meses | Por spacemenko a eldiario.es
Publicado hace 2 meses por spacemenko a eldiario.es

Los zapatos de Fefa esconden una larga historia. Para ella, son uno de los símbolos de su proceso migratorio. Fefa Toledo pasó parte de su niñez en La Graciosa, una pequeña isla canaria de calles de arena y poco más de 700 habitantes censados. Allí, durante su infancia, fue libre. “Siempre estaba descalza jugando en las rocas”, recuerda. En la década de los 60, su familia, empujada por la necesidad de estudiar y perseguir un futuro mejor, partió a Lanzarote. Su padre fue uno de los primeros gracioseros en marcharse para tener estudios...

Comentarios

cocolisto

Una historia muy bonita y una gran mujer.