Hace 1 mes | Por PAUL2 a elpais.com
Publicado hace 1 mes por PAUL2 a elpais.com

Manu Aguilera lleva 60 años alimentando y estudiando a las necrófagas en la sierra de Guara, en Huesca. Sus observaciones han llenado ya cuatro libros y se utilizan en investigaciones científicas

Comentarios

PAUL2
autor
editado

Desde luego desconocía esta historia, he estado por Guara y alrededores varias veces, haciendo senderismo y alguna observando aves. en todo caso me parece una buena historia.

Deckardio
editado

#1 Yo lo he conocido, un hombre peculiar y apasionado, transmite buen rollo. Por cierto que la vertiente sur de Guara merece muchísimo la pena: no está tan masificada, tiene lugares que merecen mucho la pena (Embalse de Vadiello, salto de Roldán) y puedes disfrutar de la naturaleza tranquilamente, ya que no hay superhoteles ni pistas de esquí. Dicho por algún habitante de por allí, lo prefieren así

m

Preciosa historia...

OCLuis

Que camine con cuidado: si resbala, se cae y pierde el conocimiento verá de que pasta están hechos sus "amores".

PAUL2
autor
editado

#2 Se ha dado algún caso de crias de oveja o pequeños terneros,de humanos no recuerdo,pero vamos los buitres sentimientos me da que no muchos, se lo merendarían como se ponga a huevo ( al menos inconsciente, despierto pegando voces lo dudo)

Deckardio

#2 A mi en marchas por zonas que están a veinte kilómetros de una capital, pero que son totalmente agrestes, en marchas largas me han estado "acompañando" un rato. Debían estar pensando que tenía pinta de "aperitivo" Y es verdad que hay que tener cuidado, a la naturaleza mejor respetarla. Eso sí, disfrute muchísimo viéndolos.

OCLuis
editado

#5 Yo me di cuenta de eso una vez que salí en bici por el campo. Estuve a punto de salirme de la senda y dar con mis huesos en un terraplén. Mientras recuperaba el aliento y los cojones volvían lentamente a su sitio me dio por mirar para arriba y allí estaban volando en círculos 4 ó 5 bicharracos de 3 metros de envergadura por lo menos. Ahora cuando salgo en bici me llevo a mi perrillo siempre que puedo y él tiene ganas.

Deckardio

#6 Nos pensamos que tenemos a la naturaleza "controlada" y somos más bien insignificantes. Otro día me pilló una tormenta de verano en el GR234 que tiene tramos a diez metros de la autovía pero sin acceso a esta y estuve convencido de que hasta allí había llegado mi vida. Un bombero me dijo una vez que no hay que salir solo al monte. Lo sigo haciendo, porque muchas veces no me queda más remedio, pero soy mucho más cuidadoso y conservador después de unos cuantos sustos y para determinadas "expediciones" ya planifico que ni en el Himalaya