Hace 1 mes | Por blodhemn a elindependiente.com
Publicado hace 1 mes por blodhemn a elindependiente.com

Un enterramiento romano del siglo II de cinco bebés aparece junto a una gallina sacrificada con una aguja de coser y un cordero decapitado. Es lo que en arqueología se llama un unicum, un hallazgo singular y sin parangón que ha sorprendido a los investigadores: lo que hace singular este descubrimiento es que no han dado con casos similares. El Yacimiento del Convento en Mallén (Zaragoza) llamado Belsinon ha arrojado este sorprendente hallazgo de lo que “parecen enterramientos rituales en una necrópolis infantil”.