Hace 2 meses | Por DavidEF a elpais.com
Publicado hace 2 meses por DavidEF a elpais.com

El episodio más infame de la historia de The Doors nunca ocurrió. Después de aquel recital de Miami de 1969 se cancelaron 15 de sus conciertos, dejaron de ganar un millón de dólares, sus canciones se vetaron en muchas emisoras estadounidenses y Jim Morrison, su líder, fue condenado a seis meses de prisión. Se dijo que Morrison se había bajado la bragueta en aquel recital y simulado una masturbación; que luego corrió hacia el guitarrista y simuló una felación. Sencillamente, nada de eso sucedió.