Publicado hace 1 mes por LosSolidarios a numanciamultimedia.com

Desde la paz firmada por Graco (179 a.C.), la situación económica y social interna de los celtíberos se fue agravando por la presión y abusos de los administradores romanos. Según el tratado de Graco tenían prohibido fundar nuevas ciudades y ampliar las existentes. El pretexto para la declaración de guerra estuvo desencadenado por la ciudad de Segeda, Sekaisa, en El Poyo de Mara, Zaragoza.