Hace 8 años | Por shake-it a milacahue.com
Publicado hace 8 años por shake-it a milacahue.com

El médico Gary Slutkin pasó una década combatiendo la tuberculosis, el cólera y la epidemia del SIDA en África. Entonces regresó a los Estados Unidos, país que él creía a salvo de las brutales epidemias mortales. Pero entonces empezó a observar con más detenimiento la violencia armada, constatando que su propagación sigue los patrones de las enfermedades infecciosas y contagiosas. Una aproximación que da la vuelta a un problema que demasiadas comunidades habían aceptado como un hecho. Vídeo de 14 minutos

Comentarios

D
editado

Es curioso que esto es lo mismo que lleva diciendo Erin Pizzey decadas, desde finales de los 60. Esta mujer fue la primera persona en fundar un centro de acogida para mujeres maltratadas en UK. Y alli se dio cuenta de que la violencia no era cuestion de genero, sino un problema que se transmitia dentro de los nucleos familiares (como una especie de contagio) y que lo hacia a traves de hombres y de mujeres, aunque se manifestaba mas visiblemente en los hombres.

Por decir eso fue boicoteada y amenazada por el feminismo (hasta el punto de tener que huir de UK para salvaguardar su integridad fisica, despues de que le mataran a su perro y se lo dejaran en el portal como advertencia) y absolutamente ninguneada en el mundo academico.

N

Eso lo se yo desde que vi "28 días después"...