Hace 7 años | Por fisico a culturacientifica.com
Publicado hace 7 años por fisico a culturacientifica.com

En medio de una juerga, se disparó un fusil y alcanzó en el costado a A. St. Martin. Y, como la herida no acababa de cerrar, el Dr Beaumont le atendio los siguientes tres años. La herida inicial descrita como del tamaño de “la palma de la mano” quedó reducida a un diámetro de dos centímetros y medio. Parte de la pared superior del estómago se plegaba sobre la fístula y la cerraba, lo que permitía mantener el alimento dentro del estómago y hacer la digestión. Vivió hasta más de los 80 años con un estómago comunicado al exterior bajo la tetilla

Comentarios

D
editado

Así se progresa. Experimentando cuando hay ocasión.

Muy interesante #0.

fisico
autor
editado

#2 A la voluntad del publico, no prospero entonces. Esta es algo mas completa si se me permite la osadia...

D

#3 Ahí, ahí... Se osado.