Hace 8 años | Por iZgz a yorokobu.es
Publicado hace 8 años por iZgz a yorokobu.es

Una reflexión sobre el papel que juegan las máquinas hoy día en el avance del neoliberalismo y la deshumanización. ¿Cómo se enfrentaban a ello durante la primera revolución industrial?

Comentarios

D

Aunque se llame así por de Ned Ludd, en español de dice ludismo.

D
editado

#2 lo cual permite confundirse con lúdico. Los epónimos, mejor cuanto más se parezcan a su nombre original

la obsesión por la pseudofonética que impone la RAE roza el ridículo en muchas ocasiones, hasta Reverte lo admite

dineromuerte

"Nadie está realmente en contra del progreso cuando el progreso supone eso mismo. Pero conviene analizar en profundidad si el progreso que proponen determinadas políticas implica un avance social o simplemente uno económico que redunda exclusivamente en dichas empresas."

pablisako

viva el anarcoprimitivismo (lease unabomber)

NickEdwards
editado

Los argumentos en contra de la automatización siempre han sido muy débiles. El argumento a favor que más me gusta es el del reparto de la riqueza.

El otro día fui al decathlon y me compré una camiseta, de calidad decente, por 2.50€. Es decir, pude comprarme una prenda que me va a durar meses o años por menos de lo que cobro en una hora de trabajo. Esto es algo sólo posible gracias a la automatización. Comparémoslo por ejemplo con lo que valía una prenda hace cien, dos cientos o tres cientos años donde la escasa automatización incrementaba los precios y hacía que estos productos fueran mucho menos asequibles, especialmente para las clases más bajas.

Frédéric Bastiat lo explica muy bien en su libro "lo que se ve y lo que no se ve". Lo que vemos es un puesto de trabajo que se pierde. Si nos fijamos más también veremos que el propietario de la tienda se enriquecerá por el puesto de trabajo que ahora se ahorra. Lo que no vemos sin embargo es lo que pasa a continuación:

1. La sociedad dispone de un trabajador más que puede dedicarse a otra tarea demandada, permitiendo así que se cubran áreas de trabajo en las que antes faltaban más personas.

Precisamente gracias a las máquinas fuimos capaces de despoblar el campo y lograr que haya cada vez más personas disponibles para dedicarse a otros sectores tan necesarios para la sociedad como la educación, la sanidad, el transporte, la manufactura, los servicios, etc. ¡Al mundo no le falta fuerza de trabajo!

2. El empresario se verá obligado por las fuerzas del mercado a socializar sus ganancias. Y, en mi opinión, esta es la parte genial de las fuerzas del mercado que no dependen de la caridad de nadie.

Primero, incentivado por el mayor lucro, el empresario decidió utilizar su dinero para desarrollar, comprar o implementar un nuevo tipo de máquina. Sin embargo, con el tiempo, la competencia hará lo mismo y por lo tanto le obligarán a reducir los márgenes que aumentó en un primer lugar para ser más competitivo.

Veamos un pequeño ejemplo:

Año 1: Camiseta artesanal: PVP: 200€ Beneficios 50€ por prenda.
Año 2: Camiseta artesanal con telar mecanizado: PVP: 200€ Benificios 100€ por prenda.

El sastre de nuestro ejemplo ahora tiene mucho más margen lo cual también le permite bajar más los percios para matenerse competitivo. Ahora es cuando entra en juego la competencia y las fuerzas del mercado.

Año 3: Camiseta artesanal con telar mecanizado: PVP: 150€ Benificios: 50€ por prenda.
Año 4: Camiseta industrial: Y aquí es donde se repite la historia.

Al final todas estas mejoras logran que tengamos nuestras camisetas en el Decathlon por 2.5€, algo que no hubiera sido posible sin el desarrollo de las máquinas.

En la situación de nuestro pequeño ejemplo (ficticio porque no sé cuál es el precio real de una camiseta cosida a mano), lo que muchas personas no ven es que cada vez que compramos una camiseta por 2.5€ nos estaremos ahorrando 197.5€ que hubiéramos tenido que pagar de no existir las máquinas.

En efecto, el beneficio que dan las máquinas al final lo terminamos disfrutando todos que ahora disponemos de productos mucho más asequibles, especialmente para aquellos menos desfavorecidos.

La regla general es esta: cuanto más eficientes seamos, más ricos seremos. Eso es así porque los recursos de los que disponemos en nuestro planeta están limitados y de nosotros depende maximizar la cantidad de bienes que producir. Si yo tengo 50€ soy mucho más rico si puedo utilizarlos para comprar 10 kilos de comida que no solo 5 kilos.

El progreso en el mundo se basa precisamente en esto: utilizar nuestros recursos de forma eficiente.

La próxima vez que vayáis al supermercado pensad en la cantidad de dinero que estáis ahorrando gracias a las máquinas.

Termino pasándoos un video bastante más entretenido que mi explicación. Aseguraos de activar los subtítulos:



Al autor del artículo le diré que lo más importante no es que existan las cajas automáticas, sino que los cajeros puedan encontrar nuevos trabajos útiles y con valor. Obviamente, si no le gustan, porque son demasiado pequeñas, que se queje y así al final tendremos mejores cajas automáticas

anor

#3 Como consumidores podemos disfrutar de productos baratos gracias a las maquinas, y como trabajadores disfrutaremos cada vez mas de largos periodos de desempleo.